Ikram Antaki: el rigor lógico y la vehemencia.

“¿Cómo se logra la paz ? Declarándola. Porque declarar es hacer.”

“Cuando uno tiene la razón veinticuatro horas antes que los demás, corre el riesgo de que se diga que no tiene sentido común durante veinticuatro horas.”

Fuente 1. http://www.fundacionfabretto.org/ff/articles/HarveyPresidencia.doc

Fuente 2.

_____

Qué significa su nombre.

Ikram. Del nombre griego Teodora: la ofrenda hecha a Dios.

Porqué no quieren a Ikram.

Los que hacen los mismo que yo, divulgación del conocimiento, porque ocupo un espacio que ellos consideran como suyo y , como no pueden ganarme con la cantidad de trabajo que realizo, entonces deciden o que no existo a hablan mal de mí, pero no escribo para ellos.

Porqué no cree en Dios.

No tengo razones para creer en Dios ni pruebas de su inexistencia. Necesito razones, primero trato de saber y luego constato. La fe no obedece a las reglas de la razón por eso me quedo fuera.

Porqué se quedó en México.

Llegué como una aventura de juventud. Luego me casé y tuve un hijo. El país de uno no es donde reposan nuestros padres, sino donde nacen nuestros hijos. Primero fue el azar y luego la necesidad.

Octavio Paz e Ikram.

Octavio Paz es un maestro, le debo haberme vuelto mejor de lo que era, el haberme ensanchado.

Ikram y la mexicanidad.

No tengo más pasaporte que el mexicano, pero no puedo participar en ningún puesto de elección popular, porque la ley me limita. Pero puedo enseñar y escribir y es lo que hago. Yo llegué aquí ya hecha de veintisiete años, la posibilidad de cambiar era casi nula, además soy muy directa y bastante recia, y llego a una parte del mundo donde el arte de las relaciones humanas es la elipsis, la vuelta, “el hágame el favor” “si me hace el favor” y yo no funciono así y aunque lo haga me sale mal nadie me la cree por el tono y la manera de decir las cosas. Los mediterráneos sonamos agresivos, prepotentes, insoportables. Antes no entendía el enojo, el rechazo, la antipatía que causaba, ahora las comprendo pero las asumo ni voy a cambiar ni las voy a cambiar. Los levantinos patricios son una gente muy segura de sí misma, habitan una geografía donde todo ocurrió: se inventó la agricultura, se domesticó el ganado, se inventó la ley y el Estado, el alfabeto, las primeras religiones; Roma los conquistó y luego se volvieron levantinos. Por ejemplo, los libaneses, por donde anden la hacen, no hay una comunidad libanesa pobre. Los levatinos mezclan la seguridad, con la habilidad y  la agresividad, es una característica de civilización. En México tenemos un carácter contrario, una experiencia histórica creó inseguridad y una forma de ser flexible, no hay dos caracteres más opuestos que el suyo y el mío. Ni mejor ni peor simplemente diferentes. No se resolvió el problema del desencuentro, sólo se hizo menos doloroso.

Porqué no habla de nosotros.

No puedo hablar de “nosotros” porque no soy plural, no represento más que a mí misma.

Porqué no fue azafata.

Cuando tenía 18 años quería ser azafata en Siria, para poder viajar gratis, pasé todos los exámenes, que lengua y no sé qué, y quedaba al final lo más importante, el encuentro con el Jefe de Servicio de Seguridad de Aviación, porque en un Estado policíaco el ser azafata es un cargo estratégico. Éramos como ocho o diez niñas que habíamos pasado los exámenes y estábamos esperando nuestro turno, pasa la primera y sale riendo y contenta, ¿qué te preguntó? cuál es mi color preferido, y por supuesto que pasó, entra la segunda y sale contenta ¿y a ti qué te preguntó? me preguntó si me gustaban los tacones altos o bajos, por supuesto que pasó; paso yo, en aquella época era militante de extrema izquierda, tenía en su mesa un fólder con mi nombre del tamaño de la Enciclopedia Británica, estaba mirando fotos y hojas y luego me mira a los ojos y me pregunta: a ver ¿cuál es el problema sin los soviéticos? y no fui azafata.

Porqué no es masona.

Me repugna el lado esotérico en toda práctica y en todo tipo de pensamiento; dos, no sirvo para el trabajo en grupo, es un defecto, además yo soy un francotirador; tres, prefiero quedarme con lo mejor de las cosas y no cargar todos los elementos de una institución, por ejemplo, en el caso del cristianismo prefiero leer a San Agustín que al cura de Chicalco. En el caso de los masones prefiero leer lo mejor de ellos que frecuentar a los más comunes de sus hombres.

Su experiencia en la UNAM.

Hace muchos años traté  de entrar a la UNAM en la enseñanza del árabe, pensé que haber hecho mi escolaridad en Damasco y tener publicado un libro de poesía en árabe me hacía un buen candidato, pero fui rechazada; traté de entrar a Filosofía y Letras unos años más tarde, veía a gente dar clases sin ser siquiera recibida y también fui rechazada; traté de entrar en Ciencias Políticas como especialista en mundo árabe, había hecho la maestría como el tercer ciclo en antropología en mundo árabe y fui rechazada; durante diez años tuve un puesto de ayudante técnico con un salario de dos sueldos mínimos mensuales, en la Dirección General de Culturas Populares; durante este tiempo me prestaron al CIESAS centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social,  allí se hace el  Doctorado en Antropología, me lo prestaron para encargarme de un seminario sobre el mundo árabe con el mismo sueldo de Culturas Populares, es decir dos sueldos mínimos, al cabo de unos años saqué un libro llamado La Cultura de los Árabes que tuvo un cierto éxito, entonces la Directora del CIESAS me demandó porque el libro había sido escrito durante los años que yo trabajaba como prestada en su Institución, esa es en parte mi experiencia en el mundo académico, comprenda que no tengo muchas ganas de volver a acercarme a el.

Fuente.

_____


Los orígenes.

Ikram Antaki.

Nuestra tarjeta de identidad ostenta un lugar de nacimiento único: África. Allí, nuestros arcaicos abuelos se levantaron por primera vez sobre sus patas traseras, para mirar el mundo desde un punto de vista más elevado.

Hace siete millones de años, este ancestro (Motopiteco, encontrado en Kenia) vivía en la selva espesa que cubría todo el territorio africano. La selva retrocedió. Los ancestros del Este se vieron confrontados con la sabana, luego con la pradera. Esta división en dos medios ambientes suscitó dos evoluciones; los del oeste se transformaron en los simios actuales: gorilas, chimpancés … y los del este se transformaron en pre-humanos, luego en humanos. Esta East side Story tiene una prueba simple: de los dos mil restos humanos y prehumanos descubiertos, todos fueron encontrados al este, ni un solo hueso de chimpancé o de pregorila entre ellos.

Hemos nacido de la sequía.

Todo lo que nos caracteriza: la postura erguida, el régimen omnívoro, el desarrollo del cerebro, la invención de utensilios, resultarían de una adaptación a un medio más seco. Un pequeño grupo poseía genéticamente ventajas que favorecían su sobrevivencia. Es el mecanismo clásico de la selección natural. De ahí nació el Australopiteco, cuyos fósiles más viejos datan de hace siete milloones de años. La postura erguida era una condición necesaria para la elaboración de la cultura: mientras los brazos estuvieran ocupados en sostener al cuerpo, no podían servir a causas más nobles como elaborar armas o arrojar piedras.

De pie, el Australopiteco pudo usar las manos y perfeccionar sus utensilios. Pero su uso se generalizó con otro individuo que apareció hace tres millones de años: era más alto, más erguido, menos trepador: el hombre.

Tanto su anatomía como su comportamiento parecen resultado de la preservación de rasgos juveniles.

Coexistirá con los Australopitecos, durante por lo menos, un millón de años. Hace tres millones de años se produce otra sequía, cuya consecuencia será otras dos selecciones de caracteres.

Así que no sólo el cuerpo del hombre, sino también su lenguaje y su cultura resultaron de la sequía.

El género Homo: Homo erectus, habilis, sapiens, y el género humano, no ha evolucionado en forma contínua y todo lleva a pensar que se reduce a una sola especie: del habilis, hace tres millones de años, al erectus hace 1.5 millones de años, al sapiens, hace doscientos mil años, quizá no tenemos más que escalones morfológicos.

El hombre es africano. Poseemos todos un origen único, tan viejo como tres millones de años. Eso debería movernos a la fraternidad. La paleontología es un humanismo. Tenemos que gritar sin descanso que el hombre tiene un origen único, que ha emergido lentamente del mundo animal, ganando la lucha contra la naturaleza, imponiendo su cultura. Esto es humanismo en estado puro.

Capítulo del Libro: Segundo Renacimiento, pensamiento y fin de siglo.

Fuente.

_____

Biografía.

Cómo hace su trabajo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: