Mi Libro de Sexto Año, Estudio de la Naturaleza. Alegoría de la Patria.

Elaborado por: Luz Coronado-Gutiérrez
Cubierta de Jorge González Camarena
Ilustraciones y dibujos de: Juan Madrid, Antonio Cardoso, Rafael Fernández de Lara, Palmira Garza, Elvia Gómez Hoyuela, Manuel Montes de Oca, Aristeo Moreno, Manuel Romero Ortiz, Felipe Sergio Ortega, Alberto De Trinidad Solís.

El instinto, la inteligencia y la voluntad.
El instinto permite a los animales ralizar acciones útiles para su vida y la de su descendencia. Lo observamos, por ejemplo, en la construcción de los nidos de las aves y de los panales de las abejas, y en la huída o defensa del animal ante el enemigo; acciones que, por lo general, no cambian ni se mejoran a través del tiempo.

En los seres humanos también se manifiesta el instinto, pero sobre él actúa la inteligencia, que permite al hombre observar, entender y razonar. La inteligencia sitúa al ser humano en el nivel superior de la escala zoológica; pero en ciertos actos que realizan los animales es casi imposible marcar el límite entre el instinto y la inteligencia. Por ejemplo, el caballo, el elefante, el perro, el chimpancé y algunos otros animales tienen un instinto tan afinado que resulta difícil aceptar que carezcan totalmente de inteligencia.

Todo acto inteligente es la respuesta del cerebro a una excitación que ha pasado a través de los órganos de los sentidos. Si un perro y una niña observan una flor, el primero quizás sólo la vea, en tanto que la niña la contempla, es decir, disfruta de la hermosura que la flor tiene, lo cual representa ya una manifestación de la inteligencia.

En el curso de la vida, la inteligencia se puede modelar, enriquecer y cultivar por medio de la observación y del estudio, por más que no sea fácil llevar a cabo esta tarea; se necesita para ello paciencia, dedicación, voluntad decidida, y muchas veces es esta última, más que la inteligencia misma, la que nos proporciona los resultados felices, porque la voluntad vence los obstáculos y aprovecha los fracasos como experiencia para acertar en cuanto se emprende de nuevo.

Así pues, es indispensable cultivar la inteligencia, fortalecer la voluntad y perseverar en los buenos propósitos.

p. 58 y 59
_____
Esta primera parte (630 000 ejemplares) de la sexta edición de Mi Libro de Sexto Año – Estudio de la Naturaleza terminó de imprimirse el día 27 de noviembre de 1968 en las rotativas de los talleres de la Comisión Nacional de los Libros de Texto Gratuitos.

____

 

Mi Libro de Sexto Año, Estudio de la Naturaleza.

Mi Libro de Sexto Año, Estudio de la Naturaleza.

dos

tres

cuatro

cinco

seis

siete

ocho

nueve

doce

trece

catorce

quince

dieciseis

diecisiete

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: