Ollinia

Biografías, historias, textos y lecturas.

Primera carta de la muñeca perdida, a su dueña.

gerardomorah

Querida amita Elsie.

Sé que me extrañas tanto como yo a ti.

Todo sucedió muy rápido. Me dejaste en la banca por un instante porque algo llamó tu atención en la gravilla del parque. Otra niña, más grande que tú, que ya me había visto antes contigo, se acercó y me tomó y revisó, vio mis ojos, pestañas, ropa, y salió corriendo llevándome consigo. En mi última mirada, sostenías en el cuenco de tus palmas piedritas de colores tornasoladas.

Mi nueva ama me cambió el peinado, la ropa y el nombre. Ahora soy Lola, pero si tengo ya una historia no es correcto que me cambien de nombre.

Con este suceso he aprendido que el amor es distinto en cada persona, que los juegos cambian con el carácter del ama y que lo que para unos es especial para otros no lo es.

En mi nueva casa, hay otras ocho muñecas que se han convertido en mis amigas y me han contado su origen y me han enseñado a comunicarme con el cartero de muñecas. Esos tomos que hay en los libreros han sido elaborados por carteros, ¡que gran descubrimiento!

Para comunicarse con un cartero cercano, debe uno, durante la noche, contarle repetidas veces la carta para que no la olvide al despertar; primero a la una, luego a las tres y por último a las cinco, y ya está.

Quedan mucha cosas por contar amita, pero la condición es la cortedad en los mensajes.

Me despido, recordándote con mucho cariño y con muchos momentos felices.

Tu muñeca Brígida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: