Poema de autor desconocido.

Para venir al mundo

basta una cueva,

una noche, una madre

y una estrella…

 

Bastan cuatro paredes

para forjar un nido

y descansar las alas

y vivir livianito.

 

Para cortar el viento

y encontrarse uno mismo,

para soñar un poco

y llorar escondido…

 

Para las madres, apenas abrá un poema mejor…

Dicen que las mamás

van formando los niños

como se forma un fruto,

despacito.

 

Y que los llevan dentro

y que los van cubriendo

poco poco de amor

infinito.

 

Que junto al corazón

muy cerca de su pecho

las mamás escondieron

sus hijitos.

 

Que allí los van haciendo

de carne de su carne

y hueso de sus huesos,

muy bonitos.

 

Y que las madres lloran

y que las madres mueren

-cuando los niños nacen-

un poquito.

 

Y que por fin se arroban

en los ojos del niño…

Porque en el fondo ignoran

quién los hizo…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: