Hessen, J: Teoría del conocimiento III.

III. La esencia del conocimiento.
…El verdadero problema del conocimiento consiste, en el problema de la relación entre el sujeto y el objeto.
1. Soluciones premetafísicas.
a) El Objetivismo. Los objetos son algo dado, algo que presenta una estructura totalmente definida, estructura que es reconstruida, digámoslo así, por la conciencia cognoscente.
b) El Subjetivismo. Trata de fundamentar el conocimiento humano en el sujeto. Para ello coloca el mundo de las Ideas, el conjunto de los principios del conocimiento, en el sujeto. El sujeto no es concreto ni individual, sino un sujeto superior, trascendente.
2. Soluciones Metafísicas. 
a) El Realismo. Posición epistemológica según la cual hay cosas reales, independientes de la conciencia.
…El realismo ingenuo, no distingue en absoluto entre la percepción, que es un contenido de la conciencia y el objeto percibido.
…El realismo natural, ya no identifica el contenido de la percepción y el objeto, sino que distingue el uno del otro. Sin embargo, sostiene que los objetos responden exactamente a los contenidos de la percepción.
…El realismo crítico, expresa que todas las propiedades o cualidades de las cosas que percibimos sólo por un sentido como los colores, los sonidos, los olores, los sabores, etc., únicamente existen en nuestra conciencia.
…El realismo volitivo, expresa que las cosas se presentan a nuestra conciencia como reales, justamente porque se hacen sentir como factores adversos en nuestra vida volitiva.
b) El idealismo epistemológico. No hay cosas reales independientes de la conciencia. Dos clases de objetos, los de conciencia (las representaciones, los sentimientos, etc.) y los ideales (los objetos de la lógica y de la matemática).
…El idealismo subjetivo o psicológico. Las cosas no son más que contenidos de la conciencia. Todo su ser consiste en ser percibidas por nosotros, en ser contenidos de nuestra conciencia. Tan pronto como dejan de ser percibidas por nosotros, dejan también de existir. No poseen un ser independiente de nuestra conciencia.
…El idealismo objetivo o lógico. Considera como el problema del conocimiento definir lógicamente lo dado en la percepción y convertirlo de este modo en objeto del conocimiento. Considera los objetos como engendrados por el pensamiento.
…Ejemplo. Cogemos un trozo de yeso. Para el realista existe el yeso fuera e independientemente de nuestra conciencia. Para el idealista subjetivo el yeso existe sólo en nuestra conciencia; su ser entero consiste en que lo percibamos. Para el idealista lógico el objeto yeso no existe ni en nosotros ni fuera de nosotros; no existe pura y simplemente, sino que necesita ser engendrado. Formando el concepto de yeso, engendra nuestro pensamiento el objeto yeso.
c) El Fenomenalismo.
…En la cuestión del origen del conocimiento se hallan frente a frente con toda rudeza el racionalismo y el empirismo; en la cuestión de la esencia del conocimiento, el realismo y el idealismo. Kant, mediando entre los extremos, en el primer caso presenta el apriorismo o trascendentalismo, en el segundo caso presenta el fenomenalismo.
…Fenomenalismo. No conocemos las cosas como son en sí, sino como nos aparecen.
…Tres proposiciones de Kant: 1. La cosa en sí es incognoscible. 2. Nuestro conocimiento permanece limitado al mundo fenoménico. 3. Éste surge en nuestra conciencia porque ordenamos y elaboramos el material sensible con arreglo a las formas a priori de la intuición y del entendimiento.
d) Crítica y proposición propia.
…El realismo volitivo expresa que: Cuando el hombre tropieza en su querer y desear con resistencias, vive en éstas, de un modo inmediato, la realidad. Nuestra convicción de la realidad del mundo exterior no descansa, pues, en una razonamiento lógico sino en una vivencia inmediata, en una experiencia de la voluntad. Con esto queda superado de hecho el idealismo.
…En lo dado debe existir un fundamento objetivo que condicione el empleo de una categoría determinada. Luego lo dado no puede carecer de toda determinación. Pero si presenta ciertas determinaciones, hay en él una indicación sobre las propiedades objetivas de los objetos. Sin duda, éstas no necesitan responder completamente a nuestras formas mentales -lo cual pasan por alto muchas veces el realismo y el objetivismo-; pero el principio de la incognoscibilidad de las cosas siempre queda quebrantado.
3. Soluciones Teológicas.
a) La solución monista y panteísta.
…En la resolución del problema del sujeto y el objeto cabe remontarse al último principio de la realidad, lo absoluto, y tratar de resolver el problema partiendo de él. Según se conciba lo absoluto como inmanente o como trascendente al mundo, se llega a una solución monista o panteísta o a una solución dualista y teísta.
…Mientras el idealismo borra en cierto modo uno de los dos miembros de la relación del conocimiento, negándole el carácter de real, y el realismo deja a ambos coexistir, el monismo trata de absorberlos todos en una última unidad. El sujeto y el objeto, el pensamiento y el ser, la conciencia y las cosas, sólo aparentemente son una dualidad; en realidad son una unidad. Son los dos aspectos de una misma realidad.
b) La solución dualista y teísta.
…El sujeto y el objeto, el pensamiento, el pensamiento y el ser, van a parar, finalmente, a un último principio común. Éste reside en la divinidad, que es la fuente común de la idealidad y la realidad, del pensamiento y del ser.

_____

Hessen, J: “Teoría del conocimiento”, Ediciones Quinto Sol, México, 149 pp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: