Ollinia

Biografías, historias, textos y lecturas.

Sobre la Apología de Sócrates, de Platón.

Síntesis: gerardomorah

Los discursos de los acusadores no son transcritos por el autor. A continuación Sócrates contesta y rebate las acusaciones.

Es la primera vez en setenta años que comparece ante un tribunal de justicia.

Antes de la presente acusación formal, lo fue mediante rumores y calumnias sembrados durante largo tiempo por envidias y malicias de aquellos que se ofendieron por los resultados de los cuestionamientos realizados por Sócrates.

Todo comenzó un día que Querefón viajó a Delfos y preguntó al Oráculo si había un hombre más sabio que Sócrates, la Pythia le respondió que no había ninguno. ¿Qué es lo que quería decir el Dios? Si sabía que en él no existía semejante sabiduría ni grande ni pequeña.

Se propuso indagar en los hombres considerados sabios. Primero fue con un político que creía conocer lo que es bueno y lo que es bello, pero en realidad no lo conocía, se ganó el odio de ese hombre y de sus amigos cercanos. Sócrates no creía conocer lo que no sabía.

Fue con otro personaje al que se tenía por más sabio que el otro, tampoco lo era, y nuevos enemigos se granjeó. Buscando el sentido del oráculo fue con los poetas y luego con los dramaturgos, y encontró que dicen muy buenas cosas sin entender lo que dicen.

Pasó a indagar con los artistas, con las mismas conclusiones. De todo esto surgieron odios y enemistades peligrosas.

Todos los que le escuchan creen que sabe todas las cosas sobre las que descubre la ignorancia de los demás. Piensa que sólo Dios es el verdadero sabio y que esto es lo que ha querido decir el oráculo. Que toda la sabiduría humana no es gran cosa o que no es nada.

La acusación actual de Melito, representando a los poetas; Anito, a los políticos, y Licón, a los oradores. Tiene su antecedente en los hechos antes narrados.

La acusación dice: “Sócrates es culpable, porque corrompe a los jóvenes; porque no cree en los dioses del Estado, y porque en lugar de éstos, pone divinidades nuevas bajo el nombre de demonios”.

Durante el juicio público estuvieron presentes varios de los padres de los jóvenes que se acercaban a él. A ellos correspondía la acusación y los reclamos de corrupción sobre sus hijos, y ninguno de ellos lo tenían en ese concepto. De igual manera cualquiera podía testimoniar haberlo visto realizando las ofrendas o sacrificios a los dioses públicos en la ciudad. Sobre su daimon interior, era su guía ética ante situaciones complicadas o críticas como la presente, y que no lo dejó preparar un texto de defensa.

El roce con los malos causa mal y el roce con los buenos causa bien. Si convierte en malos a los que le rodean, se expone a recibir mal.

Un hombre de valor no toma en cuenta los peligros de la vida o de la muerte, lo que mira en todos su procederes es que si lo que hace es justo o injusto, si es acción de un hombre de bien o de un malvado.

Todo hombre que ha escogido un puesto que ha creído honroso, o que ha sido colocado en él por sus superiores, debe mantenerse firme y no debe temer ni la muerte ni lo que haya de más terrible, anteponiendo a todo el honor.

Mal se vería si después de haber expuesto su vida tantas veces en las guerras en Potidea, Anfipolis y Delio, ahora que el Dios le ha ordenado pasar sus días en el estudio de la filosofía, estudiándose a sí mismo y estudiando a los demás, abandonase este puesto por miedo a la muerte o a cualquier otro peligro.

Nadie conoce la muerte ni sabe si es el mayor de los bienes para el hombre. Sin embargo se la tiene como si se supiese con certeza que es el mayor de todos los males.

Cometer injusticias y desobedecer al que es mejor y está por encima de nosotros, sea Dios, sea el hombre, es lo más criminal y vergonzoso. Por lo mismo, no temerá ni huirá de males que no conoce y que son quizá verdaderos bienes; pero temerá y huirá siempre de males que sabe con certeza que son verdaderos males.

Si se le declara absuelto a condición de cesar de filosofar y de hacer las indagaciones acostumbradas, responderá que obedecerá antes a Dios que a los hombres, y que mientras viva no cesará de filosofar, dándoles siempre consejos.

Toda su ocupación es trabajar para persuadir a los jóvenes y a los viejos, que antes que el cuidado del cuerpo y de las riquezas, antes que cualquier otro cuidado, es el del alma y su perfeccionamiento.

La virtud no viene de la riqueza, sino por el contrario, la riqueza viene de la virtud y que es de aquí de donde vienen los demás bienes públicos y particulares.

Es incapaz de someterse a nadie, yendo contra lo que es justo por temor a la muerte.

La única cosa que se ha propuesto toda su vida en público y en particular es no ceder ante nadie, sea quien fuere, contra la justicia, ni ante esos mismos tiranos que sus calumniadores quieren convertir en sus discípulos.

No le parece justo suplicar al juez ni hacerse absolver a fuerza de súplicas. Es preciso persuadirlo y convencerlo, porque el juez no está sentado en su silla para complacer violando la ley, sino para hacer justicia obedeciéndola.

Está mas persuadido de la existencia de Dios que ninguno de sus acusadores; y es tan grande la persuasión que se entrega a ellos y al Dios de Delfos, a fin de que se le juzgue como crean mejor.

Abriga la convicción de no haber hecho jamás el menor daño a nadie, queriéndolo y sabiéndolo.

Sócrates es declarado culpable, él se condena a pagar una multa de treinta minas, los jueces deliberan y lo condenan a muerte.

No es lo difícil evitar la muerte, lo es mucho mas evitar la deshonra, que marcha mas ligera que la muerte.

No hay ningún mal para el hombre de bien ni durante su vida ni después de su muerte, y que los dioses tienen siempre cuidado de cuánto tiene relación con él.

______

Larroyo, Francisco: “Platón, diálogos”, Editorial Porrúa, México 1975.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: