Hoy fiesta.

Es hora de festejar ese nacimiento portentoso de hace más de dos mil años.

Si nació un hombre o un profeta o un hijo de Dios, es hora de fiesta viva, solemne o litúrgica. Si es un hecho real o un mito imbricado, es hora de celebrarlo.

Si este hombre noble, gentil, bondadoso, con una mirada distinta, con un concepto de amor opuesto a la brutalidad de la época ha trascendido por sí o por otros, es tiempo de felicitación.

Si se cree o no en lo que dijo o en lo que dicen que dijo, homenajearlo.

Si es por costumbre, tradición, ignorancia, negación, animadversión; no importa la actitud, conmemorarlo.

Si es un modelo de humanidad en los hombres, tan lleno de moldes nefastos y bestiales, y si puede demostrar que hay forma de relacionarse entre sí sin la falta ni la violencia.

Hoy es día de cumpleaños post mortem.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: