Profecía sobre la Federación. Fray Servando Teresa de Mier.

Sesión del segundo Congreso Constituyente, interrumpido el primero un año atrás por el Capricho de Iturbide, finales de 1823. El país salía de una larga lucha independentista y no soportaría otra revuelta o una intervención extranjera.

Discurso. Profecía sobre la Federación.

Fray Servando Teresa de Mier.

Síntesis: gerardomorah

Señor: Antes de comenzar digo: voy a impugnar el articulo 5º, o de república federada en el sentido del 6º. que la propone compuesta de Estados soberanos e independientes.

….

Son conocidos mis escritos en favor de la independencia y libertad de la América; son públicos mis largos padecimientos, y llevo las cicatrices en mi cuerpo.

Puedo errar en mis opiniones, este es el patrimonio del hombre; pero se me haría suma injusticia en sospechar de la pureza y rectitud de mis intenciones.

….

No seria mucho avanzar si dijese que seis mil ejemplares esparcidos en la nación de mi Memoria política instructiva, dirigida desde Filadelfia a los jefes independientes de Anáhuac, generalizaron en él la idea de la república, que hasta el otro día se confundía con la herejía y la impiedad. Y apenas fue licito pronunciar el nombre de república cuando yo me adelante a establecerla federada en una de las bases del proyecto de constitución mandado circular por el Congreso anterior.

Se nos ha censurado de que proponíamos un gobierno federal, en el nombre, y central en la realidad. Yo he oído hacer la misma crítica del proyecto constitucional de la nueva comisión. Pero ¿qué no hay más de un modo de federarse?

La prosperidad de esta república vecina ha sido, y está siendo el disparador de nuestra América porque no se ha ponderado bastante la inmensa distancia que media entre ellos y nosotros. Ellos eran ya Estados separados e independientes unos de otros, y se federaron para unirse contra la opresión de la Inglaterra; federarnos nosotros estando unidos, es dividirnos y atraernos los males que ellos procuraron remediar con esa federación.

Aquél era un pueblo nuevo, homogéneo, industrioso, laborioso, ilustrado y lleno de virtudes sociales, como educado por una nación libre; nosotros somos un pueblo viejo, heterogéneo, sin industria, enemigos del trabajo y queriendo vivir de empleos como los españoles tan ignorante en la masa general como nuestros padres, y carcomido de los vicios anexos a la esclavitud de tres centurias. Aquél es un pueblo pesado, sesudo, tenaz; nosotros una nación de veletas, si se me permite esta expresión; tan vivos como el azogue y tan movibles como él. Aquellos Estados forman a la orilla del mar una faja litoral y cada uno tiene los puertos necesarios a su comercio; entre nosotros sólo en algunas provincias hay algunos puertos o fondeaderos, y la naturaleza misma, por decirlo así, nos ha centralizado.

Querer desde el primer ensayo de la libertad remontar hasta la cima de la perfección social, es la locura de un niño que intentase hacerse hombre perfecto en un día. Nos agotaremos en el esfuerzo, sucumbiremos bajo una carga desigual a nuestras fuerzas.

¿Qué, pues, concluiremos de todo esto?, se me dirá. ¿Quiere usted que nos constituyamos en una república central? No. Yo siempre he estado por la federación, pero una federación razonable y moderada, una federación conveniente a nuestra poca ilustración y a las circunstancias de una guerra inminente, que debe hallarnos muy unidos.

Dirán los señores de la comisión, porque ya alguno me lo ha dicho, que ese medio que yo opino es el mismo que sus señorías han procurado hallar, pero con licencia de su talento, luces y sana intención, de que no dudo, me parece que no lo han encontrado todavía. Han condescendido con los principios anárquicos de los jacobinos, la pretendida voluntad general numérica o quimérica de las provincias y la ambición de sus demagogos. Han convertido en liga de potencias la federación de nuestras provincias. Dese a cada una esa soberanía parcial, y por lo mismo ridícula, que se propone en el artículo 6º, y ellas se la tomarán muy de veras. Cogido el cetro en las manos, ellas sabrán de diestro a diestro burlarse de las trabas con que en otros artículos se pretende volvérsela ilusoria.

Son notorios los excesos a que se han propasado las provincias desde que se figuraron soberanas.

No hay que espantarse, me dicen, es una cuestión de nombre. Tan reducida queda por otros artículos la soberanía de los Estados, que viene a ser nominal. Sin entrar en lo profundo de la cuestión, que es propia del artículo 6°, y de mostrar que residiendo la soberanía esencialmente en la nación, no puede convenir a cada una de las provincias que está ya determinado la componen; yo convengo en que todo país que no se basta a sí mismo para repeler toda agresión exterior, es un soberanuelo ridículo y de comedia.

Bien expreso está en el mismo artículo 6°, se me dirá, que esa soberanía de las provincias es sólo respectiva a su interior.

Eso del interior tiene una significación tan vaga como inmensa, y sobrarán intérpretes voluntarios, que alterando el recinto de los congresos provinciales, según sus intereses, embaracen a cada paso y confundan al gobierno central.

No, no. Yo estoy por el proyecto de bases del antiguo Congreso. Allí se da al pueblo la federación que pide, si la pide; pero organizada de la manera menos dañosa, de la manera más adecuada, como antes dije ya, a las circunstancias de nuestra poca ilustración, y de la guerra que pende sobre nuestras cabezas, y exige para nuestra defensa la más perfecta unión. Allí también se establecen congresos provinciales aunque no tan soberanos; pero con atribuciones suficientes para promover su prosperidad interior, evitar la arbitrariedad del gobierno en la provisión de empleos y contener los abusos de los empleados. En esos congresos irán aprendiendo las provincias la táctica de las asambleas y el paso de marcha en el camino de la libertad, hasta que progresando en ella, cesando el peligro actual y reconocida nuestra independencia, la nación revisase su constitución, y guiada por la experiencia fuese ampliando las facultades de los congresos provinciales, hasta llegar sin tropiezo al colmo de la perfección social. Pasar de repente de un extremo al otro, sin ensayar bien el medio, es un absurdo, un delirio; es determinar, en una palabra, que nos rompamos las cabezas. Protesto ante los cielos y la tierra que nos perdemos si no se suprime el artículo de soberanías parciales. Actum est de republica. Señor, por Dios, ya que queremos imitar a los Estados Unidos en la federación, imitémoslos en la cordura con que suprimieron el artículo de Estados soberanos en su segunda constitución.

Habrá guerra civil, ¿y tardará en haberla si sancionamos esa federación, o más liga y alianza de soberanos independientes? Si como dice el proverbio, dos gatos en un saco son incompatibles, ¿habrá larga paz entre tanto soberanillo, cuyos intereses por la contigüedad han de cruzarse y chocarse necesariamente? ¿Es acaso menos ambicioso un pueblo soberano que un soberano particular?

No, no es la falta de constitución y leyes lo que se trae entre manos con tanta agitación, es el empeño de arrancarnos el decreto de las soberanías parciales, para hacer después en las provincias cuanto se antoje a sus demagogos. Quieren los enemigos del orden que consagremos el principio para desarrollar las consecuencias que ocultan en sus corazones, embrollar con el nombre al pueblo y conducirlo a la disensión, al caos, a la anarquía, al enfado y a la detestación del sistema republicano, a la anarquía, a los Borbones o a Iturbide.

Concluyo, señor, suplicando a V. Sob. se penetre de las circunstancias en que no hallamos. Necesitamos unión, y la federación tiende a desunión; necesitamos fuerza, y toda federación es débil por su naturaleza; necesitamos dar la mayor energía al gobierno, y la federación multiplica los obstáculos para hacer cooperar pronta y simultáneamente los recursos de la nación. En toda república, cuando ha amenazado un peligro próximo y grave se ha creado un dictador, para que reunidos los poderes en su mano, la acción sea una, más pronta, más firme, más enérgica y decisiva. ¡Nosotros, estando con el coloso de la Santa Alianza encima, haremos precisamente lo contrario, dividiéndonos en tan pequeñas soberanías!

Fuente: Villegas Moreno Gloria y Miguel Ángel Porrúa Venero (Coordinadores) Margarita Moreno Bonett (1997). “De la crisis del modelo borbónico al establecimiento de la República Federal”. Enciclopedia Parlamentaria de México, del Instituto de Investigaciones Legislativas de la Cámara de Diputados, LVI Legislatura. México. Primera edición, 1997. Serie III. Documentos. Volumen I. Leyes y documentos constitutivos de la Nación mexicana. Tomo I. p. 305.

 

https://www.memoriapoliticademexico.org/Textos/2ImpDictadura/1823DSTM-ProfFed.html

Sobre la tabla rasa.

No nacemos en blanco, ya traemos  ciertas características propias, un impulso o intensidad o ritmo particular; lo mínimo para sobrevivir al nacer es innato; nuestras potencias y debilidades son innatas. Nacemos como proyectos potenciales.

No nacemos como una tabla vacía, sino  como un cajón o recipiente recolector. ¿Qué es lo que se recolectará? Experiencias del mundo de vida, propias y ajenas pero cercanas.

No nacemos buenos o malos, vamos siendo conforme nuestro contexto. Nuestro ámbito lo  vemos en los espejos a nuestro alrededor y lo damos como válido sin juzgarlo o ponerlo en entredicho. Somos lo que vivimos. También podemos ser lo que aspiramos a vivir.

Recorremos un camino propio que no preexiste, lo vamos construyendo con nuestras decisiones, metas, esperanzas, experiencias felices o infelices. Paso a paso ese camino va tendiendo hacia una dirección u otra, puede ser muy difícil o no tanto, atrás va quedando la huella del camino y la memoria de lo acontecido.

Dentro de las experiencias que se van sucediendo a nuestro alrededor y las de la propia vida, hay un proceso de aprendizaje, un crecimiento personal, un enriquecimiento de mente y sentimiento. Una progresión como persona, útil en la toma de decisiones o en la comprensión de los hechos y situaciones.

De la experiencia con el otro, con los demás, con chicos, con grandes, con amores, con amigos, con enemigos; a la manera del dibujo de las manos que se dibujan la una a la otra, la influencia que damos y la que recibimos nos va dibujando como personas, nos va creando y recreando.

Si todo es nuevo bajo el sol seguiremos aprendiendo y acumulando experiencias a lo largo de los año. Si nada es nuevo bajo el sol nos quedaremos fijos e inamovibles en el tiempo.

Las  experiencias más profundas, las que dan vuelta a nuestra vida, la que nos hacen trascender a otra dimensión o estadio, son las que resultan de las situaciones dolorosas, aquellas que nos quebrantan, que nos quitan velos de nuestra conciencia.

Una de las finalidades de la vida, del camino recorrido, de la ruta escogida, del tejido de experiencias, de los errores y aciertos, de lo bueno y lo malo realizado; todo en conjunto tiene como fin último, hacernos crecer como personas, hacernos un grado más humanos.

 

El regreso de Pichicuas, basado en un cuento de Sergio.

Versión de gerardomorah

“Primero Dios”. Antes no me encomendaba, lo aprendí de la ternura de mi madre y de la paciencia y dos buenos chanclazos bien dados y mejor recordados por parte de mi rudo padre; dos métodos pedagógicos complementarios muy efectivos.

Llegaron a la tienda cercana a la escuela, las canicas, iniciando la temporada de los juegos con estas bolitas de vidrio.

A la hora del recreo nos dirigimos a la sombra de la fronda de los jinicuiles que no estaban cargados de vainas por no ser la época.

Estábamos Eduardo, Mauricio, Nery, Silva, Jesús y yo. Eduardo era el mejor jugador de canicas y el más veloz corriendo. Mauricio era como su asistente, en todo le ayudaba. Nery era hijo de un doctor y podía comprarse las canicas por bolsa, además era amigo de la niña más bonita del salón. Silva era callado y estudioso. Jesús era muy amigo mío, me invitaba a su casa porque detrás de ella corría el arroyo que tanto me gustaba, de poco tiempo para acá había cambiado los juegos por platicar con las compañeritas.

­­­_Las reglas son la siguientes_ nos dijo Eduardo.

“Dibujamos sobre la tierra un círculo de dos cuartas de ancho, debemos lanzar las canicas sobre la orilla de ese círculo para ver el orden de lanzamiento, mientras más cerca primero en orden.

Depositamos tres canicas cada uno dentro del círculo; un cayuco o tonina vale dos ágatas o cuatro agüitas, un ágata vale dos agüitas, esas canicas son nuestras ganancias o pérdidas.

Las canicas que lanzamos son los tiritos o golpeadoras, esas no se pierden ni se ganan, si quedan en el interior del círculo se ahogan y deben salir del círculo para poder seguir siendo los tiritos o golpeadoras; pueden salir porque las saque otro jugador o porque en nuestro turno con otra canica la saquemos.

La finalidad del juego es sacar las canicas del círculo para ganarlas, sin quedar ahogados, si no lo logramos, sigue el turno del siguiente jugador.

No están permitidos los balines como tiritos porque dañan las canicas.

Los lanzamientos o tiros pueden ser a ras de tierra rectos o bombeados; a media altura apoyando la mano sobre la muñeca de la otra mano apoyada sobre los dedos; a gran altura sujetando una mano a la otra que lanza la canica.”

Procedimos a limpiar de piedritas el suelo, a buscar la vara para dibujar el círculo, a obtener el orden de tiro.

En eso estábamos cuando vimos llegar a Pichicuas. Durante el años lectivo no estuvo con nosotros, se ausentó del pueblo junto con su madre. Recuerdo su casa en una zona de cuartos amarillos y verdes con una escalera muy larga; de allí me surgió la idea de que además de maestro o bombero, podría ser arquitecto y construir escaleras sin fin con descansos largos.

_ ¿Cómo estás?_

_ ¿ Vas a regresar a la escuela?_

_ ¿Quieres jugar con nosotros?_ Preguntábamos atropelladamente, uno tras otro.

Nos dijo que iba a regresar a la escuela revalidando materias de la otra escuela en la que había estado, su madre hacía el trámite en ese momento.

Le proveímos de canicas y un tirito y comenzamos a jugar.

Pronto fuimos hechos a un lado, el duelo era entre Eduardo y Pichicuas; los estilos eran muy distintos, el primero era muy intenso, pasional, de fuerza; el segundo más técnico, fino, suave, de cálculo. Eduardo fue cegado por la ambición de  ganar la tonina y el rebote lo dejó ahogado, entonces brilló la gloria de Pichicuas, primero sacó el tirito de Eduardo y se lo entregó, luego, después de estudiar la posición de la tonina la sacó pegándole en el vértice derecho y haciéndola rodar suavemente. Lo demás fue muy sencillo desde el punto de vista del que sabe hacerlo y tiene la habilidad, sacó todas las canicas unas en solitario y otras en carambola.

Al terminar el juego nos regresó a todos cada canica.

_ Son tuyas, las ganaste a ley_ le dijo Eduardo.

Sonrío y no dijo: las canicas eran suyas y ahora siguen siendo suyas, yo no las necesito porque les tengo a ustedes, y dándonos las gracias se fue.

Siendo iguales entre los iguales, siempre nos inspiraba respeto, con su mirada franca y caminar firme. Con todavía desconcierto, vimos cómo se alejaba con su cara limpia y frente amplia y despejada que albergaba sus sueños de niño.

____

Basado en un cuento de Sergio cuando cursé el sexto año de primaria, su cuento sobre Pichicuas que jugaba a las canicas ganó el concurso de cuento de la escuela.

El viaje, cuento del siniestro Dr. Mortis.

Versión de gerardomorah.

El ascenso al avión fue un preludio del viaje por el cielo. El pequeño toño por primera vez iba a viajar por el aire en un día soleado de lo más bello. Sus manitas sujetaban el pasamanos y asientos con suavidad, los olores eran extraños, antisépticos, plásticos y el camino laberíntico.

Los asientos en su mayoría estaban ocupados por gente mayor de todo tipo, no había más niños curiosos como él. La inquietud y el nerviosismo terminaron por agotarlo y sumergirlo en un profundo y largo sueño.

Una fuerte sacudida lo sacó del plácido mundo onírico y lo devolvió a la realidad. La turbulencia zarandeó fuertemente la nave plateada con franjas rojiverdes.

Al cabo de unos minutos la vibración cesó y hubo una calma más pronunciada de lo normal.

Pequeño toño notó un cambio, como si su avión hubiese sido sustituido por otro. Ahora los olores abundaban, rancios, dulzones, ácidos, salados. Un fuerte murmullo se había hecho presente. El movimiento ambulatorio no cesaba y era sumamente incómodo.

De manera imperceptible cada pasajero fue transformándose en un ser grotesco primero hasta llegar a causar verdadero temor por su aspecto.

En algún momento dentro de esta anormalidad, comenzaron a verlo con curiosidad, todos, por algún motivo desconocido, y a murmurar sobre él.

Curiosidad burlona, malsana, excluyente, discriminatoria. ¿Quién puede ser capaz de herir el corazón de un niño?

Fingió dormir e ignorar lo que acontecía y eso hizo hasta el final del viaje.

El avión llegó a su destino y la escalerilla esperaba a los pasajeros.

Pequeño toño apareció en la puerta, temeroso pero aliviado, y comenzó el descenso.

Su pequeño cuerpo asimétrico se bamboleaba con cada escalón que recorría, sus pequeñas manitas con tres dedos regordetes y rojizos acariciaban el pasamanos; estaba contento, sobre su boca amplia colgaba una lengua delgada y babeante. El sor irradiaba con calidez su energía.

____

Basado en un comic del Siniestro Dr. Mortis, de hace 40 años, cuya idea general guardo en la memoria.

“La rebeldía de pensar”, de Óscar de la Borbolla.

Video en youtube.

Síntesis de gerardomorah

¿Qué es pensar?

1.- Pensar es relacionar, cosas, personas, ideas, valores, conceptos, teorías, etc., para encontrar puntos comunes.

La relación permite la identificación, lo propio de algo, el ámbito de ese conjunto, la delimitación de elementos, etc.

2.- Permite la generación de conceptos  y universales. Ejemplo: la mortalidad, x, y, z con mortales

3.- Deducción de lo universal a lo particular.

4.- Inducción, generalización de la particular a lo universal.

5.- Sentido crítico. Comparar dos cosas diferentes, para encontrar las diferencias; no relaciona cosas comunes.

El pensamiento positivo se expresa como: si los hombres destacan en los premios Nóbel de Física es porque son más capaces que la mujeres.

El pensamiento negativo investiga las condiciones que hubieran cambiado el discurrir de los hechos, ejemplo, la limitación del estudio de las mujeres les impidió descollar en historia, ciencias, matemáticas, etc. Es dialéctico este pensamiento.

El pensar es como la caminata, que nos lleva a un lugar y nos beneficia en la salud. El pensar también nos lleva a por un camino hacia una meta y nos genera beneficios de salud, salud mental.

Se piensa para resolver un problema, y se le da vueltas al asunto hasta encontrar un hilo para resolverlo y encontrar la verdad, una vez resuelto el problema se deja de pensar.

La verdad es un escalón que pronto se convierte en un descanso en la larga escalera de la búsqueda.

El peldaño más alto del pensar es la duda. Es decir la negación de la negación. Pongo en duda la verdad a la que había llegado.

El escepticismo, la incertidumbre nos vuelven más amables, más tolerantes. Cuando alguien está seguro de su verdad cree que eso es lo bueno y  lo quieren imponer a los demás.

La verdad contiene un germen que convierte  a las personas en seres fanáticos que tienden a querer imponer por la fuerza a los demás esas verdades.

La duda es lo que nos hace falta para establecer una relación en un mundo tan diverso como el nuestro.

Hemos llegado a una época en que ni la ciencia puede sostener sus verdades de manera permanente.

La validez de las teorías depende de su capacidad de predicción, como en la física. No puede conocerse todo a fondo pero se puede interactuar con la naturaleza.

Si la ciencia ha abandonado la verdad con mayor razón las personas comunes pueden abandonar sus verdades morales, verdades políticas, verdades sexuales, etc.

En la posmodernidad podemos vivir con nuestras diferencias.

Facilitar la convivencia de los distintos, esa es la finalidad de la rebeldía de pensar, quizá no sea posible que formemos un coro, pero la individualidad de cada uno está terriblemente masificada, estamos divididos en los que le van al América y los que le van a las Chivas. Los fifís y los chairos, los de la derecha y los de la izquierda, los de arriba y los de abajo. Simplificamos la realidad, usamos disfrace.

Estamos divididos en bloques, hombres contra mujeres,

La polarización es peligrosa para México, por encima de nosotros está México.

Necesitamos vasos comunicantes para evitar esas polarizaciones.

Es saludable dudar de las propias convicciones. Cuando dudamos de nuestra convicciones podemos entablar un dialogo con el diferente, con el otro.

La caída de la  Unión Soviética también provocó el fin de las utopías.

Vivimos una paradoja, tenemos el futuro al alcance y nos limitamos a darle la espalda concentrados en la tecnología, en las redes, perdiendo la vida.

Stephen hawking, expresó: toda verdad depende del modelo. Es su conclusión.

Acuerdo de Copenhague, para poner en orden a los científicos, en resumen dice ese acuerdo: cállate y calcula. No especules.

En la física cuántica la luz se comporta como onda o como partícula dependiendo del observador, si el físico tiene una postura previa la luz se comportará según su postura. Actualmente un tercio de la economía mundial depende de la física cuántica. Estamos manipulando la naturaleza sin saber si esa es la naturaleza.

En la edad media, la verdad se definía como la adecuación de la racionalidad con la cosa, mi lógica y mi ontología son la misma cosa, ser y pensar son la misma cosa, como yo lo pienso estoy descubriendo la racionalidad de lo real, si coinciden esa es la verdad.

En la actualidad yo articulo los datos de la realidad, les articulo un algoritmo, algo que los relacione, y ese es mi modelo científico. ¿Tiene que ver con la realidad? quien sabe, es mi modelo y si prevé resultados es mejor que el tuyo.

El modelo se arma ordenando los datos.

Relación entre el pensamiento y la felicidad.

Salomón en el Eclesiastés decía; mientras más conocimiento se acumula más infeliz se es. Pero era el elegido de Dios, y tenía una carga de responsabilidad muy pesada, cualquiera de nosotros no somos los elegidos y no tenemos esa presión.

Mientras estamos aquí estamos vivos, si nacimos por casualidad eso no importa.

Ya que estamos aquí es bueno llegar a saber el enorme milagro que es la vida.

_____

 

La nueva Eva, cuento.

Versión de gerardomorah

Al sexto día de la creación Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, antes de eso creó la tierra, el mar, el cielo, las estrellas, los animales y plantas, y a todos dio nombre, pero se reservó el suyo.

Pero faltaba algo que culminara su obra portentosa, Adán, el primer hombre estaba solo y por sí mismo no poblaría nunca la tierra.

Faltaba una compañera o una madre de los hijos de Adán.

En el primer intento creó a Lilith, una compañera a la par de Adán, pero estaba adelantada a su tiempo por sostener la igualdad universal de los géneros y por ello no toleraba las imposiciones del señor Adán quien quería una compañera, amante, empleada y sumisa mujer. Consecuentemente lo abandonaron a su suerte y quedó solo nuevamente.

En el segundo intento creó a Eva, una compañera muy sofisticada por ser multitarea y con gran capacidad de adaptación al rigor de los hombres, del tipo de matrimonio para toda la vida. Había acertado para multiplicar la semilla humana.

La complejidad en la mujer aún hoy día es objeto de estudio, como una fórmula matemática no encontrada, como una piedra preciosa de nombre desconocido, como una orquídea de formas armoniosas, como una melodía con instrumentos no identificables.

Dios quedó muy satisfecho, y muy cansado, con todo lo creado y con su culminación, por ello decidió descansar el domingo, pero un domingo de milenios.

Todo aquel que use el nombre de Dios para justificar sus ignominias, matanzas, cruzadas, purgas, exterminios, segregaciones, etc. no pueden ser oídos ni justificados porque el ser invocado está dormido, la creación y Eva lo agotaron.

____

Cuento escuchado en Youtube durante una conferencia de Óscar de la Borbolla.

Cuento Sufí contado por Óscar de la Borbolla.

En una remota geografía de la India, dos pequeños poblados vecinos convivían de muy mala manera, prácticamente en guerra perpetua.

Un día, se corrió la voz de que uno de los poblados sería atacado a través de la artes del brujo enemigo, se atacaría por un punto vital de esa comunidad, el agua.

Se contaminaría con una pócima muy poderosa que provocaría la locura de todo aquel que bebiera el agua del río.

Se cuenta que un indio procuró almacenar y guardar gran cantidad de agua en una cueva para evitar caer bajo los efectos de la pócima.

La amenaza se cumplió y todos los que bebieron perdieron la razón, menos nuestro protagonista que fue testigo de la transformación de sus vecinos.

Y sucedió que esos vecinos notaron que nuestro protagonista era diferente, que no se comportaba igual que ellos, que los veía raro y se comportaba de igual manera.

Y comenzaron poco a poco a hostigarlo, a tratarlo mal, a rechazarlo, a perseguirlo.

Finalmente, otro día nefasto, el protagonista se dirigió al río para beber de esa agua que antes evitó prudentemente.

____

Cuento escuchado en You tube, contado por Óscar de la Borbolla, de un libro de cuentos Sufíes.

Algo sobre las Demandas jurídicas de Odio.

Por: gerardomorah

Existen los delitos de odio, los discursos de odio. ¿Pueden existir las Demandas jurídicas de Odio? No desde el punto de vista de la motivación personal al iniciar el acto jurídico. Porque muchas acciones jurídicas son interpuestas al calor de la animadversión, el deseo de venganza, la búsqueda de la ruina del oponente.

En este estudio proponemos los siguientes requisitos:

1.- Entre el actor y el demando hay diferencias de grupo por: nacionalidad, religión, pensamiento cultural, población aislada de la globalización, sexualidad atípica, progreso tecnológico distinto, desarrollo militar alterno, etc.

2.- Puede no existir algún vínculo jurídico por pertenecer a esferas soberanas distintas, es decir hay extraterritorialidad.

3.- Puede ser un recurso para someter por la fuerza a otra persona o grupo.

4.- Pueden ser interpuestas por gobiernos, civiles o grupos (como una acción popular).

5.- La finalidad es la represión, menoscabar las fuerzas, eliminar a la persona o grupo.

6.- Puede ser el disfraz de una guerra de facto no declarada.

Ejemplos:

1.- La demanda de civiles estadounidenses contra China por el covid-19

2.- Las posibles demandas del gobierno de E.U. contra China por el covid-19

3.- La declaración de categoría como terrorista de un grupo militar iraní, es equivalente a delimitar a un grupo, tipificarlo penalmente, para ejercer sobre él sanciones administrativas, penales, o actos de guerra.

Etc.

1.- Estas acciones jurídicas, no lo son realmente, son acciones legaloides, es decir, que aparentan ser legales pero adolecen de requisitos formales y materiales para ser válidas.

2.- Son herramientas del poder político para realizar cazas de exclusión o eliminación de otras personas.

3.- Estas “herramientas”  no representan una evolución dentro de las instituciones jurídicas, sino lo contrario, una declinación de las mismas.

4.- Son subterfugios para obtener una ventaja o encubrir fines distintos u obtener beneficios a costa de los demás.

5.- Una de sus características es la parcialidad, el sustento en ideas muy básicas y no universales, cierto egoísmo, la búsqueda de una finalidad propia, la creación es ad hoc para resolver un problema concreto no es una creación previa de carácter general.

6.- Empleada por los que detentan el poder y no cuentan con los recursos ordinarios para llevar a cabo sus fines.

Como el hombre piensa, así es él, por: James Allen.

Síntesis de gerardomorah

La acción es la flor del pensamiento, y la alegría o el sufrimiento son sus frutos; de este modo el hombre cosecha los productos dulces o amargos de su propia labranza.

Un carácter noble y perfecto no es obra del favor o de la casualidad; es el resultado natural del continuo esfuerzo en el buen pensar, el efecto de una asociación largamente cultivada con el pensamiento de la perfección. Mediante el mismo proceso, un carácter vil y bestial es el resultado del continuo hospedaje de pensamientos bajos.

El hombre es el amo de su pensamiento, el formador de su carácter, el hacedor y moldeador de sus condiciones, de su medio ambiente y de su destino.

Tal como un jardinero cultiva su terreno, manteniéndolo libre de malas yerbas, desarrollando en cambio los frutos y flores que necesita, así puede el hombre cuidar el jardín de su mente, desmalezándolo de todos los pensamientos errados, inútiles e impuros, llevando hacia la perfección el cultivo de las flores y frutos de los pensamientos rectos, útiles y elevados.

El pensamiento y el carácter son uno, y como este sólo puede manifestarse y descubrirse gracias a las circunstancias y al medio ambiente, siempre se observará que las condiciones de vida de una persona están en relación armónica con su estado interno o mental.

Los buenos pensamientos aportan buenos frutos, los malos pensamientos malos frutos.

El sufrimiento es siempre efecto de algún pensamiento errado; es indicio de que el individuo está fuera de armonía con sí mismo, con la ley de su ser. Purificar, quemar todo lo que es inútil e impuro, es el único y supremo fin del sufrimiento; éste cesa, pues, para aquel que ha alcanzado la pureza.

Las circunstancias dolorosas que el hombre encuentra en su vida son el resultado de su propia desarmonía mental, como las que le proporcionan dicha son el resultado de su propia armonía mental.

El ser humano sólo empieza a ser hombre cuando cesa de lamentarse y de blasfemar, comenzando a buscar la justicia oculta que gobierna su vida.

Orden, y no confusión, es el principio dominante en el Universo; justicia y no injusticia, es el alma y substancia de la vida; rectitud, y no corrupción, es la fuerza motriz y modeladora en el gobierno espiritual del mundo.

Todos se imaginan que el pensamiento puede mantenerse oculto, pero no es así: rápidamente éste se cristaliza en hábitos, y el hábito, a su vez, se solidifica en circunstancias.

Los pensamientos impuros de toda especie se cristalizan en hábitos vergonzosos y enervantes, los que se solidifican en circunstancias perturbadoras y adversas. Por otra parte, todos los pensamientos hermosos se cristalizan en hábitos de gracia y bondad, los que se solidifican en circunstancias alegres y risueñas.

Una corriente cualquiera de pensamientos en la cual se persista, sea esta buena o mala, no puede dejar de producir sus resultados en el carácter y en las circunstancias. El hombre no puede elegir estas directamente, pero sí puede elegir sus pensamientos y de este modo, indirecta pero seguramente, moldear sus circunstancias.

La enfermedad y la salud, lo mismo que las circunstancias, tienen sus raíces en el pensamiento.

La humanidad seguirá teniendo sangre impura y envenenada mientras siga propagando pensamientos impuros. De un corazón limpio nace una vida y un cuerpo limpios; de una mente viciada procede una vida viciosa y un cuerpo corrompido. El pensamiento es la fuente de la acción, de la vida y de la manifestación; purificad la fuente y todo será puro.

Mientras el pensamiento no se una al propósito, no habrá obra inteligente y efectiva. En la mayoría de las gentes la barca del pensamiento va a la ventura sobre el océano de la vida. La falta de objetivo es un defecto, y tal desorientación no debe existir si se quiere evitar catástrofes y destrucciones.

El hombre debe concebir en su corazón un propósito lícito y dedicarse a su consecución; debe hacer de él el eje de sus pensamientos. Puede que dicho propósito sea un ideal espiritual o bien un fin material, según el estado evolutivo del hombre al concebirlo; pero, sea cual fuere, debe él centralizar toda su fuerza mental en el objetivo que se ha propuesto y hacer de éste su deber supremo, dedicándose a alcanzarlo y sin permitir que sus pensamientos se distraigan en fantasías efímeras, en inquietudes o imaginaciones.

Los que no están preparados para la concepción de un gran propósito, deben fijar sus pensamientos en el cumplimiento perfecto de su deber, por insignificante que su tarea les parezca. Sólo de este modo pueden congregarse y focalizarse los pensamientos, llegando a desarrollar resolución y energía, conseguido lo cual nada hay que no pueda llevarse a cabo.

Una vez concebido el propósito, debe trazarse mentalmente un camino recto hacia su realización y seguirlo sin mirar ni a uno ni a otro lado.

La voluntad de hacer algo nace del conocimiento de que podemos hacerlo. La duda y el temor son los grandes enemigos del conocimiento, y el que los estimula, el que no los destruye, se contrarresta a sí mismo a cada paso.

Las victorias alcanzadas mediante el buen pensar, sólo pueden mantenerse por la vigilancia. Muchos se descuidan una vez asegurado el éxito, y rápidamente vuelven a caer en la falta.

Toda obra, ya sea en el mundo material, en el intelectual, o en el espiritual, es el resultado del pensamiento dirigido hacia un fin determinado, está gobernada por una misma ley y sujeta a un mismo método; la única diferencia consiste sólo en la índole del fin que se Persigue. El que poco desea, poco tendrá que renunciar; el que a mucho aspira mucho tendrá que sacrificar. A grandes alturas, grandes sacrificios.

El que alimenta una hermosa visión, un noble ideal, lo verá realizado algún día.

Amad vuestras visiones; dad alas a vuestros ideales; cultivad con amor la música que se agita en vuestro espíritu, la belleza que toma forma en vuestra mente.

Soñad, y según sean vuestros sueños, así llegaréis a ser. Vuestra Visión es la promesa de lo que seréis un día; vuestro Ideal es la profecía de lo que por fin daréis a luz.

La obra más grande no fue al principio sino un sueño.

En todo lo humano, hay esfuerzos y hay resultados, siendo la fuerza de lo primero la medida de lo segundo. La casualidad no existe. «Dones», poderes, posesiones materiales, intelectuales o espirituales, todos son frutos del esfuerzo; son pensamientos ya completos, fines cumplidos, visiones realizadas.

La Visión que glorificáis en vuestra mente, el Ideal que entronizáis en vuestro corazón esto es lo que formará vuestra vida, esto lo que llegaréis a ser.

La serenidad mental es una de las hermosas joyas de la sabiduría; es el resultado de un largo y paciente esfuerzo en el control de sí mismo. Su presencia indica madura experimentación y un conocimiento más que corriente de las leyes y operaciones del pensamiento.

Habiendo aprendido a gobernarse, el hombre sereno sabe cómo adaptarse a los demás, y ellos, en cambio, sintiendo su fuerza espiritual, sienten que pueden confiar y aprender en él.

Mientras más sereno se hace un hombre, mayor es su éxito, su influencia, su poder para el bien.

¿Quién no ama un corazón tranquilo, un carácter complaciente, una vida equilibrada? Llueva o brille el sol, advengan cambios o vicisitudes, los que poseen estas bendiciones siguen siempre los mismos, afables, serenos, tranquilos.

Almas atormentadas, donde quiera que estéis, sea cual fuere vuestra situación, sabed esto:—En el océano de la vida sonríen las islas de la Felicidad, y la playa luminosa de vuestro ideal os aguarda. Mantened la mano firme sobre el timón del pensamiento. Reclinado en la barca de vuestra alma, el Amo duerme: despenadlo. El control de sí mismo es fuerza; el Pensamiento bien dirigido, dominio; la Serenidad, poder. Decid a vuestro corazón: «La paz sea contigo!»

______

Allen,  James: “Como el hombre piensa, así es él”, traducido por el Instituto de ciencia mental “Armonía”, imprenta Universitaria, Santiago de Chile, 1920.

Caza de hombres ilegales, de Grégoire Chamayou.

Síntesis de gerardomorah

¿De qué protección disponen los que son expulsados del sistema que los protege?

Expresa Hannah Arendt:

“La exclusión legal de los apátridas ya no se percibe como el castigo de un crimen sino como el estado, directamente relacionado con el estatus político, de los individuos. El apátrida es expulsado del régimen de protección no por haber cometido una infracción, sino al contrario, por ser él en sí mismo la infracción por su simple presencia en el territorio del Estado nación.

Esta nueva forma de proscripción constituye la base del crecimiento indefinido de un poder policial que se aplica a sujetos privados de protección legal.

Como consecuencia de la identificación práctica de los derechos humanos con los derechos de los ciudadanos, y de éstos con los derechos de los nacionales, la garantía que ofrece el Estado se encuentra condicionada por la aceptación de los individuos en la esfera nacional. Lo que pierden al perder la nacionalidad no es solamente un conjunto de derechos en particular, sino el propio derecho a tener derechos.

Es paradójico que aquello que se llama «derechos humanos» se haya identificado de tal manera con los derechos de los nacionales que cuando los hombres se presentan en calidad de Hombre estos derechos no se les reconocen: «La paradoja implicada en la pérdida de los derechos humanos consiste en que ésta ocurre en el momento en que una persona se convierte en un ser humano en general».”

Como diagnosticaba Arendt, «la sociedad ha descubierto que la discriminación es una gran arma social mediante la cual los hombres pueden ser asesinados sin derramamiento de sangre ya que los pasaportes o las actas de nacimiento, incluso las declaraciones de impuestos, no son ya documentos oficiales, sino criterios de distinción social». Ser ilegalizado consiste en no disponer de papeles en un contexto en el que la identidad en papel se ha convertido en una de las formas esenciales de existencia jurídica, no sólo en relación con el Estado sino por el conjunto de transacciones que conforma la trama de la vida cotidiana.

El problema que presenta Arendt en relación con los apátridas perdura hoy día con respecto a los inmigrantes sin papeles, cuyo estatus reúne las cuatro grandes características anteriores: criminalización de la existencia, aumento del poder policial, exclusión de los derechos humanos y muerte de papel.

En esta nueva situación de ilegalidad de los trabajadores e inmigrantes, el Estado se niega a acordarles el derecho a residir y trabajar en la legalidad. Al mismo tiempo que las condiciones de entrada y residencia se vuelven más restrictivas, sumergen a un número cada vez mayor de trabajadores en la ilegalidad.

A la anterior y todavía activa demarcación según la nacionalidad, se ha superpuesto, por tanto, una nueva línea de exclusión que se enuncia en razón de un principio de territorialidad. En Francia tendían a reconocerse los derechos sociales a todos los residentes sin condición de nacionalidad; sin embargo, poco a poco las autoridades han ido introduciendo un nuevo criterio de discriminación: la regulación de la residencia. Es el ejemplo de la creación de un delito sui generis, cuyo fin es las exclusión legal de los inmigrantes, ya que, supuestamente, los disuadirá de entrar en un territorio que les niega la entrada y los derechos fundamentales.

Ahora bien, aun cuando se supone que legalmente no están en el territorio, los inmigrantes se encuentran, sin lugar a dudas, en él; residen en él física y socialmente. De manera que el primer efecto de esta exclusión legal no es que desaparezcan, sino que se eliminan para ellos toda una serie de derechos. Llegamos así a esta paradoja: las medidas de exclusión legal de los inmigrantes sin papeles, aun habiendo sido declaradas en nombre de la soberanía territorial, tienen como primer resultado producir situaciones, dentro del territorio, en las que el derecho deja de tener aplicación. Como enclaves o zonas francas, los individuos, en cierto modo, se convierten en «extra territoriales». Esta situación opera una ruptura en relación con el anterior principio de soberanía territorial, que pretendía que todo lo que está en el territorio es del territorio, pues considera que residir en el territorio no es suficiente para quedar sometido de facto al derecho que se aplica en él. Excluir del derecho a estos residentes es, de hecho, contradictorio porque equivale a una suspensión de la ley, suspensión que se deriva de la propia legislación. Así, con el pretexto de respetar una frontera territorial se ha creado en el territorio una frontera legal entre aquellos a quienes el derecho sí puede proteger y aquellos a quienes no.

Teóricamente privados de existencia cuando, sin embargo, existen, los individuos ven cómo se les niega el reconocimiento jurídico de su inserción social real. Como el caso de una muerte civil, en la que el individuo está físicamente vivo pero jurídicamente muerto, las relaciones entabladas son únicamente informales.

La «propuesta 187» adoptada en 1994 en California antes de ser declarada anticonstitucional, dejaba claros los principios filosóficos que sustentan tales políticas de exclusión de los derechos fundamentales. Con el fin de justificar la exclusión de los illegal aliens de los servicios sociales, la sanidad y la educación, el preámbulo de este texto hacía alusión al «derecho de los ciudadanos a la protección», interpretado como derecho a la protección «contra toda persona o personas que entran de forma ilegal en el país». Volvemos a encontrar aquí la restricción nacionalista del concepto de protección que constituye, como ya señalé anteriormente, desde mediados del siglo XIX, la base programática de la xenofobia política.

El acceso a los derechos incondicionales se ve condicionado de hecho a la arbitrariedad del Estado que define y regula la residencia. La advertencia de Hannah Arendt debe tomarse en serio: la restricción estatal-nacional del acceso a los derechos humanos produce inevitablemente fenómenos de exclusión mortífera.

La ilegalización no funciona, sin embargo, como una simple medida de exclusión. Como subraya Nicholas De Genova, ésta cumple al mismo tiempo una función de inclusión paradójica: la exclusión legal corresponde también a un «proceso activo de inclusión por ilegalización», básicamente en el sentido en que la exclusión legal de los trabajadores sin papeles permite su inclusión salarial en condiciones de extrema vulnerabilidad. Excluidos de la legalidad, se encuentran incluidos en formas de explotación especialmente intensas: «A partir del momento en que reconocemos que los inmigrantes sin papeles son organizados no para excluirlos, sino, al contrario, para incluirlos socialmente con condiciones impuestas, agravadas y generalizadas de vulnerabilidad, no es difícil saber por qué el hecho de haber resistido varios años a la ilegalidad pueden servirles de aprendizaje disciplinar en la subordinación de su trabajo». La precarización por exclusión legal sirve de filtro disciplinar, como un método de «docilización por inquietud».

El primer resultado de la ilegalización de los trabajadores inmigrantes es la falta de regulación de la relación salarial. Relaciones sociales que se forman sin códigos, sin garantías y casi sin recursos.

Depredación del mercado y exclusión soberana entablan estrechas relaciones de complementariedad. La depredación económica en el mercado de trabajo se lleva a cabo basándose no sólo en la exclusión legal, sino también en la captura policial cuyo fin es la expulsión. Ahora bien, es precisamente esta degradación de la seguridad jurídica y policial, organizada con el objetivo de expulsar, la que lleva también, como segundo resultado, a producir una mano de obra fácilmente explotable desde un punto de vista económico, pues el Estado la ha vuelto vulnerable.

A las cazas de expulsión, cazas policiales, cazas de Estado, se les unen mecanismos depredadores de adquisición y explotación de una fuerza de trabajo informal. Cazas policiales y depredación del mercado se relacionan. Cazas de expulsión y cazas de adquisición.

La caza de hombres es una técnica de gobierno por medio de la inquietud: formar hombres que estén al acecho, que tengan una vida lamentable, una existencia cautiva. Estas consecuencias son el resultado de una estrategia consciente y teóricamente sustentada de la degradación de la seguridad. Los agentes de captura así lo reconocen sin problemas.

p. 163 a la 172

El problema se plantea especialmente en un contexto en que la xenofobia política ha instrumentalizado los fenómenos de competencia y de caza para construir la base de un programa de exclusión radical. La principal operación de las políticas xenófobas consiste en tener en cuenta la potente demanda social de protección y transformarla de modo restrictivo en una división entre aquellos que deben ser protegidos y aquellos que no pueden serlo: o peor aún, que no deben serlo porque, de hecho, es de ellos de quienes hay que protegerse. La identificación del ámbito de la protección legítima con el grupo de los autóctonos, ya sea con un modelo biopolítico de la raza, histórico-cultural de identidad nacional o administrativo y político de la regulación de la residencia, acaba necesariamente formando poblaciones abandonadas, expuestas a la depredación sin protección alguna. Este tipo de exclusión es tanto más eficaz y portadora de consecuencias deletéreas, cuanto que las funciones de protección han sido centralizadas por la institución que delimita las fronteras del grupo de hombres protegidos y a la vez facilita los medios necesarios para dar caza a los que quedan fuera de su demarcación.

El estudio de las relaciones de depredación interhumanas y de su historia política plantea el problema, fundamentalmente, de la protección. El que la retirada de la ley origine presas, da también a contrario una idea esencial sobre lo que debería ser la vocación de una comunidad política universal, su telos: garantizar una protección colectiva contra las relaciones de depredación interhumanas.

páginas 185 – 186

_____

Chamayou, Grégoire: “Las cazas del hombre, el ser humano como presa desde la Grecia de Aristóteles a la Italia de Berlusconi”, traducción de María Lomeña Galiano, errata naturae, ebook, Austria, 2012.