Ollinia

Biografías, historias, textos y lecturas.

Sobre el mito de la conquista española del imperio mexica.

gerardomorah

Este año, el 13 de agosto de 2021, se conmemoran 700 años de la fundación de México-Tenochtitlan, 500 de su valerosa defensa contra los conquistadores y 200 de la consumación de la Independencia.

***

Todo inició con la expedición exploratoria de Hernán Cortés; ese español aventurero, audaz, ambicioso de poder político, militar notable, etc., que a principios del siglo XVI lideró la conquista del imperio mexica primero y de todo el territorio que rendía tributo a ese imperio, después, poniéndolo bajo dominio de la Corona de Castilla, creándose a partir de ello la denominada Nueva España, como colonia española.

Una vez identificado el centro del poder político y militar, Hernán Cortés planeó la manera de hacerse del control de ese poder y dominar el territorio.

Cuando llegó ya no quedaba nada o muy poco del esplendor de las culturas Olmeca, Teotihuacana y Maya.

El imperio mexica no fue el más brillante precisamente, por ejemplo, los mayas tuvieron una escritura basada en jeroglíficos (los mexicas emplearon pictogramas) compuesta por más de 700 signos; el uso de la bóveda falsa en arquitectura; el desarrollo de una escultura monumental de carácter religioso que asocia la estela y el altar; y , un sistema para medir el tiempo que parte de una fecha concreta, el uso del cero.

En la cultura mexica existía la práctica de sacrificios humanos; los ofrecimientos a Huitzilopochtli serían hechos para restaurar la sangre que perdió, ya que el sol era confrontado en una batalla diaria. Esto prevendría el fin del mundo que podría suceder en cada ciclo de 52 años. 

Esos sacrificios eran en cierta medida algo primitivo, y junto con las guerras floridas, fueron un factor importante de animadversión hacia ellos.

Hernán Cortés llegó a hacer la guerra, a engañar y crear alianzas y a emplear todos los recursos que conocía en el arte de la guerra, fue barriendo cuanto oposición encontraba en su camino. Al mismo tiempo iba destruyendo los ídolos y representaciones religiosas locales y predicando la religión católica.

***

Rodriguez de Ocaña, otro conquistador, afirma que después de Dios, la mayor razón para el éxito de la conquista fue Marina. Más allá de su servicio como intérprete, Malintzin asesoró fielmente a los españoles sobre las costumbres sociales y militares de los nativos y realizó tareas de inteligencia y diplomacia, jugando un papel relevante durante la primera parte de la conquista. Ella acompañó tan de cerca a Cortés, que los códices aztecas (el Lienzo de Tlaxcala, por ejemplo) siempre la muestran al lado de él.

Malintzin fue un factor desequilibrante a favor de los españoles que conocieron mejor a los mexicas y demás pueblos y con ello lograron rápidamente las alianzas necesarias para enfrentarlos, los mexicas tardaron en entender a su enemigo y a sus recursos estratégicos. Ella personalmente, pasó de ser una esclava a una mujer reconocida y respetada por su inteligencia y capacidad.

***

En los siglos XIV y XV, el pueblo totonaca-tlaxcala floreció como un importante señorío integrado por 21 pequeñas ciudades-estado. Su territorio era conocido como República de Tlaxcala. Además, fue uno de los pocos pueblos que el imperio azteca nunca pudo someter.

A la llegada de los españoles, se unieron a ellos para poder liberarse del yugo al que el imperio azteca los sometía. Su alianza con los españoles para la toma de Tenochtitlan convirtió a los olmeca-xicalanca en los principales aliados de los conquistadores.

Supongamos que la fuerza militar mexica contaba con quinientos mil soldados, y que luchó contra una alianza de al menos cien mil guerreros, de esos guerreros más del noventa por ciento fue indígena no mexica y el mínimo porcentaje lo fue de españoles que dirigieron la batalla. De haber querido, los mismos aliados de los españoles hubieran podido exterminarlos, pero no fue así porque lo que buscaban eran acabar con la hegemonía mexica. Tal vez la llegada de los conquistadores aceleró ese hecho histórico que era inminente. También fueron reconocidos y acompañaron a los españoles hasta Filipinas, en esa otra colonización.

***

Una de las armas de los españoles más efectivas contra los mexicas fue la pica larga. Estos instrumentos bélicos eran usados por la infantería. Era un arma de asta con una extensión de entre 3 y 5 metros con una cuchilla en el extremo. Eran instrumentos mucho más largos que las lanzas aztecas. También se usaron las alabardas, otra arma de asta que en la punta tenía un filo y una hoja transversal. Por su forma, los indígenas las llamaron “murciélagos”.

La primera arma de lanzamiento de proyectiles que trajeron los españoles fueron las ballestas. Al principio causó estragos, pero los indígenas aprendieron a protegerse contra sus poderosos proyectiles con paveses. Aunque más potente, el inconveniente de la ballesta era su lentitud en comparación a las flechas indígenas.

El arcabuz era un arma de fuego de corto alcance (50 metros) pero muy potente en comparación a los proyectiles indígenas, no fueron tan útiles como temidos en el nuevo continente debido a su peso y las complicadas maniobras.

La artillería con cañones se empleó en diversas ocasiones su uso no fue tan frecuente como se suele decir. El motivo no fue otro más que la dificultad de su transporte por la espesa vegetación y los lagos y ríos. Esto acentuaba el riesgo de emboscada. 

Las armaduras de hierro y acero con las que los españoles llegaron eran las mismas que las que usaban en la península ibérica y Europa, pronto aprendieron los conquistadores a cambiar estos  «hornos» defensivos por los vestidos ligeros y efectivos de los aztecas. Los escaupiles eran livianos si los comparamos con las armaduras de hierro, eran más airosos y además más baratos.

Por último, no hay que olvidar la relevancia psicológica de algunas armas. A este respecto destaca el uso de los caballos y los perros amaestrados. Se dice que estas bestias provocaron verdadero terror en los indígenas.

No obstante, las armas más importantes fueron las espadas grandes, las lanzas y las picas.

***

El arco era un instrumento armamentístico muy característico y extendido en el contexto militar mexica (e indígena prehispánico en general).

El elemento intrínsecamente asociado a los arcos era la flecha o Mītl. El astil era normalmente de caña y la punta de obsidiana o cobre. Existían flechas de distinto tipo, algunas con dientes, varias puntas o envenenadas, otras estaban diseñadas para que su extracción sea imposible o muy dificultosa. Al final del astil se colocaban las plumas colocadas frecuentemente en forma espiral, lo cual generaba un movimiento de rotación para una penetración más eficaz.

Una de las armas más características y llamativas de los mexicas era el Átlatl, llamada estólica por los españoles. Se trataba de un mortífero lanzadardos. Después del arco, esta era una de las armas más utilizadas por los aztecas.

Un Tepoztōpīlli era una lanza de madera con una punta ancha cuyos filos eran de obsidiana.

El Macuahuitl fue una importante arma de mano consistente en una maza alargada de madera con ambos filos de obsidiana.

Existieron también hondas y boleadoras pero su uso no era tan importante como el de las armas anteriores. No obstante, eran peligrosos instrumentos bélicos especialmente contra los caballos.

Entre las armas más contundentes se encontraba el Quauholōlli. Este instrumento militar no era más que una gran maza. Estaba compuesta por un palo de madera con una bola de piedra o bronce en su extremo. Era muy efectiva para fracturar huesos. Un arma parecida, pero de menor tamaño es el Tlāximaltepōztli o Tepōztli. También tenía un mango de madera, pero en el extremo opuesto había un agujero en el que se incrustaba una hoja de piedra o bronce formando una especie de hacha.

Una de las principales armas defensivas de los mexicas era el escaupil, un sayo de armas acolchado con algodón. Por su grado de efectividad los conquistadores también lo usaron para defenderse de las flechas enemigas. Era una armadura de varias capas de algodón trenzado y remojado en agua con sal para endurecerlo.

El escudo característico azteca era el Chimalli, el cual era redondo. Su diámetro medía aproximadamente 80 centímetros y se fabricaba con cuero tratado y tablillas de cañas sujetas con fibras y algodón entretejido.

***

Al entrar en guerra, los mexicas tenían dos objetivos. El primer objetivo era político: el sometimiento de las ciudades-estado enemigas a fin de obtener el tributo correspondiente y ampliar la hegemonía política mexica. El segundo objetivo era religioso y socioeconómico: la toma de cautivos para ser sacrificados en ceremonias religiosas. Estos dos objetivos influyeron en su forma de hacer la guerra. La mayoría de las guerras tuvieron motivaciones políticas y fueron impulsadas por las expectativas de la nobleza para con el huey tlatoani.

El concepto de la guerra española seguía otros fines y otros medios, la apropiación territorial y empleando las estrategias de guerra practicadas en las guerras europeas.

***

En términos militares, las enfermedades jugaron un valioso papel en favor de los colonizadores. Desde septiembre de 1520 hasta agosto de 1521 la ciudad de Tenochtitlan estuvo sitiada por los españoles liderados por Hernán Cortés. Ante la dificultad de adentrarse en la ciudad, apareció una inesperada aliada: la viruela.

De esta manera, Cuitláhuac enfermó y falleció en noviembre de 1520 —semanas antes de ver a su pueblo vencer a los españoles—. Había reunido un ejército de tres divisiones con un total de más de 500.000 soldados, miles de veces más numerosos que las fuerzas de Cortés. Pero los contagiados iban creciendo progresivamente y a la viruela se le sumaron la disentería y la fiebre tifoidea.

Al quedar cercada la ciudad, estas enfermedades infecciosas se cebaron en los sitiados y Cuauhtémoc —sucesor de Cuitláhuac— se vio obligado a rendirse”.

***

Consumada la conquista inicia la etapa colonial que durante tres siglos conformó el mestizaje, la transculturación, el cambio de idioma, cambio de dioses, adopción de instituciones culturales, sociales, políticas, tecnológicas, filosóficas, etc., que hubiera llevado mucho tiempo alcanzar por cuenta propia. Se logró cierta sincronización con el resto del mundo. 

Desde la independencia hasta nuestros días, en estos doscientos años, se ha forjado una identidad y un país nuevo y propio. Si una persona común como el que escribe, alguien le dice que tenemos un padre español o que España es la madre patria, le contestaría que eso es algo chocante o que no tiene cabida, que un español es tan lejano y extranjero como un estadounidense.

***

Tal vez, especulando, a los mexicas les faltó un buen jefe militar, así como actuar con rapidez sin dudar para lograr una pronto victoria, desde luego llegarían más naves con más españoles y enfrentarían otras guerras, con la derrota final, es decir, el mismo resultado. La guerra no fue entre pares o entre grupos simétricos, había siglos culturales de civilización que separaban a los mexicas de los españoles. 

***

¿Qué fue lo que sucedió en la conquista para que cayeran los mexicas?

Un concierto de circunstancias, una conjunción de situaciones, un vértice de energías, un crisol de voluntades, un quehacer humano en red llamado destino.

  • En España gobernaba Carlos V, que tenía conflictos con Castilla por lo altos impuestos, necesarios para la guerra y para su campaña para ser elegido emperador del Sacro Imperio Romano; en 1521, el sultán otomano Solimán en Magnífico acechaba Austria.Un insurrecto Hernán Cortés estaba metido en una guerra indígena. De todo ello sale avante el rey español, en 1522 da por buena la conquista de Hernán Cortés.
  • Hernán Cortés, se rebela a las órdenes de sus superiores e inicia la guerra por su cuenta e iniciativa.
  • La promesa del regreso de Quetzalcóatl, hicieron dudar a los mexicas sobre los extranjeros venidos del mar.
  • El descontento imperante por los pueblos sojuzgados y el aceptar aliarse con extranjeros desconocidos.
  • La Malinche cuya inteligencia notable no fue aprovechada por su pueblo original.
  • La guerra bacteriológica que diezmó a la población mexica durante el sitio.
  • La falta de un jefe militar mexica decidido que entendiera las estrategias del enemigo.
  • La asimetría entre dos civilizaciones de distinta época.
  • Lo inevitable en la condición humana de desear lo ajeno y de apropiarse a la fuerza de ello.

***

Una vez descubierto el continente, el choque de las civilizaciones americanas con las potencias europeas, era inevitable. Si no hubiese caído con España, lo hubiese sido con otro país.

Lo pasado ya es historia, eso lo vivieron los antepasados, lo importante ahora es el futuro.

____

Fuentes:

//https://es.wikipedia.org/wiki/Hernán_Cortés

//https://lahistoriamexicana.mx/antiguo-mexico/cultura-maya

//https://es.wikipedia.org/wiki/La_Malinche

//https://academiaplay.es/armas-espanoles-usaron-contra-mexicas-conquista/

/https://academiaplay.es/armas-mexicas-usaron-contra-espanoles-conquista/

//https://es.wikipedia.org/wiki/Militarismo_mexica

Adorno, Rolena, et al: El mito de la conquista, en: Revista Nexos, núm. 524, agosto, México 2021, pp 20 – 28

Sócrates: razón lógica y fe religiosa.

gerardomorah

“La religión en la Antigua Grecia no era doctrinal y no se ocupaba de los comportamientos de las personas con sus semejantes, algo que era más bien materia de la filosofía (en concreto de la ética).

En la sociedad griega, la religión estaba completamente imbricada en todos los dominios de la vida familiar, pública, artística y social. La oposición entre lo “profano” y lo “sagrado”, los límites entre lo “laico” y lo “religioso” son inciertos, incluso no pertinentes. Los gestos, los comportamientos, las ceremonias de la vida familiar, social y política componían casi siempre un aspecto religioso.

La religión griega no se apoya en ninguna revelación. La ciudad griega no conocía ni instituciones que dirigieran la religión, ni dogma. Las conductas religiosas, piedad (eusébeia: respeto de las obligaciones hacia los dioses), e impiedad (asébeia: ausencia de respeto a las creencias y a los rituales comunes de los habitantes de una ciudad), no tenían un carácter definido y rígido. La piedad parece haber sido el sentimiento que tenía el grupo o el individuo, de ciertas obligaciones.

El culto se organiza alrededor de las oraciones, de las ofrendas y de los sacrificios y, en Atenas, a partir de Clístenes, alrededor del teatro. De las ceremonias más importantes de los griegos estaban los misterios de Eleusis.

Los oráculos griegos constituyen un aspecto fundamental de la religión y de la cultura griegas. El oráculo es la respuesta dada por un dios al que se le ha consultado una cuestión personal, concerniente generalmente al futuro. Tales oráculos no pueden ser recibidos más que de ciertos dioses, en los lugares precisos, sobre sujetos determinados y con respeto a unos ritos rigurosamente respetados. El principal dios adivino es Apolo, cuyo oráculo estaba en Delfos.“

Fuente:

//https://es.wikipedia.org/wiki/Religión_de_los_griegos_en_la_Antigüedad

______

No había conflicto alguno en Sócrates respecto al razonamiento lógico y la fe religiosa, cada cual caminaba por su propia senda; el primero sobre cosas humanas (el arte, la ciencia, la política, la filosofía, etc,) y el segundo sobre lo metahumano (el clima, las calamidades naturales,  el rumbo de la guerra, los dioses, la muerte, etc.)

El hecho mismo de su condena y ejecución, lo consideró un designio de los dioses de que era el momento previsto para dejar este mundo y dirigirse al Hades, el inframundo griego.

En cambio sí hubo un grave conflicto para los acusadores y jurado popular que lo consideraron y declararon culpable de impiedad. Por motivos religiosos cegaron una vida dedicada a la reflexión lógica del quehacer humano. Hubo una apreciación distinta por escaso margen de votos del jurado.

No sería quizá ni el primero ni el último de los desencuentros entre conocimiento progresivo veritativo y creencias religiosas dogmáticas inamovibles. Un conflicto entre laicidad personal y religiosidad colectiva, el primero sobre las ideas filosóficas y el segundo sobre las costumbres del culto religioso. Un conflicto entre lógica y creencias paralógicas de mitos divinos.

¿Hubo un conflicto entre razón y fe?

La actitud reflexiva y crítica de Sócrates sobre las costumbres, normas y valores sociales, constituían una verdadera revolución que atentaba contra lo establecido; y el poder político se veía amenazado ante eso. Encontró en la impiedad, un delito religioso, la trampa en la cual hacer caer al acusado, porque era débil la probanza de la acusación.

¿Es real la oposición entre razón y fe?

Son ámbitos del ser humano, que corren de manera paralela y que permiten una percepción más amplia de lo que llamamos realidad.

¿Cuál es el sustrato de la razón y cuál el de la fe?

El elemento mínimo de la razón, la primera articulación, es una pregunta simple con una respuesta simple sobre la pregunta “por qué”, es decir, una reflexión. El elemento mínimo de la fe, es una emoción liberadora de la angustia ante la incertidumbre, es decir, un estado de no pensar y sólo sentir.

¿Por qué la religión ha querido imponerse sobre la búsqueda de la verdad?

Quizá sólo lo ha hecho cuando “sus verdades” se han visto confrontadas con “otras verdades” de tipo filosófico o científico. La puesta en duda de esas verdades debilita los cimientos de la institución religiosa de que se trate, afecta su credibilidad y validez, menoscaba su poder social y político. Cambia la percepción del mundo al deshacer los mitos.

¿Y si Ikram Antaki hubiera escogido el otro fin del mundo?

gerardomorah 

Cuenta la escritora, antropóloga, filósofa, lectora profesional, erudita, etc., siriomexicana. Que estando en Francia decidió dejar su país que vivía en guerra y con golpes de Estado uno tras otro cada quince días.

En un mapamundi de la Britannica ubicó Damasco, porque donde uno nace es el centro del mundo. Abrió un compás en línea recta hacia los extremos y por un lado estaba Japón y por el otro el Golfo de México, le faltaban dos centímetros para que el compás tocara México. El azar decidió, y sin conocer nada de nuestro país fue el elegido. En ese tiempo poco se sabía de Latinoamérica, en Francia y Europa en general, las noticias relevantes versaban sobre las colonias europeas.

El primer artículo que leyó sobre el país escogido fue en el Larousse, en realidad no entendió nada porque no hablaba el español, pero vio una imagen del Popocatépetl con una nube encima, lo interpretó como un volcán activo humeante, la nube parecía humo, eso le fascinó.

Llegó a México un 14 de diciembre de 1975, a los quince días se casó y se quedó porque al año tuvo a su hijo Maruan.

Esto fue así y eso sucedió, pero supongamos que en una realidad alterna hubiera escogido a Japón. Esto ameritaría un buen regaño y una descalificación de la brillante escritora, porque el hubiera no existe y es perder el tiempo en mafufadas.

_______

¿Qué hechos históricos ocurrieron en Japón de 1975 al año 2000?

Tiempo que vivió en México la erudita.

  • 1974 Eisaku Sato, ex primer ministro de Japón, recibe el premio Nobel de la Paz.
  • 1975 El primer ministro es invitado a la primera reunión del G-6, ante ente del actual G-8.
  • 1978 Firma del Tratado de Paz y Amistad entre Japón y China.
  • 1989 Fallece el emperador Hirohito, le sucede su hijo Akhito.
  • 1990 Década perdida tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y financiera.
  • 1994 El socialista Tomiichi Murayama es investido primer ministro.
  • 1995 Japón se incorpora a la Organización Mundial del Comercio.
  • Terrremoto de 7.5 grados.
  • Atentado terrorista con gas sarin.
  • 2000 El primer ministro Keizo Obuchi sufre un derrame cerebral y fallece seis semanas más tarde.

_______

Religión sincrética.

La frase dice: “Los japoneses nacen sintoístas y mueren budistas”. Es común que los niños sean presentados en santuarios sintoístas, pero casi todos los funerales se realizan en templos budistas. El sintoísmo no contempla el tema de la muerte.

_______

Sobre el temperamento y carácter.

Los japoneses evitan los riesgos y buscan la seguridad.

Son hábiles en “leer el ambiente”.

Son pesimistas defensivos, ese temperamento puede ser la fuente de la diligencia y el trabajo meticuloso.

Se considera apropiado seleccionar expresiones que no aseveran rotundamente, sino que son ambiguas: “podría ser que…”, “es posible que… pero no lo sé”, “se pensaba que…”

La supresión de los sentimientos y las expresiones faciales también se considera un rasgo de la cultura japonesa.

Otro rasgo es su autocontrol para contenerse cuando se está triste o molesto sin mostrar emociones en público.

Son los más considerados con las personas de su entorno y también los más hospitalarios.

______

La cultura mexica es totalmente distinta a la japonesa.

Diríase que aquella es una cultura perfecta, en cambio la nuestra está en proceso de consolidación.

Este año de 2021 se conmemoran 700 años de la fundación de México-Tenochtitlan, 500 de su valerosa defensa contra los conquistadores y 200 de la consumación de la Independencia.

En 300 años de colonia se realizó la transculturación, el mestizaje, el cambio de dioses, y lo más importante ese viaje en el tiempo para proyectar a ese pueblo originario en otro distinto en otra época del futuro con instituciones, ideas, conceptos imperantes al momento de la conquista. En doscientos años de independencia se ha gestado el hombre nuevo mexicano.

Significa que nuestra sociedad es compleja, contradictoria, fraccionada, sin claridad sobre su devenir histórico.

Y rasgos que destacó Ikram Antaki, sobre la inmadurez, el juego, la broma, la magia, la irresponsabilidad, el rodeo o ritual de pedir o hacer las cosas no de manera directa sino dando vueltas sobre el asunto, el “por favorcito”, el “me podría realizar x trámite”, etc.

Otros temas son el machismo, el matriarcado por ausencia del padre, el alcoholismo destructor de familias, los grupos que se forman y no dejan acceder a ocupar sus puestos o a integrarse a esos grupos, el requisito de contar con un padrino para lograr un trabajo, el salvajismo de los criminales, la falta de ética laboral en los oficios, el robo de los trabajadores que entran a una casa, la corrupción de funcionarios, la corrupción de empresarios, la manipulación de pueblos indígenas, la codificación de las mujeres, y un largo etc.

Es decir, temas complejos para estudiar sobran en nuestra cultura.

________

Nuestra escritora habría realizado en Japón el mismo trabajo intelectual al que estaba habituada, con sus lecturas de un libro cada tres días, con sus temas de filosofía, con sus interpretaciones y comprensión de la condición humana. Quizá también hubiera tratado temas relativos a las culturas periféricas: Australia, islas de la Polinesia, China, India, etc. Le habría tocado el desarrollo industrial y tecnológico de Japón.

Posiblemente habría sido mejor acogida y más valorada por aquella cultura disciplinada y que considera importante el conocimiento. En nuestro país sufrió rechazo en cierta medida, por ejemplo no fue admitida para trabajar académicamente en la UNAM, no es la primera vez que funcionarios, empleados, docentes, no están a la altura de una institución.

Respecto a su temperamento reservado, a su gusto por la soledad, a preferir las aventuras intelectuales más que las personales, a no perder el tiempo con malos libros, a tener conciencia de que viviremos rozando el conocimiento importante de los libros porque se necesita varias vidas para leerlos.

Su mal genio, su ira contra el mundo imperfecto, su curiosidad, su pasión por el conocimiento, su anhelo de comprenderlo todo, su afán pedagógico a través de la televisión, la radio, artículos periodísticos, y sus libros. Su puesta al día con las revistas francesas y la visión europea del mundo.

Su misión en la vida fue: pensar, escribir, enseñar.

_____

Fuentes:

//https://www.podomatic.com/podcasts/antakistas

Entrevista a Ikram Antaki en el programa Caminantes.

//https://www.nexos.com.mx/?p26793

Sobre Ikram Antaki, Maruan Soto Antaki.

//http://www.nippon.com/es/japan-tópics/g00728/

Japón, un país al que no le gusta el riesgo. Almoamen Abdalla.

PDF Cronología histórica de Japón – CIDOB

Fragmentos de Fedón o del alma, de Platón.

Síntesis gerardomorah 

Habla Sócrates.

Nosotros estamos en este mundo cada uno como en su puesto, y que nos está prohibido abandonarle sin permiso. Los dioses tienen cuidado de nosotros, y que los hombres pertenecen a los dioses. 

Es preciso que Dios nos envíe una orden formal para morir, como la que me envía a mí este día.

Si no creyese encontrar en el otro mundo dioses tan buenos y tan sabios y hombres mejores que los que dejo en éste, sería un necio si no me manifestara pesaroso de morir.

He aquí por qué no estoy tan afligido en estos momentos, esperando que hay algo reservado para los hombres después de esta vida, y que, según la antigua máxima, los buenos serán mejor tratados que los malos.

Los hombres ignoran que los verdaderos filósofos no trabajan durante su vida sino para prepararse a la muerte; y siendo esto así, sería ridículo que después de haber proseguido sin tregua este único fin, recelasen y temiesen cuando se les presenta la muerte. 

La muerte es la separación del alma del cuerpo. El mayor de nuestros males consiste en que en el acto de tener tiempo y ponernos a meditar, de repente interviene el cuerpo en nuestras indagaciones, nos embaraza, nos turba y no nos deja discernir la verdad.

Si es imposible conocer nada en su pureza mientras que vivimos con el cuerpo, es preciso que suceda una de dos cosas: o que no se conozca nunca la verdad, o que se la conozca después de la muerte, porque entonces el alma, libre de esta carga, se pertenecerá a sí misma.

La virtud no es verdadera sino con sabiduría.

La verdadera virtud es una purificación de toda suerte de pasiones.

La templanza, la justicia, la fortaleza y la sabiduría misma son purificaciones.

Fuente:

Larroyo, Francisco: “Platón, diálogos”, Editorial Porrúa, México 1975, pp 387- 432

Opinión sobre Sócrates.

gerardomorah

En el 460 a. C., poco después del derrocamiento de los antiguos nobles, surgió en Atenas un gran político perteneciente a la nobleza, Pericles. Protegió las artes, fue amigo de Herodoto y Tucídides. Estimuló a Fidias, a Ictino, a Mnesicles. Estimuló a Sófocles y Eurípides, a Polignoto, a Damón. Protegió a toda una escuela de filósofos con Anaxágoras al frente. Todos ellos hicieron del siglo V antes de Cristo, una de las épocas más gloriosas de la humanidad.

El conocimiento humano es una suma de descubrimientos que el hombre va legando a sus sucesores. Los griegos fueron, quizá, la gente más generosamente dotada que jamás haya existido, no teniendo rival ni en el arte ni en la ciencia en el mundo de la antigüedad. 

Aunque los hombres habían aprendido muchas cosas antes de que existieran los griegos, la  historia del desarrollo de la filosofía es, en esencia, la historia de cómo aprendieron los griegos a pensar.

Fuente:

Nueva Enciclopedia Temática, el mundo del estudiante, Tomo 8, vigésima edición, editorial Cumbre S.A., México, 1976, pp 233, 234, 254

______

En este contexto surgió Sócrates, quien no siendo agraciado físicamente, ni un erudito, ni un intelectual con una obra escrita,  logró trascender sobre varios de los filósofos más notables.

¿Por qué?

Algunos motivos pueden ser:

  1. Se dedicó al estudio del hombre mas que de la naturaleza.
  2. Se propuso exponer su idea de las virtudes como meta de desarrollo de los hombres; como algo que se puede enseñar y aprender y no como algo heredado.
  3. Perfiló la búsqueda de significados de las palabras y conceptos.
  4. Se opuso a la argumentación sofista mediante un interrogatorio que buscaban contradicciones, falta de sustento,  lo difuso, lo no referenciable a ideas o valores culturales.
  5. Empleando la lógica inductiva generaba nuevas ideas.
  6. Creía en la humanidad.
  7. Creía en las instituciones.
  8. Su vida fue garante de sus ideas y virtudes.
  9. Su valentía como soldado y como pensador estaban a la par.
  10. Fue un pedagogo de la reflexión coherente y lógica.

¿Cuál fue su aportación principal?

Descubrir que el razonamiento no es algo dado con una funcionalidad predeterminada precisa, es decir, se aprende a ser razonable siguiendo un procedimiento externo, como el interrogatorio, para determinar el alcance del significado de las palabras y conceptos; y se sigue un proceso interno de formulación de ideas Inter relacionadas que le dan coherencia y que dependen de cualidades personales como la intuición, el sentido común, el análisis del conocimiento adquirido, etc.

Todos razonamos, pero unos lo hacen mejor que otros. El razonamiento debe seguir ciertas reglas para un mejor resultado. 

El razonamiento, sea cualquiera  su método o profundidad, es una dimensión de la naturaleza humana.

¿Cuál es la finalidad del hombre?

Lograr ser virtuoso, justo, honesto, prudente, templado, valiente. Para ello se necesita el conocimiento y la comprensión de cada virtud; porque la virtud no es algo mecánico, ni se logra haciendo lo opuesto a lo que se hacía. Se debe saber porqué se hacen las cosas.

La conducta y su orientación hacia el bien es otra dimensión de la naturaleza humana.

¿Por qué debe buscar la virtud el hombre?

Para que la senda que recorra y haga al vivir, sea benéfica para sus semejantes. Que viva bien consigo mismo y con los demás.

Si el jurado que lo condenó hubiera sido virtuoso, lo hubiera declarado inocente de las acusaciones de sus enemigos atenienses.

¿Puede haber alguna otra hipótesis del motivo de su trascendencia?

Puede ser considerado como un  profeta del razonamiento lógico y como un evangelizador del mismo durante la parte de su vida que se dedicó a cuestionar e interrogar a sus conciudadanos, para demostrarles la buena nueva de un mejor razonamiento para hacernos más humanos y más tolerantes respecto a nuestra ignorancia del mundo, de los hombres y de las cosas. La pena de muerte fue el equivalente a una crucifixión. Después de ese acto brutal y absurdo vino el arrepentimiento y la validación de su aportación filosófica. 

Antes de Sócrates se habla de la filosofía presocrática, funge como un separador entre una y otra época del hecho filosófico, después de él, se menciona una trilogía Sócrates-Platón-Aristóteles, como un paradigma del pensamiento filosófico occidental.

Sócrates (469 a.C. – 399 a.C.)

Síntesis gerardomorah 

Su padre, Sofronisco era escultor y su madre, Fenareta, desempeñaba el oficio de partera. Contrajo matrimonio con Jantipa, de quien tuvo un hijo llamado Lamprocles. Hay unas referencias de un segundo matrimonio con la hija de Arístides, de nombre Myrtho, con la que habría tenido dos hijos.

En cuanto a su formación, parece haber frecuentado a algunos sofistas como Protágoras, Hipias, Polos y Pródico de Keos; menos factible es que haya sido alumno de Anaxágoras y tal vez contase entre sus maestros al cosmólogo Arquelao y al jurista Trasímaco.

Resulta evidente que sus estudios debieron ser bastante amplios, pues se le muestra familiarizado con diversas disciplinas: música, geometría, retórica, astronomía, en suma, la educación propia de la época en Atenas.

Sin embargo no fue un intelectual o un erudito; llamó pronto la atención de sus conciudadanos por la agudeza de sus razonamientos y la facilidad de palabra en donde a través de una fina ironía deslizaba sus inquietantes preguntas.

No se consideraba a sí mismo como un sabio; prefería presentarse en calidad de amigo o amante de la sabiduría.

Su mayor mérito fue haber creado la mayéutica, método inductivo que le permitía llevar a sus alumnos a la resolución de los problemas que se le planteaban, mediante hábiles preguntas cuya lógica iluminaba el entendimiento. Dicho método ha sido una contribución a la pedagogía. No dar respuestas, hacer pensar era lo que se proponía. 

Aristóteles redujo toda la moral socrática a tres proposiciones: las virtudes es el conocimiento, el vicio es la ignorancia y nadie hace el mal voluntariamente. Según esto, la moral no sería un código de conducta sino la verdadera sabiduría, de manera que los hombres no son malos salvo por la ignorancia.

Una vida sin investigación no es digna de ser vivida; pero el único fin de la investigación es el hombre y no tiene objeto indagar en la naturaleza. No es posible realizar el bien sin conocerlo, pero la virtud puede enseñarse y aprenderse.

Llegó a convertirse en un personaje molesto para casi todos, y lo mismo tenía enemigos entre los aristócratas que entre los liberales. Fue acusado por Melito y Agatón de corromper a la juventud ateniense y de negar la pluralidad de los dioses. La condena de muerte no se hizo esperar, aceptó con serenidad su destino, consciente de que su fuga daría la razón a quienes lo habían condenado. Bebió la cicuta mientras conversaba sobre la inmortalidad con sus discípulos, en un gesto extraordinario de valor y respeto hacia esas leyes que, supuestamente había violado.

El primer gran filósofo griego no fue Sócrates, ya que le precedieron Heráclito, Parménides, Pitágoras y varios más, aparte de que no estructuró un sistema de pensamiento ni escribió un solo libro, pero sí fue indudablemente el griego más notable de su época, quizá el único que vivió y murió conforme a su filosofía.

________

Fuente:

Castañeda, Francisco, et al, “Sócrates”, en: Enciclopedia biográfica universal Promexa, Doce mil grandes, Filosofía y religión, vol. 8, Promociones editoriales mexicanas, 1982, pp 187- 190.

Algo sobre la comedia “Las nubes” de Aristófanes.

gerardomorah 

ESTREPSÍADES, agricultor ateniense.

FIDÍPIDES, su hijo.

Estrepsíades se encuentra afligido por las deudas contraídas a causa de la pasión de su hijo por los caballos y sus competiciones. Desea un hijo que ambicione el trabajo de campo y no haga derroches de recursos que no tienen.

Se le ocurre que puede encausarlo el gran filósofo Sócrates y además enseñarle la técnica argumentativa del “Argumento peor” para ganar los casos perdidos y no pagar las deudas.

El hijo no le obedece y no quiere ir con los pensadores. Entonces decide ir él y aprender lo más posible para salir de sus problemas económicos.

Las cosas se complican cuando no comprende las definiciones o malinterpreta el sentido de la palabras, las cosas se le olvidan o no le surgen ideas de ninguna clase.

Lo corren de la casa de los pensadores y nuevamente le dice a su hijo que vaya y aprenda como ayudarlo.

Su hijo finalmente va a la casa de estudio y efectivamente aprende el “Argumento peor” y le explica cómo darle vueltas al cumplimiento de las obligaciones. Cuando llegan los acreedores, Estrepsíades emplea esos razonamientos y acaba dando de palos a uno de ellos.

En un momento de ofuscación el hijo golpea a su padre y argumenta porqué tiene el derecho de pegarle a él o a su mamá.

Enojado Estrepsíades por lo que le enseñaron a su hijo va a la casa de los pensadores y le prende fuego para acabar con ellos.

————-

La comedia representa un ataque directo sobre Sócrates, satirizándolo y denigrándolo; tiempo después fueron prohibidas las comedias que representaban ataques personales. Es posible que tuviera 46 años Sócrates cuando se estrenó la comedia, eso significa que durante muchos años circularon las ideas ahí contenidas. En ella se presenta a Sócrates como alguien que no cree en los dioses, que promueve la desobediencia de los hijos hacia sus padres, que emplea discursos y argumentos de tipo sofista, es decir, en donde lo importante es el resultado práctico por encima de su valor moral; que lucra con sus enseñanzas, que es un vago que no trabaja, que no es pulcro con su persona, que confunde con sus interrogatorios.

———-

Aristófanes representa valores conservadores en donde todo cambio o crítica o duda sobre las cosas, costumbres, dioses, concepciones, modelos de gobierno, sistema de pensamiento, cosmovisión, etc., son mal vistos. 

No creía en la democracia, ni apoyaba la guerra, ni le gustaba la costumbre de que todo se litigara en Atenas. Detestaba a los sofistas.

Siendo muy joven (32 años) realizó la comedia “Las nubes”, que no ganó un concurso, pero que ya lo definía como un ser que representaba un sentir conservador en Atenas.

No sabemos porqué odiaba a Sócrates, pero sí acertó  premonitoriamente  de las acusaciones de que sería objeto en el futuro y de su fin personal a manos de sus enemigos.

————

Fuentes:

//https://poiopoio.blogspot.com/2019/12/aristofanes-contra-socrates.html

Aristófanes contra Sócrates

//https://aion.mx/resenaslibros/las-nubes-de-aristofanes

//https://letrasenlinea.uahurtado.cl/socrates-en-las-nubes-una-conversacion-con-oscar-velasquez/

//https://voxpopulivoxanimus.wordpress.com/2011/10/19/el-filosofo-chinga-quedito-vida-y-obra-de-socrates/

//https://biblioteca.org.ar/libros/150355.pdf

Las nubes

Sobre la apología del juicio de Sócrates relatado por Jenofonte.

Síntesis gerardomorah
Relato previo.

En la batalla de Delión (424 a.C.), ocho mil atenienses, al mando de Hipócrates, pasaron la frontera beocia y ocuparon el santuario de Apolo Delio, a las orillas del mar de Eubea; pero una vez fortificado este y dejada la guarnición allí, el grueso del ejercito se encontró con un número igualado de beocios, al mando de Pagondas. Estos vencieron, con gran mortandad de atenienses. 

Un joven guerrero yacía herido cerca de su caballo muerto. Un soldado que pasó cerca le reconoció y en el acto lo sujetó y cargó sobre su ancha espalda, caminó varios estadios hasta ponerlo fuera del alcance de los dardos enemigos. El joven era  Jenofonte, el soldado Sócrates. 

____

—¿No convendría, mi querido Sócrates, que discurrieras también algo sobre tu defensa?

A lo que el filósofo le contestó:

—Pues qué: ¿mi vida entera no te prueba que constantemente me ocupo de ella?

—¿Y cómo? —replicó Hermógenes.

—Procurando no hacer jamás una acción injusta: ese es a mis ojos el mejor modo de preparar mi defensa.

—Pero —dijo nuevamente el hijo de Hipónico— ¿no ves que los tribunales de Atenas han hecho perecer a multitud de inocentes, víctimas de su turbación para defenderse, mientras que han absuelto a otros muchos siendo delincuentes, porque su lengua los ha movido a compasión o cautivado por su elegancia?

—Pues, ¡por Zeus!, dos veces he intentado ya ocuparme de preparar una defensa y otras tantas se ha opuesto a ello el genio que me inspira.

—¡Lo que estás diciendo me sorprende!

—Y ¿por qué sorprenderte, si la divinidad juzga que es más ventajoso para mí el dejar la vida desde este instante mismo? ¿Pues tú no sabes que hasta el presente no hay un solo hombre a quien le conceda que haya vivido mejor que yo? Mi conciencia me dice, y es mi más dulce satisfacción, que he vivido de una manera justa y religiosa, de tal modo que, después de mi propia aprobación, me encuentro con la de cuantos me tratan, que tienen formada igual opinión sobre mi conducta. Pero ahora mi edad avanza y sé que han de sobrevenir las cosas propias de la vejez: ver mal, oír peor, ser cada día más tardío para aprender y de lo que tiene uno aprendido irse olvidando rápidamente. Y si yo advierto la pérdida de mis facultades, y si he de estar incómodo conmigo mismo, ¿cómo podré decir entonces que vivo gustosamente? Acaso el dios me concede esto como un don especial, pues no solo voy a dejar la vida en el momento más favorable por mi edad, sino de la manera menos penosa; pues, si hoy me condenan, me será permitido indudablemente escoger la especie de muerte que estimen más sencilla los que entienden de esto: muerte que dé lo menos que hacer a mis amigos, y que llene cumplidamente los deseos del que ha de sufrirla, pues así se va uno extinguiendo sin ofrecer nada repugnante ni molesto a los ojos de los que le rodean, teniendo el cuerpo sano y el alma dispuesta a la complacencia. ¿Cómo por precisión no ha de ser esta muerte apetecible?

¡Por Zeus! Hermógenes, que no pensaré más en esto. Y si por hacer ver en el tribunal los favores que debo a los dioses y a los hombres, si por manifestar libremente el concepto que tengo de mí mismo me indispusiera con mis jueces… preferiré morir antes que mendigar servilmente que se me otorgue la prolongación de una vida cien veces peor que la muerte.

(Después de esta resolución fue cuando, según Hermógenes, sus enemigos le acusaron de no reconocer los dioses que veneraba la patria, de haber introducido nuevas divinidades y de corromper a la juventud.)

Compareció ante los jueces y dijo:

—¡Atenienses! Lo que más me maravilla en este asunto es la conducta de Meleto. ¿Cómo ha osado asegurar que desprecio las deidades de la república, cuando todo el mundo me ha visto, y él mismo si lo ha querido, tomar parte en las comunes festividades y sacrificar en altares públicos? ¿Es, pues, por ventura, introducir númenes extraños el haber yo dicho que la voz de un dios resuena en mi oído enseñándome cómo debo obrar? ¿Pues los que consultan los cantos de las aves o los pronósticos de los mismos hombres no se dejan influir también por sonidos articulados? ¿Quién puede negar que el trueno sea una voz y el más grande de todos los presagios? ¿Es que la pitonisa colocada sobre el trípode no se vale también de la voz para pronunciar los oráculos de su dios? En una palabra, que el dios conoce y revela a quien le place el secreto de lo porvenir: he ahí todo lo que yo digo, que es lo mismo que dicen y piensan los demás. Pues bien, los demás llaman a todo eso augurios, pronósticos, presagios, profecías; yo le llamo genio (daimonio), y creo que, llamándolo así, uso un lenguaje más verdadero y más piadoso que los que atribuyen a las aves el poder de los dioses. Y la prueba de que no miento contra la divinidad es que, cuantas veces he manifestado a mis numerosos amigos los consejos del dios, jamás les he parecido engañado.

Se alborotaron los jueces al oír esta arenga: unos, porque no daban crédito a lo que habían oído; otros, aguijoneados por la envidia de que aquel hombre hubiera conseguido mayores distinciones que ellos por parte de los dioses.

Sócrates tomó de nuevo la palabra y les dijo:

—Ea, pues, escuchad más todavía, a fin de que los que lo desean tengan un motivo más para no creer en los favores que me concede el cielo. Un día ante una reunión inmensa interrogó Querefonte sobre mí al oráculo de Delfos: «No existe un hombre —respondió Apolo— más independiente, más justo ni más sabio que Sócrates».

Como era de esperar, se levantó aún más el clamor de los jueces cuando escucharon esto. El sabio ateniense nuevamente les arguyó, diciéndoles:

—¡Hijos del Ática! Pues mayores alabanzas que las tributadas a mí profirió el oráculo en honor de Licurgo, el legislador de los espartanos. Al verle entrar en el templo cuentan que exclamó: «No sé si te llame dios u hombre». A mí, sin haberme comparado a un dios, solo me ha hecho superior a los demás hombres.

»Sin embargo, yo no quiero que ciegamente deis crédito a las palabras del oráculo; pero ruego que las examinéis una por una. ¿Conocéis un hombre menos esclavo de los apetitos del cuerpo que yo?; ¿un hombre más independiente que yo, que de nadie admito dádivas ni recompensas? ¿Y a quién podréis vosotros considerar como el más justo, sino al hombre moderado que se acomoda con lo que tiene, sin tener nunca necesidad de lo de los demás? Y, en fin, ¿cuál de vosotros puede negarme el último dictado del oráculo, si desde el momento que comencé a comprender la lengua humana no he cesado de investigar y he aprendido cuanto bueno he podido?

»Tal es mi conducta y, sin embargo, Meleto, tú me acusas de pervertir a la juventud. Pero todos sabemos en qué consisten tales corrupciones: dime si conoces a uno solo de esos jóvenes que con mis lecciones se haya pervertido; que siendo religioso se haya hecho un impío; que de moderado se haya tornado violento; de reservado, en pródigo; de sobrio, en amante de la crápula; de trabajador, en perezoso; uno solo que se haya entregado a pasiones vergonzosas.

—¡Sí, por Zeus! Conozco a algunos a quienes has seducido hasta el punto de que siguen con más confianza tus consejos que los de sus padres.

—Lo confieso —dijo Sócrates—; pero en lo relativo a la educación moral, que, como ellos saben, es el asiduo objeto de mis desvelos. También en lo que conviene a la salud seguimos mejor los consejos de los médicos que los de nuestros padres; y vosotros todos, atenienses, miráis en las asambleas a los que hablan en ellas con superior ilustración, con más predilección que a los que se hallan unidos a vosotros por los vínculos de la sangre; así como en las elecciones de generales preferís los varones más hábiles en el arte de la guerra, no solo a vuestros padres y a vuestros hermanos, sino, ¡por Zeus!, aun a vosotros mismos.

—Ese es el uso, y así conviene a la patria —replicó Meleto.

—Pues entonces —dijo Sócrates—, ¿no te parece digno de admiración, siendo en todos los asuntos los más hábiles considerados, no solo como iguales, sino como superiores a los demás, que yo, por ser tenido en la opinión de algunos como el mejor en lo que es el mayor bien de los hombres, la educación del espíritu, me haya de ver por tu causa condenado a muerte.

(Lo de conservar la vida creía que no debía pedirse con humillaciones; antes bien, estaba convencido de que era la ocasión oportuna de morir: y que era esta su convicción, claramente se vio después de pronunciada la sentencia. Se le invitó primero a que conmutase la pena capital por una multa , y ni accedió a ello ni permitió a sus amigos que la entregaran, pues decía que condenándose a una pena pecuniaria tenía que confesarse culpable. Quisieron luego sus amigos proporcionarle una huida; mas la rehusó también, y aun les preguntó, con cierto humor, si ellos tenían noticias de que hubiese fuera del Ática algún lugar inaccesible a la muerte.)

En fin, luego que la sentencia fue pronunciada, cuentan que se expresó así:

—¡Ciudadanos! Los sobornadores que han inducido al perjurio a los testigos que han depuesto en contra mía, y los que se han prestado al soborno, deben imprescindiblemente reconocerse culpables de una gran impiedad, de una tremenda injusticia. ¿Y sería decoroso que yo mostrara menos ánimo ahora que antes de haber sido condenado, yo que no estoy convicto de haber ejecutado nada de cuanto se me ha acusado? ¿Se me ha visto a mí, desertor del culto de Zeus y de Hera, y de los dioses y diosas, sacrificar a nuevas divinidades? ¿En mis juramentos, en mis discursos, me veis invocar otros dioses que los vuestros? Y por lo que hace a la juventud, ¿cómo yo he de pervertirla, cuando la acostumbro a la paciencia y a la frugalidad? Ninguno de esos crímenes contra los que la ley pronuncia la muerte —el sacrilegio, la perforación de muros, la venta de hombres, libres, la entrega de la patria —, ninguno de esos delitos me ha sido imputado por mis contrarios, por lo que me parece muy digno de extrañeza que vosotros hayáis podido encontrar en mi causa acción alguna que merezca la muerte. Mas yo no me creo por eso menos digno de estimación, pues muero inocente. No es el oprobio para mí, sino para los que me condenan. Por otro lado, me sirve de consuelo el destino de Palamedes, muerto de una manera semejante a la mía. Y en verdad, ¿hoy mismo no inspira cantos más hermosos este héroe que el propio Odiseo, que le hizo perecer injustamente? Estoy seguro que el tiempo pasado y los siglos venideros atestiguarán que no he hecho mal a nadie, que a nadie he pervertido, sino que he sido benéfico con mis discípulos, enseñándoles de buen grado lo bueno que he podido.

(Después de haber hablado así, se salió de la manera que correspondía a sus palabras: la mirada radiante, el exterior y la marcha majestuosa. Como advirtió que los que le acompañaban iban llorando, les dijo:)

—¿Y por qué es eso de llorar ahora? ¿Pues no sabíais, mucho tiempo ha, que la naturaleza desde que vine a la vida tenía decretada mi muerte? ¡Y si se tratase de que, rodeado de goces, tuviera que morir prematuramente, ciertamente que debía ser un motivo de aflicción para mí y para mis amigos; pero si voy a dejar la vida cuando ya solo sufrimientos debo esperar en ella! Creo, pues, que, al verme a mí contento, debéis participar de mi alegría todos vosotros.

—Pues yo me sublevo contra esa sentencia —dijo Apolodoro, hombre sencillo que le era muy adicto y que estaba allí presente—, porque veo que mueres injustamente.

—Queridísimo Apolodoro —contestó Sócrates, pasándole la mano cariñosamente por la cabeza—, pues ¿por ventura querríais mejor verme morir con justicia que con inocencia?

(Por mi parte, cuando considero la sabiduría e inmensa grandeza de aquel hombre, no puedo menos de recordarle, y con mi recuerdo tributarle mis alabanzas: y si alguien que sea amante de la virtud se ha encontrado con un hombre más útil que el sabio de Atenas, desde luego declaro que ese es el más afortunado de los mortales.)

______

Fuentes:

//https://www.paginasobrefilosofia.com/html/Bachi2/Grecia2/socmili.html

//https://academialatin.com/literatura-griega/apologia-socrates-jenofonte/

Sobre la Apología de Sócrates, de Platón.

Síntesis: gerardomorah

Los discursos de los acusadores no son transcritos por el autor. A continuación Sócrates contesta y rebate las acusaciones.

Es la primera vez en setenta años que comparece ante un tribunal de justicia.

Antes de la presente acusación formal, lo fue mediante rumores y calumnias sembrados durante largo tiempo por envidias y malicias de aquellos que se ofendieron por los resultados de los cuestionamientos realizados por Sócrates.

Todo comenzó un día que Querefón viajó a Delfos y preguntó al Oráculo si había un hombre más sabio que Sócrates, la Pythia le respondió que no había ninguno. ¿Qué es lo que quería decir el Dios? Si sabía que en él no existía semejante sabiduría ni grande ni pequeña.

Se propuso indagar en los hombres considerados sabios. Primero fue con un político que creía conocer lo que es bueno y lo que es bello, pero en realidad no lo conocía, se ganó el odio de ese hombre y de sus amigos cercanos. Sócrates no creía conocer lo que no sabía.

Fue con otro personaje al que se tenía por más sabio que el otro, tampoco lo era, y nuevos enemigos se granjeó. Buscando el sentido del oráculo fue con los poetas y luego con los dramaturgos, y encontró que dicen muy buenas cosas sin entender lo que dicen.

Pasó a indagar con los artistas, con las mismas conclusiones. De todo esto surgieron odios y enemistades peligrosas.

Todos los que le escuchan creen que sabe todas las cosas sobre las que descubre la ignorancia de los demás. Piensa que sólo Dios es el verdadero sabio y que esto es lo que ha querido decir el oráculo. Que toda la sabiduría humana no es gran cosa o que no es nada.

La acusación actual de Melito, representando a los poetas; Anito, a los políticos, y Licón, a los oradores. Tiene su antecedente en los hechos antes narrados.

La acusación dice: “Sócrates es culpable, porque corrompe a los jóvenes; porque no cree en los dioses del Estado, y porque en lugar de éstos, pone divinidades nuevas bajo el nombre de demonios”.

Durante el juicio público estuvieron presentes varios de los padres de los jóvenes que se acercaban a él. A ellos correspondía la acusación y los reclamos de corrupción sobre sus hijos, y ninguno de ellos lo tenían en ese concepto. De igual manera cualquiera podía testimoniar haberlo visto realizando las ofrendas o sacrificios a los dioses públicos en la ciudad. Sobre su daimon interior, era su guía ética ante situaciones complicadas o críticas como la presente, y que no lo dejó preparar un texto de defensa.

El roce con los malos causa mal y el roce con los buenos causa bien. Si convierte en malos a los que le rodean, se expone a recibir mal.

Un hombre de valor no toma en cuenta los peligros de la vida o de la muerte, lo que mira en todos su procederes es que si lo que hace es justo o injusto, si es acción de un hombre de bien o de un malvado.

Todo hombre que ha escogido un puesto que ha creído honroso, o que ha sido colocado en él por sus superiores, debe mantenerse firme y no debe temer ni la muerte ni lo que haya de más terrible, anteponiendo a todo el honor.

Mal se vería si después de haber expuesto su vida tantas veces en las guerras en Potidea, Anfipolis y Delio, ahora que el Dios le ha ordenado pasar sus días en el estudio de la filosofía, estudiándose a sí mismo y estudiando a los demás, abandonase este puesto por miedo a la muerte o a cualquier otro peligro.

Nadie conoce la muerte ni sabe si es el mayor de los bienes para el hombre. Sin embargo se la tiene como si se supiese con certeza que es el mayor de todos los males.

Cometer injusticias y desobedecer al que es mejor y está por encima de nosotros, sea Dios, sea el hombre, es lo más criminal y vergonzoso. Por lo mismo, no temerá ni huirá de males que no conoce y que son quizá verdaderos bienes; pero temerá y huirá siempre de males que sabe con certeza que son verdaderos males.

Si se le declara absuelto a condición de cesar de filosofar y de hacer las indagaciones acostumbradas, responderá que obedecerá antes a Dios que a los hombres, y que mientras viva no cesará de filosofar, dándoles siempre consejos.

Toda su ocupación es trabajar para persuadir a los jóvenes y a los viejos, que antes que el cuidado del cuerpo y de las riquezas, antes que cualquier otro cuidado, es el del alma y su perfeccionamiento.

La virtud no viene de la riqueza, sino por el contrario, la riqueza viene de la virtud y que es de aquí de donde vienen los demás bienes públicos y particulares.

Es incapaz de someterse a nadie, yendo contra lo que es justo por temor a la muerte.

La única cosa que se ha propuesto toda su vida en público y en particular es no ceder ante nadie, sea quien fuere, contra la justicia, ni ante esos mismos tiranos que sus calumniadores quieren convertir en sus discípulos.

No le parece justo suplicar al juez ni hacerse absolver a fuerza de súplicas. Es preciso persuadirlo y convencerlo, porque el juez no está sentado en su silla para complacer violando la ley, sino para hacer justicia obedeciéndola.

Está mas persuadido de la existencia de Dios que ninguno de sus acusadores; y es tan grande la persuasión que se entrega a ellos y al Dios de Delfos, a fin de que se le juzgue como crean mejor.

Abriga la convicción de no haber hecho jamás el menor daño a nadie, queriéndolo y sabiéndolo.

Sócrates es declarado culpable, él se condena a pagar una multa de treinta minas, los jueces deliberan y lo condenan a muerte.

No es lo difícil evitar la muerte, lo es mucho mas evitar la deshonra, que marcha mas ligera que la muerte.

No hay ningún mal para el hombre de bien ni durante su vida ni después de su muerte, y que los dioses tienen siempre cuidado de cuánto tiene relación con él.

______

Larroyo, Francisco: “Platón, diálogos”, Editorial Porrúa, México 1975.

Sócrates, Aristóteles y la impiedad.

gerardomorah

Se acusó de impiedad a: Protágoras, Anaxágoras, Sócrates, Aristóteles, Friné la hetaira.

El delito de impiedad contenía varios supuestos, y eran:

1.- Adorar a dioses extranjeros,

2.- Crear nuevos dioses,

3.- Revelar los misterios de los cultos,

4.- Promover el odio a la religión,

5.- Violar los templos,

6.- Desarraigar los olivos sagrados, (símbolo de Atenea),

7,- Perturbar las ceremonias, es decir, molestar, interrumpir, protestar en medio de uno de los rituales de sacrificio,

8.- Rebelarse contra la autoridad del sacerdote,

9.- No enterrar a los muertos,

10.- El asesinato,

11.- El incesto,

12,- La violencia contra los padres,

13.- Traición a la patria en sentido militar,

14.- No creer en las cosas divinas o impartir enseñanzas sobre los fenómenos celestes (dirigido a Anaxágoras).

La acusación podía ser realizada por cualquier ciudadano y sugerir la pena que se debería imponer. Luego que se decidía que había un caso ante el cual debía darse una respuesta, el Arconte o juez instructor de las causas, citaba al acusado, mediante el sicofante, para presentarse ante un jurado de ciudadanos atenienses, para contestar los cargos. El jurado era seleccionado por lotería, el número era de 501 para juicios públicos.  Primero hablaba el acusador y luego el acusado. Una vez emitida la resolución, si era condenatoria,  el condenado tenía  el recurso de apelar en demanda de una pena más suave o contraponer otro castigo al exigido, como el destierro o el pago de una multa. Y exigir una nueva votación. La apelación debía hacerse humildemente, con lamentos  e imploraciones, como era costumbre en casos semejantes.

Sócrates nació en Atenas (470 a. C.), fue un ciudadano ateniense, un filósofo de rigor lógico que creó el método socrático, compuesto por la ironía socrática (un interrogatorio) y la mayeútica (el arte de Sócrates consiste no en proporcionar el conocimiento, sino en ayudar al alma de los interrogados a dar a luz los conocimientos de que están grávidas). Empleaba una lógica inductiva para ello.

El oráculo de Delfos, a pregunta expresa, declaró a Sócrates como el hombre más sabio de Atenas. Y Platón, uno de sus discípulos dijo que había sido el hombre más justo, más bueno y más sabio.

Fue tutor de los posteriormente antidemocráticos de Atenas Alcibiádes y Critias.

Anito, Meleto y Licón, lo acusaron formalmente de: Falta de creencia en los dioses. Tratar de introducir nuevos dioses. Corrupción de la juventud. El jurado popular lo declaró culpable. Sócrates, mantuvo con firmeza sus convicciones y la pena de muerte solicitada por los acusadores se mantuvo firme. Murió serenamente a los setenta años después de injerir el preparado de cicuta. Su trabajo y obra habían concluido. Creía en el imperio de la ley y se consideraba un ciudadano que se sometía a ella, con sus aciertos y errores. Cuando sus amigos y sus discípulos le propusieron huir se negó, no temía a la muerte y sus enseñanzas y forma de reflexionar podrían ser demeritadas.

Algunas opiniones son en el sentido de que fue eliminado por el poder político-religioso en un momento coyuntural después de que durante algunos meses, un grupo pro-espartano con Critias a la cabeza, había derrocado la democracia e impuesto un gobierno oligárquico. Sócrates pensaba que cada hombre debía someter a examen los conceptos por los que se conducía en la vida y no aceptarlos como verdades incólumes e irrefutables. Criticó la práctica ateniense de elecciones de grupo. Consideraba que vivir las virtudes era más importante que el culto dado a los dioses. Realizó referencias a su daimon que le indicaba cómo obrar correctamente en cada situación (para Antístenes, discípulo de Sócrates, el daimon socrático es identificado con la conciencia moral y la capacidad de ensimismamiento).

Aristóteles, hijo de Nicómano médico y amigo del rey Amintas III de Macedonia, nació en Estagirita (384 a. C.) entonces perteneciente a Macedonia. En Atenas fue un extranjero, un Meteco. Discípulo de Platón. Filósofo de rigor lógico, fundó la escuela peripatética y formuló el silogismo de la lógica formal deductiva.

Fue maestro del futuro Alejandro Magno, hijo de Filipo II de Macedonia.

Con la muerte de Alejandro Magno, se reavivaron los ánimos antimacedonios en Atenas. Sobre Aristóteles pesaba una acusación de impiedad, por haber compuesto un himno en recuerdo a su suegro, el filomacedonista Hermias, y temió convertirse en chivo expiatorio de la ira ateniense contra el imperio del norte.

La tradición atribuye a Aristóteles la frase: “no quiero que los atenienses cometan un segundo crimen contra la filosofía” al momento de abandonar la ciudad de Atenas.

Fuentes:

Eastman, Max: El hombre más justo, más bueno, más sabio, en: “Genios y figuras, Reader’s Digest”, México 1993, 349 pp.

Ponsati-Murlà, Oriol: “Aristóteles. El hombre feliz y la sociedad justa son los que buscan el equilibrio entre los extremos”, RBA editores, México 2020, 153 pp.

//https://www.anaminecan.com/post/el-delito-de-impiedad-en-la-grecia-clásica

//https://laicismo.org/la-impiedad-de-socrates-fue-su-condena/11257

//https://es.wikipedia.org/wiki/Juicio_de_Sócrates

//https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-antigua/20200703/482054362631/socrates-grecia-atenas-juicio-cicuta-filosofia-platon.html

//https://decisionconsciente.wixsite.com/inicio/post/socrates-y-su-daimon

//http://www.paginasobrefilosofia.com/html/daimon.html