Nahui Olin, nacida para no morir, por Héctor Mauleón.

nahui_olin.jpg

Artículo transcrito o copiado.

…Considerada la mujer más bella de México en los años 20, se convirtió en un personaje de leyenda y su pintura Naif sólo fue revalorada hace poco.

…A principios de los años 60 una grotesca mujer, enfundada en ceñidos y deshilachados vestidos de colores chillantes, aparecía a un costado del Palacio de Bellas Artes entregada a la tarea de alimentar a los gatos que rondaban el lugar.

…Aquella dama, a quien muchos confundían con “el fantasma del correo” –una decadente prostituta que merodeaba el viejo edificio del Palacio Postal-, era uno de los personajes más extraños y misteriosos de México.

…Su rostro blanqueado por plastas de maquillaje, el estrafalario atuendo, la costumbre de pasar horas platicando en francés con los gatos, las inclinaciones ninfomaniacas que le hacían asaltar a cuanto jovencito encontraba a su paso, y la mirada de mar embravecido que fluía desde sus ojos intensamente verdes, sobresaltaban de continuo a los paseantes de la Alameda.

…La gente le llamaba “la perra”, “la dama de los gatos”, o simplemente “la loca”, y tejía escabrosas leyendas a su alrededor. A quienes la conocían, les sorprendía que viviera rodeada de gatos, y poseyera una colcha fabricada con las pieles y aun las cabezas disecadas de los animales que se le iban muriendo.

…Impresionaba más, sin embargo, descubrir que aquel deplorable despojo correspondía a la mujer que Diego rivera había pintado como “la Poesía Erótica” en el mural del Anfiteatro Bolívar; a la modelo que sirvió al fotógrafo Edward Weston para lograr una de sus mejores series de desnudos; a la pintora Naif que al lado de Lupe Marín, tina Modotti, Lola Álvarez Bravo, Antonieta Rivas Mercado y Frida Kahlo, entre otras, ayudó a nutrir el rico ambiente cultural que sacudió al país en los primeros años posrevolucionarios; y a la joven de belleza extraordinaria que despertó en el célebre pintor Gerardo Murillo, Dr. Atl, una pasión que enmarcó los años más fecundos de su producción pictórica.

…En los años 20, mucho antes de convertirse en el fantasma pintarrajeado que deambulaba por la Alameda, “la dama de los gatos” fue considerada la mujer más bella de México. El Dr. Atl la bautizó como “Nahui Olin”, término náhuatl que significa “cuarto movimiento” y está relacionado con los ciclos vitales del Sol y el universo: “Las palabras más cercanas para nombrarme son Nahui Olin –escribió ella misma en 1927-. Nombre cosmogónico, la fuerza, el poder de movimiento que irradia luz. En azteca, el poder que tiene el Sol de mover el conjunto que abarca sus sistema.

CUNA ARISTOCRÁTICA.

…”Nahi Olin” se llamó en realidad María del Carmen Mondragón Valseca, y fue hija de un aristocrático general porfirista,, Manuel Mondragón, quien alcanzó repentina fama al perfeccionar un fusil de repetición y un cañón de 75 milímetros que desde entonces fueron conocidos como fusil y cañón Mondragón, respectivamente.

…Según los biógrafos, la pequeña Carmen aprendió las primeras letras en Francia, donde su familia vivió entre 1897 y 1905, y poseyó, además de unos inmensos ojos verdes y un carácter explosivo que causaban admiración, una feroz inteligencia que a los 10 años de edad le hacía escribir cosas como “la ilusión es la enfermedad de los débiles” y “el amor es creación…y amor”.

…Se sabe también que desde pequeña Nahui Olin recibió clases de música y pintura, y que a su regreso a México fue inscrita en el exclusivo Colegio Francés, donde se le prodigó educación esmerada, tal como correspondía a una jovencita de su posición. La vida de Nahui Olin, sin embargo, no era nada extraordinaria. En realidad, la leyenda comenzó a formarse años después, hacia 1913, cuando durante un baile organizado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, la muchacha conoció al cadete y futuro pintor Manuel Rodríguez Lozano (1895 – 1971).

…Rodríguez Lozano, a cuya apostura se atribuye el suicidio de la célebre Antonieta Rivas Mercado, lucía el uniforme con tanta gallardía que, al terminar el baile, Nahui le rogó al general Mondragón que le “regalara” al cadete.

…Mondragón, que estaba en vías de convertirse en personaje histórico por su sangrienta participación en la Decena Trágica y el golpe de Estado que llevó a Victoriano Huerta al poder, se apresuró a complacer a su hija.

…Investigó al muchacho, supo que estudiaba en el Colegio Militar, pero no le gustaba la carrera de las armas, y que deseaba, en cambio, abrirse paso como diplomático, y utilizó su influencia para solucionar la vida de Rodríguez Lozano: le consiguió un magnífico puesto en la Secretaría de Relaciones Exteriores, y luego le concedió a su hija en matrimonio.

…La pareja causaba sensación, pero algunos críticos señalan que Nahui creyó adivinar inclinaciones homosexuales en su prometido, y que intentó suspender la boda.

…No pudo conseguirlo porque la ceremonia ya había sido anunciada y porque la situación política del general Mondragón de pronto se volvió complicada (Huerta comenzó a deshacerse de los que antes le habían ayudado). El 6 de agosto de 1913 Nahui y Rodríguez Lozano se casaron en Tacubaya, y un año más tarde salieron rumbo a Europa, donde terminó por exiliarse el padre de la joven, quien por entonces ya gozaba de fama debido a su carácter candente y explosivo.

…Lo cierto es que la pareja resultó mal avenida (Rodríguez Lozano acusaba a Nahui de acoso sexual), pero se soportó durante 8 años. En 1921 ambos hicieron el viaje de regreso, y encontraron un México sacudido por fervor vasconcelista y el movimiento cultural de los círculos intelectuales presididos por Diego Rivera, Roberto Montenegro, Jean Charlot y otros.

NACER PARA NO MORIR.

…El Dr. Atl conoció a Nahui Olin en una fiesta y aunque casi doblaba en edad a la joven, se sumó de inmediato al grupo de sus admiradores. La tarde que vio a Nahui por primera vez, escribió: “Entre el vaivén de la multitud que llenaba los salones se abrió ante mí un abismo verde como el mar, profundo como el mar: los ojos de una mujer. Yo caí en ese abismo instantáneamente”.

…Días después, Atl encontró a Nahi y a Rodríguez Lozano en la Alameda y los invitó a su casa para mostrarles “sus cosas de arte”. Rodríguez Lozano no fue; ella sí. El encuentro entre ambos debió tener la fuerza de los volcanes que a Atl le gustaba pintar. Un par de días más tarde, Nahui le escribió al pintor para hablarle de “una noche que será más luminosa que el día mismo cuando nuestras carnes se junten”, y poco después abandonó a Rodríguez Lozano.

…De acuerdo con algunas cartas que testimonian los amoríos de la pareja, la relación fue intensa y ardiente. Quedó espacio, sin embargo, para que Atl produjera una vasta obra; y para que Nahui fuera incluida por Diego rivera en varios murales, posara en una estupenda serie para Edward Weston, marido de Tina Modotti, y causaran un tremendo escándalo cuando en una exposición del fotógrafo Antonio Garduño, se mostraron decenas de imágenes en las que la mujer aparecía con vestidos zancones, o completamente desnuda, en poses voluptuosas que luego fueron calificadas de “perversas”.

…De cualquier modo, Nahui había alcanzado la cumbre de su vida: era envidiada, admirada, deseada por todos. Escribió: “Los gusanos no me darán fin (…) Y la madre tierra me parirá y naceré de nuevo, de nuevo para ya no morir”.

…Aunque los investigadores coinciden en que aquel periodo fue enriquecedor para la pareja, el curador de arte Tomás Zurían explica en una biografía que al paso del tiempo los celos de Nahui comenzaron a estallar “por verdaderas o supuestas infidelidades de Atl”, y que “las discusiones, los gritos y los insultos” se volvieron frecuentes. Una noche, mientras el pintor dormía Nahui se tendió desnuda sobre él, y le puso una pistola en el pecho. Los 5 tiros del arma se incrustaron en el piso, pero la relación entró en una etapa negra. Una tarde, Nahui dejó una nota en la que confesaba a Atl haberle “puesto los cuernos con 20 enamorados”, y luego lo abandonó.

…Según Elena Poniatowska, Nahui “… entonces quiso a otros. Tuvo novios, se volvió rehilete de feria. Pero a nadie amó tanto como al capitán Eugenio Agacino, español cuyo barco hacía escala en todos los puertos y se ancló definidamente en uno solo: Nahui Olin”.

…Añade Poniatowska: “Nunca pintó Nahui con tanto color, nunca fueron sus naranjas tan frutales, sus azules tan morados, sus amarillos tan luminosos, su cintura tan esbelta”.

MEMORIA RESCATADA.

…Agacino murió súbitamente, y Nahui Olin comenzó su carrera hacia el aislamiento y la locura. A fines de 1934 expuso en el Hotel Regis, donde su obra fue calificada (equivocadamente, según Zurían) de “pintura folclorista” pero, debido a los cuadros en que abundaban las pulquerías, los portales, las vendedoras de frutas, etc., se alabó su originalida y su capacidad para captar “el alma del panorama nacional”, en 1945 presentó con poco éxito otra muestra en el Palacio de Bellas Artes, al lado de José Clemente Orozco y Germán Cueto, entre otros.

…Como nunca fue una pintora exitosa, Nahui Olin se vio obligada a impartir clases de dibujo. Su situación económica era precaria, pese a que el INBA le concedió una especie de beca durante varios años.

…La periodista Adriana Maalvido relata en una investigación sobre la pintora, que una tarde el Dr. Atl la halló vagando por la alameda y le regaló algunos cuadros para que los vendiera. Al poco tiempo, Nahui se presentó ante el artista para que él mismo los comprara. Atl pagó 1,400 pesos por ellos; Nahui aceptó, y al salir de la casa se dirigió a la comisaría para acusar a su benefactor de robo. Aquel acto de generosidad costó al pintor 1,400 pesos más.

…Salvo el médico Raoul fournier, que la ayudó siempre, la mayor parte de los que habían conocido y amado comenzaron a huirle. Nahui se quedó totalmente sola. Mientras su leyenda se entendía y los niños la apedreaban, ella solía frecuentar San Juan de Letrán vendiendo sus antiguas fotografías. En su casa, había pintado la figura de Agacino en una sábana, y se cubría todas las noches con ella.

…Sus ojos verdes se apagaron por fin una tarde de 1978 y un pedazo de México desapareció con ella. Una exposición montada en 1993 en el Museo Estudio Diego Rivera, muy cerca de la Alameda, rescató su obra y su memoria. Adriana Malvado cree entender que la profecía que Nahui lanzó en sus épocas de gloria se ha cumplido, y que ella ha nacido “de nuevo, de nuevo para ya no morir”.

El mar en los ojos.

_____

Fuente: Revista Contenido ¡Extra!, Mujeres que dejaron huella, Editorial Contenido S. A. de C. V. ,segundo tomo, México, 1998. p. 20 a la 25.

Anuncios

6 comentarios

  1. Gerardo González Garza

    Bellamente escrito; Interesantisima historia…
    Pasé un momento emocionante, lellendolo.
    Vidas nada convencionales; Gracias por el post.
    .

  2. Hector fournier.

    Efectivamente asi sucedieron las cosas;es una de tantas historias similares de mujeres famosas y olvidadas.A mi me toco conocer en vivo a esos personajes,presentados por mi padre

  3. HECTOR ARROYO MONDRAGON

    Soy sobrino de Nahui Ollin y he leído bastante sobre su vida y obra con lo que no concuerdo es donde se hace referencia que en una tarde el Dr. Atl al verla en una situación tan precaria le regala unos cuadros para que los pudiera vender.
    La verdad es que Nahui fue al estudio del Dr. Atl a venderle una de sus pinturas Gerardo Murillo le dió una cantidad superior a la que Nahui le pedía y después de unas horas regresó con la policía acusando al Dr Atl del robo de dicha obra volviendo a pagar éste una cantidad similar a la que ya le había pagado a la misma Nahui.
    Gracias.
    Un saludo a todos los descendientes de tan hermosa e inteligente mujer.

  4. gerardomora

    Magnífica colaboración y comentario.
    Saludos.

  5. JOSE GERARDO RODRIGUEZ IBARRA

    Estimado Señor Arroyo Mondragón, empecé por curiosidad a leer sobre la vida y obra de Tina Modotti y me crucé en el camino con la vida de Nahui olin, me apasionó tanto que busque y encontre la ubicación de su tumba visité el panteón y dí con ella, que tristeza que una vida tan intensa e interesante haya quedado casi en el olvido y en una tumba por demás casi olvidada sin embargo al estar ahí creo que sentí su presencia y esa fuerza del pasado de personas tan intensas como la de su tía.
    Saludos

  6. mariana mena

    Yo me enamore de tan enigmático personaje, la fuerza de esos ojos que fueron captados en tan bellas fotografías. Es una tristeza sin embargo, que la mayoría desconozca a esta mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: