La fe de nuestros padres, de Philip K. Dick

“Faith of Our Fathers”

…Los ojos están puestos sobre él, Chien, un joven burócrata en rápido ascenso en el Ministerio de Artefactos Culturales.
…Todo comenzó aquel día nefasto que se encontró con el  vendedor ambulante inválido, un veterano de guerra que lo atolondró con su palabrería y lo obligo a comprarle algo, un tranquilizante para los sermones de la propaganda oficial televisiva.
…Lo siguiente que ocurrió y dio inicio a la pesadilla, fue descubrir en la pantalla de la televisión algo muy distinto al habitual Benefactor Absoluto del Pueblo, en vez de ello, se encontró con un horrible artefacto mecánico indescriptible.
…La bella Tanya Lee, miembro de un grupo subversivo, fue la encargada de develar una parte del misterio, la sustancia proporcionada por el veterano de guerra era un antialucinógeno que brevemente había interrumpido los efectos de los alucinógenos que durante toda su vida había ingerido a través del agua.
…Chien tiene una cita trascendental en su vida y en su carrera profesional, visitará al Benefactor Absoluto del Pueblo, pero debe decidir si lo hará bajo los efectos de los alucinógenos o de los antialucinógenos y, si elige lo segundo, si soportará “ver” la verdadera apariencia de ese ser que todo lo controla.
…Comprenderá el sentido último del siguiente fragmento:

“Fallará una vez, fallará dos veces,
sólo elige una entre muchas horas;
para él no hay profundidad ni altura,
es todo una llanura en donde busca flores. “

El cuento completo, traducido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: