Ollinia

Biografías, historias, textos y lecturas.

El Rey Salomón, la vanidad de las cosas y Óscar de la Borbolla.

gerardomorah

Después de una conferencia sobre el arte de dudar ,llega la sección de preguntas y respuestas.

Un señor del público pregunta la diferencia entre sabiduría y verdad.

Cuando el Rey Salomón fue ungido por Dios, él pidió sabiduría, le fue concedida, se convirtió en el más grande Rey de la historia según la religión judía, tuvo todo, pero en los últimos años de su vida reflexionó y dijo: todo lo que he vivido y lo que soy no es nada; todo es vanidad.

Contesta Óscar de la Borbolla.

Es cierto eso aparece en el Eclesiastés.

La diferencia entre sabiduría y verdad. Imaginen que soy un doctor oncólogo y por mi experiencia sé que por los análisis realizados que una persona va a morir en poco tiempo; eso es verdad.

Cómo se lo digo si es que se lo digo; eso es sabiduría, el criterio empleado.

Sobre el Eclesiastés, hizo un libro que está agotado, titulado “La rebeldía de pensar”, en el último capítulo de ese libro habla sobre el pensar y la verdad, aborda el dicho de Salomón de que la reflexión hace infelices a los hombres, eso molesta a Óscar de la Borbolla porque es una idea que ha atravesado la historia de la humanidad.

En la versión más acabada está el poema de Rubén Darío:

Lo fatal.

Rubén Darío.

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,

y más la piedra dura, porque ésa ya no siente,

pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,

ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,

y el temor de haber sido y un futuro terror…

Y el espanto seguro de estar mañana muerto,

y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,

y la carne que tienta con sus frescos racimos,

y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

y no saber adónde vamos,

¡ni de dónde venimos!…

 

Desde Salomón hasta Rubén Daría, esta serie de personas asocian el pensar con la infelicidad, en el libro “La rebeldía de pensar” concilia el pensar con la felicidad.

El Rey Salomón pertenece al pueblo elegido por Dios, el pueblo judío. Los aztecas se creían también elegidos de Dios y por eso ofrendaban los corazones. Los machiguengas, una tribu del Perú también se sientes los elegidos de Dios, si ellos se detienen de su andar el sol se detiene porque los copia.

El Rey Salomón presume tuvo riquezas, mujeres, carros, albercas, se jacta de ello, pero ha llegado a los ochenta años, está viejo y achacoso, pero se llegó a creer tanto, y dice: “todo es vanidad”. Ahora imagínense a ustedes mismos, que no fueron elegidos por Dios ni por nadie nacidos por casualidad, arrojados al mundo porque sí, como hijos de vecino, sin que nadie nos esperara, y de pronto llegamos a los ochenta años, no pensamos en que todo es vanidad.

Para el Rey Salomón sus expectativas eran muy altas y le genera un desconsuelo personal muy grande.

Para los que somos de la calle, la sola posibilidad de haber tenido conciencia alguna vez

es un milagro y una maravilla, todo es absolutamente rico, nada es vano, la vida vale tanto la pena.

 

[Rubén Darío, Antología poética, prólogo y selección por Guillermo de Torre, Buenos Aires, Losada, 1966, pp. 181-182.]

//https://www.rae.es/sites/default/files/Lo_fatal_Ruben_Dario.pdf

_____

Fuente de la conferencia de Óscar de la Borbolla

//https://www.youtube.com/watch?v=XEtdivjZeJM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: