Alondra de la Parra orgullo musical mexicano.

alondra-de-la-parra-2.jpg

alondra-de-la-parra.jpeg

Adoro a Stravinsky, dice a Crónica Alondra de la Parra, una mexicana precoz que a sus 24 años dirigió ya filarmónicas de tres países
Nancy Escobar Cardoso.

Martes 11 de Octubre, 2005

Su precocidad asombra, a pesar de que sus genes llevan el sello artístico de su papá, el editor y escritor Manelik de la Parra, y de su abuela, la escritora Yolanda Vargas Dulché. A los 13 años decidió que quería ser músico 
profesional y, sólo dos años más tarde, debutó como directora de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires en el Teatro Colón de la capital argentina.
Alondra de la Parra es una bella joven de 24 años con una consolidada carrera profesional y un futuro brillante en el panorama de la música clásica. Reside habitualmente en Nueva York, ciudad que la vio nacer por casualidad, puesto que se siente mexicana de corazón.
En la ciudad de los rascacielos Alondra se ganó su lugar entre los grandes. Allí fundó y dirige la Mexican American Simphony Orchestra.
A pesar de haberse enfrentado a públicos tan exigentes como el neoyorquino o el bonaerense, tenía un sueño que hizo realidad: debutar por fin en el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México; ello ocurrió el pasado 25 de septiembre.
“El escenario que más me ha impactado es el Palacio de Bellas Artes, por lo que significa para mí como mexicana y por haber podido compartir mi trabajo con mi gente. Es un sueño que siempre desfilaba como una ilusión lejana; tener esta oportunidad excedió mis expectativas y me llenó de satisfacción”, declaró en entrevista a Crónica.
Esta oportunidad se la ofreció el programa de Conciertos Juveniles de Otoño, que le cedió la batuta para que dirigiera a la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN).
Cultura en las venas. Alondra de la Parra relata cómo el ambiente familiar, donde el arte siempre ha estado presente, fue decisivo para marcar su destino: 
“En las reuniones familiares nos sentábamos hasta altas horas de la madrugada alrededor de un piano o una guitarra cantando. Mi papa fue fundamental en mi desarrollo musical, ya que él siempre me impulsaba a cantar a dos voces con mi hermano Manelick, quien de hecho es cantante ahora. Mis tías Lupe y Tere siempre cantaban juntas. Creo que el que me dijeran ‘¡muy bien!’,’¡ qué bonito!’, ‘¡sigue!’ y el que me hicieran caso cuando quería cantar con ellas me ayudaron muchísimo”, recuerda esta joven de afilada figura y manos finas.
Inició sus estudios musicales en piano a los 7 años y chelo a los 13. Su interés en la música la llevó a Inglaterra, donde estudió música, teoría y ejecución. 
Su carrera comenzó cuando logró convencer a sus compañeros de la Manhattan School of Music para que los dejara dirigirlos; después trabajó sin paga en una orquesta, entró a talleres, cursos y concursos. 
A la edad de 15 años fue nombrada directora asistente de la St. Leonard’s Mayfield School Orchestra.
A la pregunta de en qué preciso instante decide ser directora y no sólo concertista, responde que su interés surge desde que era muy niña y se sentía a gusto alrededor de la música, especialmente de su compositor más adorado, Stravinsky.
“Fue como a los trece años cuando decidí que lo mío era ser músico profesional. Creo que fue un proceso de curiosidad que fue creciendo. Empecé desde lo más bajo, colocando los atriles y las partituras para los concertistas, y pretendo seguir formándome, como pianista y, especialmente, con lo que me resulta más natural crecer: con la dirección”.
Esta decisión de perfeccionar su profesión lo quiere compaginar con otras facetas artísticas y también sacar 

tiempo para estudiar arte y formar una familia.
Mujer con batuta. Alondra de la Parra reconoce que nunca se ha sentido discriminada por trabajar en un mundo casi en exclusiva de hombres y cree que no tardará el día en que muchas mujeres sean las que levanten la batuta.
“Sé que se piensa que en esta profesión existe mucha discriminación. Sin embargo, la verdad no he tenido ninguna limitación por ser mujer y no creo que realmente haya tal discriminación en el campo de la música, o al menos he tenido la suerte de no topármela”, analiza la joven.
Esta chelista cree que existen ya las condiciones en la escena musical mundial para que una mujer irrumpa como gran figura al mando de una orquesta. Cede este honor a la estadunidense Marin Alsop; sin embargo, expertos como Vincent La Selva, del conservatorio The Juilliard School, coinciden en que es esta joven mexicana la que 
tiene todo el mérito para ocupar ese sitio.

Alondra dejó el rock para tomar la batutaEgresada del Colegio Madrid, donde fundó la banda de rock Res Pública, Alondra de la Parra estudió un año de música en Inglaterra, en la St. Leonard’s Mayfield School Orchestra, donde a los 15 años fue asistente del director y empuñó la batuta por primera vez.
Estudió composición y piano en el Centro de Estudios Musicales, en México; dirección orquestal en The Juilliard School y piano en la Manhattan School of Music.
Desde el 2000 vive en Nueva York, donde es directora huésped principal de la connotada New Amsterdam Symphony Orchestra, en la cual se inició acomodando atriles.
Recientemente fue elegida como una de los siete participantes en el Seminario de Dirección Kurt Masur, donde The Wall Street Journal la describió como una conductora “elegante, segura y lírica”. También ha estudiado en el Conductor’s Retreat, en Maine, con Kenneth Kiesler y ha recibido clases magistrales con prominentes directores, como Charles Dutoit y Marin Alsop.
Fue descrita por The New York Sun como “una directora cuyos gestos hablan más que las palabras”.
Alondra de la Parra es fundadora y directora artística de la Orquesta Filarmónica de las Américas, también conocida como Mexican American Simphony Orchestra, cuyo debut fue en noviembre de 2004, en el Town Hall de Nueva York. La misión de esta agrupación es divulgar la música creada en México y Latinoamérica.
Actualmente es la directora huésped principal de la New Amsterdam Symphony Orchestra y ha desempeñado posiciones como directora de apoyo para The New York Grand Opera durante el ciclo completo de las óperas de Verdi bajo la dirección del maestro La Selva.
Participó en el Michael Tilson Thomas Workshop on the Music of Aaron Copland, que se lleva a cabo en el Carnegie Hall de Nueva York. De la Parra tuvo su debut profesional al frente de la Filarmónica de Buenos Aires en 
el flamante Teatro Colón.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: