Del trato que se da a los libros: en, Mi libro de texto. Alegoría de la Patria.

Oración al libro.

¡Oh, libro, amigo mío,
que embelleces mi mano:
guíame por la vida,
eres mi buen hermano!

Colma esta inagotable
sed de saber;
de tu fuente de luz
dame a beber.
Hazme, como tú, claro,
generoso, profundo,
abierto al infinito
llamamiento del mundo.

De la vida, el misterio
tú me harás conocer.
De la ignorancia sálvame;
el saber es poder.
¡Ah, guarda entre tus páginas,
con humano fervor,
mis horas de alegría,
mis horas de dolor!

Guíame por la vida,
sé mi hermano,
¡oh, libro, hermoso libro
que ennobleces mi mano!

Gastón Figueira.
Mi libro de segundo año. Alegoría de la Patria, p. 187
_____
Saludo.

Querido niño:
Llego a ti como viajero ansioso de hallar un amigo después de largo viaje.

Me invade el júbilo porque te traigo un acervo de cuentos, leyendas y lecciones que recogí durante largas jornadas, y porque estoy seguro de que habrán de gustarte.

Siento la tibieza de tus manos limpias, que me acogen, y veo en tus ojos, vivos y brillantes, cuán deseosos estás de hojear mis páginas y de llevarme contigo.

Durante un año caminaremos juntos como amigos que se comprenden: no ligarán el cariño y el respeto.

Tu corta edad no te impide advertir que han sido muchas las personas generosas que intervinieron para facilitarme el camino que me trae hasta ti. ¡Si supieras cuántos desvelos y cuántos anónimos esfuerzos se encierran entre mis hojas!

¿Me preguntas quién me pone en tus manos? A ello te respondo: Quien te ama inmensamente; quien anhela que seas un niño sano de cuerpo y de alma; quien desde ahora mira tu imagen proyectada en lo futuro y se afana porque seas feliz y logres cuanto se inspire en tus buenos deseos.

Me entrega a ti tu Patria, tu noble y generosa Patria: México, que con amor vela por el adelanto y bienestar de todos sus hijos.

Defiéndeme de todo contacto que pueda mancharme o herirme. Acógeme siempre con el mismo afecto con que me estrechas hoy.

Tu libro.
Mi libro de cuarto año. Lengua Nacional, p. 9.
_____
Del trato que se da a los libros.

Ante el libro, reconozco inmediatamente al hombre de cultura. No necesito saber su manera de entenderlo. Ni siquiera su manera de leerlo. Me basta saber su manera de manejarlo.

Hay ciertos movimientos, casi instintivos, que designan desde la infancia, a quien será más tarde hombre de cultura. Hay, al revés, formas de maltrato a los libros pronto denunciantes del bárbaro que leerá muy pocos o que los leerá sin provecho.

Véanme ustedes ese desatentado que ha abierto el tierno volumen por la mitad, empuñando, a puño pleno, cada una de las dos porciones. Ahora la lee y sus manos descansan en la parte alta de las hojas. Ahora lo deja y ha plegado una de éstas para dejar señal y recordar luego dónde ha quedado. Bien, pues yo os digo que las páginas que tan ineptamente maneja ese grosero no las llegará a entender.

Quién las entenderá y gozará es este otro, este enamorado que, sin darse cuenta, ha acompañado ahora con una ligera caricia de los dedos la apoyada atenta caricia del mirar.

Jamás entrará, estad seguros de ello, en los mejores alcázares del saber quien no conozca o no adivine esta verdad profunda. Los libros no son objetos inertes, sino seres animados.

Merecen la consideración, el respeto y, por decirlo así, la fraternidad que merecen los más delicados, los más sensibles, y también los más vindicativos entre los vivientes.

Eugenio D`Ors.

Vocabulario:
desatentado – desorden, sin tino.
ineptamente – sin aptitud, neciamente-
alcázares – palacios.
inertes – inactivos, inútiles.

Mi libro de sexto año. Lengua Nacional, p. 109.
______
Carta al lector.

Querido amigo:
A punto de dejar la escuela y de cerrar mis páginas, hagamos un balance de lo que de mí aprendiste:
¿Habré logrado aficionarte a la lectura? ¿Desperté en ti el deseo de adquirir y ampliar tus conocimientos? ¿Podré aspirar a considerarme propulsor de tus realizaciones futuras?

Si a estas preguntas contestas afirmativamente, me sentiría complacido; pero aún espero más: estoy seguro de que quedarán imborrables en tu memoria los relatos de las vidas generosas que se entregaron sin reservas al servicio de los demás. También espero que mis lecturas te ayudarán, en un futuro más o menos próximo, a dirigir tus pasos hacia la actividad que mejor convenga a tus propósitos.

Ya sé que te has convencido, gracias a mis páginas, de que la disciplina es práctica fácil y grata, indispensable para vivir en sociedad; la gratitud, impulsos que te enaltece y habla claro de la nobleza de tus sentimientos; la perseverancia, virtud que perfeccionará el trabajo, el oficio o el arte que te atraiga. En cuanto a la voluntad, tú bien sabes que ella derribará los obstáculos que traten de impedirte el paso.

Estoy seguro de que mis lecturas te revelaron no sólo la riqueza material de nuestra patria, sino aquella otra, menos tangible, que nos dejaron nuestros antecesores, riqueza espiritual: nuestra dramática historia , los hechos gloriosos de nuestros héroes, las vidas limpias segadas en flor, nuestras alegrías, nuestros llantos.

Me siento inmensamente feliz porque sé que tu corazón palpita con fuerza cuando nombramos a la Patria; porque consciente de lo que posees por ser mexicano, estarás dispuesto a trabajar por ella. Serás un elemento activo para mantener el orden, evitar la destrucción del tesoro que nos fue confiado: riquezas naturales y tesoros de incalculable valor que nos legaron los que ofrendaron sus vidas para darnos independencia y libertad.

¿Seguramente no olvidarás mis lecciones? ¿Verdad que me tendrás cerca de ti para que te aconseje cuando lo requieras?
¿Sabes? El lenguaje tiene algo misterioso. Cuando leemos por segunda vez un libro, descubrimos cosas que no pudimos captar en la primera lectura. Si lo leemos una y otra vez, el libro nos descubre en cada ocasión nuevas sorpresas.

Espero que me darás la oportunidad de revelarte mis secretos.
Hasta la próxima lectura.
Te desea todo bien, tu amigo.

Tu libro de Sexto Año – Lengua Nacional.
(Páginas 232 y 233)

_____

Anotación publicado a petición de una lectora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: