El regreso de Rarotonga, la historiera.

Rarotonga.
Autor: Guillermo de la Parra.
Realización: Antonio Gutiérrez.
No. 19. Año I. Editorial Vid.
Llega a Nuyaka John Stevenson,  investigador del Instituto de Houston, a esclarecer la

muerte de Larry Welch.
Interrogando a la pequeña Tuituila.
Larry Welch: ¿Quién mató al Doctor Welch?
Tuituila: Rarotonga lo mandó ahogar.

En la mansión de la selva de Rarotonga con el Capitán Kaba.
Larry Welch: ¿Quién es ella?
Capitán Kaba: La diosa de la selva.
_ ¿Cuál es su nacionalida?
_ Su pasaporte es austriaco, pero habla varios idiomas y es inmensamente rica.
_ Entonces es europea.
_ No, tiene mezcla de muchas razas: polinesia, hindú, africana e inglesa.

Continúa.

_____

Organización Editorial Mexicana
25 de noviembre de 2011

Luna González / El Sol de México

Ahora Rarotonga vuelve a los kioscos de diarios y revistas con la finalidad de que los nuevos públicos la conozcan.
El personaje fue creado por Guillermo de la Parra, realizador y editor de cómics al lado de su esposa, la escritora Yolanda Vargas Dulché.

Cuentan que cuando vacacionaban en un crucero por las islas del sur, Guillermo y su mujer conocieron a una mujer bellísima que les inspiró el personaje.
Koro y Tuituila son otros personajes de la historieta, además del doctor Alejandro Rivera.

* La trama

Después de seis meses de ardua labor de investigación de una enfermedad en las islas tropicales, el reconocido científico Alejandro Rivera llegaba a la civilización. En el aeropuerto era esperado por muchos reporteros, pero para él lo más importante era que lo aguardaba su familia: María, su esposa, y sus dos hijas, Martha y Elba. Una vez que recibió su cálida bienvenida se dispuso a atender a la prensa.

El grupo por fin pudo deshacerse de los reporteros y se dirigió a su modesta casa. Ahí, el doctor Rivera les platicó los pormenores de su viaje. Era sin duda un hombre entregado a la ciencia, con un alma noble que sólo pensaba en hacer el bien al prójimo. María lo admiraba y lo amaba profundamente, al igual que sus hijas. La velada transcurrió llena de amor y cordialidad. Al llegar la noche, María se sentía inquieta y le hizo prometer que sería el último viaje que haría, a lo que el médico accedió. Acto seguido, le demostró cuánto la amaba y lo importante que era para él. Mas el destino ya estaba escrito. ¿Qué fuerza extraña, qué rito primitivo, convertirían al eminente científico en su esclavo?

Al día siguiente, después de recibir a dos reporteros, Alejandro llegó al instituto, donde fue recibido por el doctor Algara, quien de inmediato citó a una junta de consejo. Ante hombres de ciencia, de negocios y benefactores, el médico expuso los resultados de sus investigaciones, siendo ampliamente felicitado. Asimismo, fue informado que la Fundación Rockefeller había hecho la formal promesa de donar cinco millones de dólares para la construcción del hospital de enfermedades tropicales. Alejandro se sorprendió gratamente; sin embargo, de alguna manera esto estaba condicionado que él realizara una investigación sobre una rara enfermedad que aquejaba a los nativos de las Islas Fidji.

* Promesa rota

El galeno recordó la promesa hecha a su esposa y al principio se negó, pero el doctor Algara supo convencerlo al mostrarle las diapositivas de los estragos que esta enfermedad estaba causando en los nativos y ya no pudo negarse. María y sus hijas se
desilusionaron al saber que su padre sólo estaría unos días con ellas, pero tuvieron que conformarse con la promesa de que ésta sería una ausencia corta y la última. Los días que precedieron a su partida los pasaron en familia, divirtiéndose.

Por fin llegó el día de la partida. María estaba muy triste, presentía que todo cambiaría para ella y su familia con aquel viaje de su marido, pero no tenía alternativa. Alejandro tomó el vuelo hacia la ciudad de Papeete, capital de las islas, bajo el dominio
francés. En el aeropuerto lo esperaba el doctor Larry Welch, un joven médico designado por la Fundación para ser su asistente en la investigación. El doctor era de carácter aniñado y despreocupado, contrastando con el carácter fuerte y responsable de Rivera. Tuvo que hablar con él muy seriamente, pues él no consentía diversiones con mujeres ni desobediencias.

Larry comprendió que su actitud debía cambiar, pero una noche antes de proseguir el viaje se fue a trasnochar con una azafata. A la mañana siguiente los estragos de la noche anterior eran visibles, pero no le quedó más remedio que levantarse temprano y
proseguir el viaje hacia Nandi, el aeropuerto de las Islas Fidji.

¿Quién cambiaría el rumbo de la existencia de Alejandro Rivera?

Fuente.

_____

Expresa Santiago García en Mandorga:
Rarotonga es una «mestiza» (así se refieren a ella repetidamente) que manipulando el pavor supersticioso de los nativos, gobierna una pequeña isla de Oceanía como una caprichosa y lasciva diosa del amor y la muerte. A la isla llega el doctor Alejandro Rivera, médico ejemplar, candidato al premio Nobel, inteligente, entregado, generoso, solidario, desinteresado, casado felizmente y padre de dos bellas hijas que le adoran tanto como su esposa. La familia le espera en su ciudad de origen (que podría ser México, aunque no se menciona expresamente), mientras el doctor se sume en la batalla contra la enfermedad que está exterminando a hombres y animales por igual en aquellas perdidas latitudes del sur. Por supuesto, el choque entre el emisario blanco de la razón y la civilización y la divinidad negra de la lujuria y el deseo no tardará en producirse. ¿Conseguirá Rarotonga seducir al impecable doctor Rivera y someterle a sus antojos? ¿O acabará siendo ésta una historia de la cazadora cazada?

Rarotonga empezó a publicarse en el nº 535 de Lágrimas, risas y amor (3 de marzo de 1973), editorial Edar, y fue uno de los más resonantes éxitos de la familia, que por entonces ya contaba con una larga carrera y dominaba completamente su oficio.
Guillermo de la Parra y Yolanda Vargas Dulché fueron los fundadores de Editorial Vid (Parra = Vid), uno de los emporios editoriales más importantes de Latinoamérica, y que todavía es una de las empresas de más peso en México.

Rarotonga es una reliquia de un tipo de cómic que hace muchos, muchos años que no se practica, al menos en occidente.

Fuente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: