Cepa del A/H1N1 se originó en California: Biólogo de la UNAM.

Ahora ya son dos virus, eso explica la variación en los síntomas, explicó Antonio Lazcano
Por: La Jornada
15-Mayo-2009 (10:09 a.m.)

México, D.F..- El virus de la influenza A/H1N1 no se originó en México, sino en California, Estados Unidos. Además, es un hecho que la cepa “original” se ha dividido en dos subpoblaciones; es decir, ya son dos tipos de virus, lo que podría explicar que entre los enfermos se hayan reportado distintos cuadros clínicos de afecciones respiratorias. Ambos han sido graves, pero son diferentes, afirmó Antonio Lazcano Araujo, biólogo y profesor en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Especialista también en la evolución de la vida, Lazcano participó ayer en la sesión organizada por la Academia Nacional de Medicina, sobre el virus A/H1N1 que afecta a México y a otros 32 países. Presentó los resultados del trabajo de un grupo de 20 investigadores y médicos mexicanos que, con la información disponible, se dieron a la tarea de conocer al agente causante de la epidemia.

Lazcano comentó que el virus surgió entre noviembre de 2008 y enero de 2009; advirtió que es un genoma de ácido ribonucleico (RNA), lo que significa que tiene una amplia tasa de mutación.

A partir de estudios filogenéticos –que exploran el proceso de desarrollo del virus y sus mutaciones– los expertos concluyeron que la infección gripal ha tenido una evolución acelerada, al grado de que en la parte final de las secuencias genéticas seguidas se dificulta la observación de la ruta de la cepa y las transformaciones que ha tenido.

Nuevo virus, rápida irradiación

Sin embargo, quedó claro que las secuencias mexicanas provienen de otras surgidas en el estado de California, afirmó. Lo que también observaron los expertos, y ayer comentó Lazcano, es el cambio rápido de la cepa, lo cual no es nuevo. “Sabemos que cuando surge una especie puede haber procesos de irradiación evolutiva extraordinariamente acelerados”, indicó.

Respecto de las dos subpoblaciones virales, el esepcialista explicó que para comprobar su existencia, dada la imposibilidad de observarla en el primer intento, se elaboraron árboles filogenéticos con secuencias de distintas proteínas del virus. Los datos genéticos mostraron la división en dos de la cepa.

Este resultado fue confirmado con otro tipo de análisis, en el que se secuenciaron todos los genes del virus en una sola cadena, de la que se derivaron dos “ramas”, es decir, dos tipos virales.

El siguiente paso, explicó Lazcano a los miembros de la Academia Nacional de Medicina, es encontrar alguna correlación entre la historia clínica de los pacientes de donde se obtuvieron las muestras analizadas por los investigadores y ver si las diferencias de los cuadros corresponden con los hallazgos filogenéticos.

Antes, Samuel Ponce de León, director del laboratorio nacional Biológicos y Reactivos de México (Birmex), dio cuenta de las diferencias encontradas en los cuadros clínicos de varias de las personas que murieron a causa de la nueva cepa de influenza.

Planteó que tales diferencias podrían haber sido causadas por una susceptibilidad genética, otra infección presente de manera simultánea o la presencia de dos virus de influenza.

Luego, Lazcano confirmó la última hipótesis, y señaló que conforme los investigadores puedan tener acceso a nuevas secuencias virales, estarán en mejores condiciones de realizar su trabajo.

Resultado de combinaciones previas

El experto comentó que el virus A/H1N1 está dividido en ocho segmentos, los cuales, al no estar unidos, favorecen elementos de recombinación independientes. Dijo que los ocho segmentos están codificando para 10 proteínas distintas.

Al analizar el origen de los diferentes segmentos del genoma del virus, los investigadores encontraron que es resultado de varias recombinaciones previas. Es claro, aseguró Lazcano, que proviene de una cepa que estaba infectando a otros animales, en particular porcinos y aves.

El biólogo, profesor de tiempo completo en la UNAM y autor de El origen de la vida, entre otros volúmenes, explicó que en el análisis se decidió agregar al estudio la búsqueda del virus A de influenza en cocodrilos, porque los reptiles son el grupo más cercano a las aves.

Los investigadores se plantearon si los cocodrilos también están siendo infectados por la cepa de influenza y encontraron una respuesta positiva en individuos que se encuentran en el zoológico de Florida.

“Lo que esto nos dice –señaló Lazcano– es que probablemente el virus es más antiguo de lo que sospechamos. También nos dice que hay un reservorio biológico, animal, donde el virus puede tener mutaciones.”

A partir de este hallazgo, Lazcano señaló la necesidad de vigilar en busca de virus y anticuerpos en lagartos y cocodrilos que vivan en criaderos o en libertad, por ejemplo en Tabasco.

mo

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: