Ollinia

Biografías, historias, textos y lecturas.

2020, el año que vivimos con miedo al contagio.

Por: gerardomorah

Finaliza este año atípico en donde la pandemia del covid-19 globalizó a los países de una manera imprevista e indeseable.

En nuestro país los tres primeros meses transcurrieron con normalidad, después se paralizó en general la economía por cinco meses, los últimos han transcurrido con la apertura gradual y controlada de dicha economía y demás actividades sociales.

Los virus, parásitos intracelulares que se me figuran parásitos cyborg, máquinas que permanecen inactivas durante mucho tiempo hasta que encuentran un “huesped” en el cual se reproducen. Se dice de ellos que no son seres vivos propiamente, de cualquier manera, sean protovivos o metavivos, han puesto un hasta aquí a la hegemonía humana, si se viola una regla hay que pagar un precio o sufrir la consecuencia.

Una de las medidas que se tomaron fue la de quedarse en casa para contener el avance del contagio. Fue un atrincheramiento en el hogar; en tanto que en la primera línea del frente quedaron médicos y enfermeras, combatiendo y cayendo.

Una de las consecuencias de esa medida fue que quedaron desiertas las ciudades y los espacios públicos; los animales que se acercaron a esos sitios se encontraron con humanos enjaulados en sus propias casas.

Una de las actitudes absurdas que manifestaron las personas fue la negación o poca gravedad de la pandemia. Si lo hicieron los gobernantes, fue por ideología; si lo hicieron los empresarios, fue por prejuicios; si lo hicieron los civiles, fue por ignorancia. Tres tamices que nos impiden ver con claridad una situación, hecho, acción, conducta, fenómeno, porque atienden a una lógica propia y parcial, excluyente de una razonable lógica general basada en evidencias y en datos científicos.

La población respondió en general con prudencia y temor. Es posible que los temores y miedos aumenten en relacion directa y proporcional al aumento de números de años de vida. ¿Por qué? Porque el destino va estrechando el cerco alrededor de cada uno y las variables se van acabando y las expectativas disminuyendo.

El miedo ha sido difuso porque no se entiende con claridad qué vulnerabilidades encuentra el virus para llevarse a unos y dejar a otros.

No pudiendo percibir al virus ni al contagiado, hemos caído en sospechas, rechazos, extrañamientos.

Finaliza el año, pero no la pandemia, se ha llevado a poco más de cien mil mexicanos. El año venidero toca el contrataque con las vacunas, pero muchas personas no toleran ciertas vacunas como la de la influenza, y no se la aplicarán. Será otro año largo y complicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: