Propuesta de reglas opcionales para el funcionamiento interno de un chat colectivo de What`sapp

Gerardo Morales H.

Un cuarto de la población mundial, alrededor de 2000 millones de personas emplea el programa de What`sapp, como medio de comunicación y entretenimiento.

Reglamento Interno.

1) De los tipos de chat

2) Del nombre del chat

3) De la naturaleza del chat

4) Del objetivo del chat

5) De los contenidos

6) Del administrador

7) De los integrantes

8) Del ingreso de los nuevos integrantes

9) De la salida de los integrantes

10) De la sección especial

11) De la responsabilidad

12) De las sanciones

13) De la extinción de un chat

 

1) De los tipos de chat.

Pueden ser de distintos tipos:

  1. a) Familiares,
  2. b) Amigos,
  3. c) Escolares,
  4. d) Laborales,
  5. e) Profesionales,
  6. f) Autoayuda,
  7. g) Grupos de adicciones,
  8. h) Vigilancia vecinal,
  9. i) Video juegos,
  10. j) Etc.

2) Del nombre del chat.

El nombre debe ser acorde con el tipo del chat:

Chat_Familiar_”Pérez”

Chat_Vigilancia_”Calle Ciprés”

Chat_Alcohólicos_”Perseverancia”

3) De la naturaleza del chat colectivo.

Un chat es un ámbito cerrado, lo que se diga, exponga o informe queda dentro del chat, a menos que se permita el reenvío de contenidos como los videos.

Los videos, imágenes, memes, etc., no elaborados por los integrantes, no les pertenecen; si son elaborados por ellos, deben llevar su nombre o alias y las fuentes consultadas.

El hecho de compartir videos, imágenes, memes, etc., elaborados por terceros, sólo tiene el mérito del hallazgo y no lo vincula con su contenido.

Si bien habrá una temática central en cada chat, eso no impide abordar otros temas del mundo de vida en que nos desenvolvemos, recordando que hay temas históricos que son fuente de conflicto, como los políticos, religiosos, sexuales, militares, etc., y aconsejando no tocarlos para evitar controversias.

Es aconsejable conducirse con una actitud de buena vecindad entre los miembros, como si fuesen vecinos reales.

Es recomendable la retroalimentación positiva mediante el reconocimiento de los aportes al chat.

 

4) Del objetivo del chat.

Es la comunicación activa sobre hechos o situaciones presentes relacionados con el tipo y fines por el cual fue elaborado el chat.

Transmitiendo datos o información verificada. Con fines lícitos, altruistas, autoayuda, crecimiento personal.

Comunicación bajo reglas de buena fe.

 

5) De los contenidos.

De manera general pueden ser:

  1. a) Fotos,
  2. b) Memes,
  3. c) Chistes,
  4. d) Textos más o menos extensos,
  5. e) Libros PDF,
  6. f) Cuentos,
  7. g) Direcciones de la web,
  8. h) Reflexiones,
  9. i) Pensamientos,
  10. j) Consejos,
  11. k) Poesía,
  12. l) Etc.

 

6) Del administrador.

Del administrador surge la iniciativa de la creación de un chat, para ello convoca a otras personas bajo un mismo objetivo.

Debe poner el nombre y colocar el ícono del chat.

Debe conocer la fisonomía, nombre y dirección de cada integrante del grupo, para contar con el perfil de cada uno.

Debe informar de las reglas de funcionamiento del chat a sus integrantes.

Debe mediar en situaciones de conflicto.

Debe proponer un horario para los mensajes a fin de no interferir en el ámbito laboral de los integrantes.

Debe seleccionar por sorteo a tres integrantes para que funjan como jurado en el procedimiento disciplinario, y deberá compartir el carácter de administrador con  uno de ellos.

 

7) De los integrantes.

Cada integrante debe aceptar respetar y obedecer las reglas del chat, así como su objetivo por el cual fue creado..

Debe conducirse con respeto y educación con los demás.

Deben participar aportando información y opiniones que enriquezcan al chat.

Antes de emitir juicios críticos pedir permiso para ello.

Procurar expresarse en textos largos e ideas completas y no de manera telegráfica, a menos que una enfermedad o la edad avanzada lo impidan.

No deben emplear en exceso palabras con mayúsculas.

Queda prohibido hacer uso de un chat para promociones personales, de ventas, productos, cursos, excepto que se dispense la regla por el administrador.

No están permitidos los ataques personales, de género o discriminatorios.

En caso de querer entablar un diálogo con algún miembro en particular, hacerlo a través de un chat individual.

En caso de algún roce o disgusto con otro miembro, debe primero quejarse directamente con ese integrante, si no hay respuesta, recurrir al administrador de manera privada.

 

8) Del ingreso de los integrantes.

Pueden ser propuestos por cualquier integrantes, con la condición de proporcionar sus datos, antecedentes y trayectoria.

 

9) De la salida de los integrantes.

Quien desee salir de un chat, debe exponerlo al administrador de manera privada, exponiendo las razones para ello. Una vez acordada la salida, el administrador lo comunicará en el chat colectivo, pudiendo el integrante saliente despedirse de sus compañeros.

 

10) De la sección especial.

Espacio para convenir y establecer reglas específicas atendiendo al tipo del chat.

Por ejemplo, en un chat de vigilancia vecinal: cuotas para el pago de la vigilancia, pago de cámaras de video vigilancia, encargados de las alarmas de pánico comunitarias, pagos al encargado de la pluma de acceso a la calle, fechas periódicas para juntas informativas, etc.

 

11) De la responsabilidad.

Tanto el administrador como los integrantes son responsables de sus actos ante la comunidad, por las violaciones al Reglamento Interno.

Las principales infracciones pueden ser:

  1. a) El respeto hacia los demás,
  2. b) El conducirse con educación,
  3. c) El abstenerse de realizar ataques personales, discriminatorios o de género,
  4. d) No usar en beneficio propio el chat haciendo promociones personales,
  5. e) El respetar las disposiciones del presente Reglamento Interno.

 

12) De las sanciones.

A petición de otro integrante o por propia iniciativa, el administrador, inicia el siguiente procedimiento disciplinario a través de los chat privados:

  1. a) Informar al integrante que ha violado una regla,
  2. b) El integrante deberá presentar su defensa por sí mismo o a través de otro miembro, al administrador,
  3. c) El administrador informará sobre esa defensa a los tres integrantes elegidos como jurados de manera privada,
  4. d) Ese jurado tomará una decisión por mayoría en sentido afirmativo o negativo; el sentido negativo puede ser en sentido que amerite una exhortación o una amonestación,
  5. e) El administrador aplicará las sanciones, si es afirmativa la violación la sanción es la expulsión del chat, si el sentido es negativo hará la exhortación o amonestación en los términos del jurado.
  6. f) El procedimiento disciplinario para el administrador, se realizará directamente con el jurado, el cual resolverá y ejecutará la sanción que corresponda.

 

  1. De la extinción del chat.

Una vez agotada la razón o motivo de existencia de un chat se procede a su desaparición.

El administrador informará de ello a los miembros y procederá a eliminar el chat.

El Rey Salomón, la vanidad de las cosas y Óscar de la Borbolla.

gerardomorah

Después de una conferencia sobre el arte de dudar ,llega la sección de preguntas y respuestas.

Un señor del público pregunta la diferencia entre sabiduría y verdad.

Cuando el Rey Salomón fue ungido por Dios, él pidió sabiduría, le fue concedida, se convirtió en el más grande Rey de la historia según la religión judía, tuvo todo, pero en los últimos años de su vida reflexionó y dijo: todo lo que he vivido y lo que soy no es nada; todo es vanidad.

Contesta Óscar de la Borbolla.

Es cierto eso aparece en el Eclesiastés.

La diferencia entre sabiduría y verdad. Imaginen que soy un doctor oncólogo y por mi experiencia sé que por los análisis realizados que una persona va a morir en poco tiempo; eso es verdad.

Cómo se lo digo si es que se lo digo; eso es sabiduría, el criterio empleado.

Sobre el Eclesiastés, hizo un libro que está agotado, titulado “La rebeldía de pensar”, en el último capítulo de ese libro habla sobre el pensar y la verdad, aborda el dicho de Salomón de que la reflexión hace infelices a los hombres, eso molesta a Óscar de la Borbolla porque es una idea que ha atravesado la historia de la humanidad.

En la versión más acabada está el poema de Rubén Darío:

Lo fatal.

Rubén Darío.

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,

y más la piedra dura, porque ésa ya no siente,

pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,

ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,

y el temor de haber sido y un futuro terror…

Y el espanto seguro de estar mañana muerto,

y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,

y la carne que tienta con sus frescos racimos,

y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

y no saber adónde vamos,

¡ni de dónde venimos!…

 

Desde Salomón hasta Rubén Daría, esta serie de personas asocian el pensar con la infelicidad, en el libro “La rebeldía de pensar” concilia el pensar con la felicidad.

El Rey Salomón pertenece al pueblo elegido por Dios, el pueblo judío. Los aztecas se creían también elegidos de Dios y por eso ofrendaban los corazones. Los machiguengas, una tribu del Perú también se sientes los elegidos de Dios, si ellos se detienen de su andar el sol se detiene porque los copia.

El Rey Salomón presume tuvo riquezas, mujeres, carros, albercas, se jacta de ello, pero ha llegado a los ochenta años, está viejo y achacoso, pero se llegó a creer tanto, y dice: “todo es vanidad”. Ahora imagínense a ustedes mismos, que no fueron elegidos por Dios ni por nadie nacidos por casualidad, arrojados al mundo porque sí, como hijos de vecino, sin que nadie nos esperara, y de pronto llegamos a los ochenta años, no pensamos en que todo es vanidad.

Para el Rey Salomón sus expectativas eran muy altas y le genera un desconsuelo personal muy grande.

Para los que somos de la calle, la sola posibilidad de haber tenido conciencia alguna vez

es un milagro y una maravilla, todo es absolutamente rico, nada es vano, la vida vale tanto la pena.

 

[Rubén Darío, Antología poética, prólogo y selección por Guillermo de Torre, Buenos Aires, Losada, 1966, pp. 181-182.]

//https://www.rae.es/sites/default/files/Lo_fatal_Ruben_Dario.pdf

_____

Fuente de la conferencia de Óscar de la Borbolla

//https://www.youtube.com/watch?v=XEtdivjZeJM

Cuando la adversidad hace sucumbir al mexicano: “Ni modo”. Óscar de la Borbolla.

gerardomorah

Nos dice Óscar de la Borbolla que, en Cuba en la época de Batista, la expresión: “Sin azúcar no hay país” significaba que eran el mercado cautivo de los E.U., porque este país compraba la tonelada de azúcar al doble de su precio internacional a cambio de que en retribución se le compraran todos sus productos, de tal manera que, si un cubano quería sembrar tomate por ejemplo, sus vecinos iban y le destruían sus sembradíos porque debían vender azúcar y comprar todo a E.U.

La expresión “ni modo” la empleamos cuando habiendo hecho un esfuerzo por conseguir o lograr algo no se cumple por alguna adversidad. Y eso puede deberse a reglas no escritas que sabemos se aplican en nuestra sociedad, como las palancas o compadrazgos en los empleos; amiguismos, complicidades, en cargos públicos; se meten a robar en la casa, se va a la Fiscalía a denunciar, pero sabemos que no van a agarrar a nadie o  va a salir de la cárcel en unos días.

Vivimos acostumbrados al fracaso y a la derrota y la forma de expresarlo como consuelo es “ni modo”.

Si sólo fuera una expresión individual de frustración y de dar vuelta a la hoja, no sería grave, pero es una expresión y actitud generalizada en la sociedad mexicana, de resignación sin llegar a la caída hasta el fondo; y ello representa una actitud como pueblo de fracasados, incompetentes, incapaces.

Y hay dos caminos para resolver el asunto: la evasión, lo que tal vez justifique el alto grado del alcoholismo, y disminuir el esfuerzo ante el fracaso, hacer las cosas al “ahí se va” y de ser posible, si me fregaron a mí, fregar yo a otro.

El “ni modo” en corrupción ha socavado el Estado de Derecho. Si confiáramos en las leyes y entendiéramos el sentido de las leyes, otra cosa sería.

En “La apología de Sócrates” obra de Platón, en el diálogo con Critón, Sócrates le explica lo que significa el Estado de Derecho, porque Critón le ha facilitado la fuga de la prisión para salvar su vida. Le dice: imagina que las leyes se personificaran y se me presentaran, me dirían “todo lo que has logrado hasta ahora en tu vida y la sociedad,  lo has logrado por las reglas de convivencia garantizadas por el Derecho; y ahora, por salvar tu vida me vas a violar y quebrantar”, y dice Sócrates: “yo no podría violar eso que me ha permitido vivir en paz y desarrollarme y llegar a ser lo que soy”.

La ley está pensada para permitir la convivencia armónica entre los hombres. La construcción legal respaldada por el Estado, nos permite convivir en paz.

En nuestro país ha funcionado tan mal ese Estado de Derecho que vemos con buenos ojos que se haya roto el patrimonio de la violencia.

Dos patrimonios tiene el Estado: la emisión de dinero y la aplicación de la violencia; no podemos hacernos justicia por nuestra propia mano.

La aparición de las autodefensas con Mireles llena un espacio donde el Estado ha fracasado por completo.

Lo ideal sería que el Estado de Derecho lo defendiéramos  todos aun con nuestra propia vida como lo hizo Sócrates.

El ni modo permite que el Estado de Derecho no funcione, porque no nos podemos organizar para que se aplique la ley. Si canalizamos esa indignación en movimientos sociales, en demandas jurídicas, en una sociedad activa; que se quite de encima el maldito “ni modo”, podríamos reclamar nuestros derechos en todas partes. El Derecho terminaría construyéndose y respetándolo y defendiéndolo con nuestra vida.

Para Paco Ignacio Taibo II, hay otra frase que empleamos mucho en nuestro país: “como México no hay dos”, dice que si hubiera otro nos iríamos al otro todos, se trata de un nacionalismo ramplón, y hay un raigambre chauvinista sobre todo cuando se trata de un agresión extranjera.

Para Óscar de la Borbolla, nuestro país está corroído hasta la médula por la corrupción.

Para Paco Ignacio Taibo II, la corrupción es una carretera que corre de arriba hacia abajo. Si es permitida desde arriba florece. La expresión: ” uca uca el que se lo encuentre se lo emboruca”, que tiene que ver con la apropiación de lo ajeno sin preguntar. La frase: “El año de Hidalgo” fue creada por funcionarios públicos. Cárdenas dijo: “las escaleras se barren de arriba a abajo”.

La corrupción es un asalto a la razón, es un insulto, un delito, un pecado, debemos cerrar la pinza y crear funcionarios honestos  y romper el diálogo imposible que no construye sociedad.

Óscar de la Borbolla no cree en el salvaje bueno de Juan Jacobo Rousseau, cree que la corrupción debe barrerse en zig zag y a los lados y por todos lados. Hay que reeducar  a los educadores para romper con la repetición de los mismo hábitos de pensamiento. La naturaleza buena se logra con la educación y los educadores son partícipes de la misma ideología, hay que reeducarlos para cambiarlos y mejorarlos.

Transpiramos la corrupción sin darnos cuenta, está en nuestras formas de pensar, en nuestras conductas.

Paco Ignacio Taibo II, cree en el “sí se puede” y en el pueblo organizado.

 

_____

Otra expresión de desánimo que empleamos es el: “ya que”.

Fuente:

//https://www.youtube.com/watch?v=zfC634K1n_w

 

El ser humano y el covid 19.

Por: gerardomorah

Si el hombre no hubiera sido global por la economía y la tecnología, en este momento lo sería por la pandemia del covid 19. Y es que se hace realidad el dicho de que lo que acontece, para bien o para mal, al otro lado del mundo, nos afecta a todos.

1. Rompiendo el equilibrio. La mano del hombre desde siempre a modificado su entorno. Con las revoluciones industriales y tecnológicas, aunado a la explosión demográfica, se ha acelerado esta transformación.

Puedo aventurar la idea de que a cada pandemia acaecida, corresponde un desequilibrio provocado por el hombre. En el caso de la presente, la invasión de hábitat de animales salvajes y el consumo de los mismos generó el salto del virus de una especie hacia otra, la nuestra.

Estamos juntos en el mundo, pero no revueltos, hay fronteras entre los seres vivos y los ecosistemas, y la atmósfera y el subsuelo. Lo que afecta a uno repercute en los otros.

2. De solidaridad y egoísmo. Es momento de observar cómo han reaccionado los gobiernos de los países, quiénes han dado la mano al prójimo y quiénes la han negado o postergado. Cómo han reaccionado los países unidos por tratados internacionales.

3. De humanidad y de perversidad. También es tiempo de observar el comportamiento de gobiernos y de empresarios. En cuál ha sido su desideratum al momento de escoger su estrategia para enfrentar la pandemia; el elegir si se privilegia la vida de las personas o la producción de riqueza.

4. De racionalidad y delirio. Vemos que la racionalidad no es un concepto absoluto que nos une. La racionalidad es cultural y por lo tanto relativa, es decir, sigue reglas de pensamiento, juicios, valoraciones y conceptos de grupo, que cambian con el tiempo. Además dos grupos humanos pueden guardar asimetría en su desarrollo cultural, uno más desarrollado que otro, por ejemplo. Por lo tanto, los seres humanos no pensamos de la misma manera al mismo tiempo. Esta complejidad puede mas o menos resolverse, redefiniendo los conceptos, entre ambos, para entender lo mismo al mismo tiempo y estableciendo reglas de pensamiento, co-validadas entre ellos. Es decir, la racionalidad como negociación de ideas. El delirio consiste en ver, escuchar, sentir (percibir) cosas o personas o fechas que no existen en la realidad.

Y eso va dirigido a las teorías conspirativas y a las soluciones mágicas para curar la enfermedad. Este delirio se sustenta en un voluntarismo ideológico que se desengancha de la reflexión sustentada en la evidencia.

5. De la condición humana. Somos racionales pero eso no garantiza un juicio correcto, si nuestros datos para reflexión son imcompletos, sesgados, falsos. O si nuestros procesos lógicos son incorrectos y nos llevan a conclusiones equivocadas. Ademas, nuestras pasiones, deseos, esperanzas, pueden marcar la pauta de la reflexión si nos domina el temperamento. Otro factor que puede inclinar hacia otro lado nuestra reflexión es que seamos seducidos por un líder carismático y demos como válidos en forma absoluta sus dichos y su esquema de valores. Otro elemento humano que puede tomar el control de la reflexión es la conciencia, cuál es nuestro grado de lucidez sobre la percepción de la realidad. Estamos viendo todo tipo de reacciones humanas, desde las coherentes, hasta las más absurdas. ¿Cómo podemos clasificar a cada grupo humano de acuerdo con su comportamiento?

6. De la nueva normalidad. El virus emergente es tan poderoso, que nos ha hecho cambiar varios hábitos de vida particular y social.

Los daños económicos son incuantificables y en toda interacción social nos impone restricciones nunca vistas por lo prolongado del evento pandémico. Lo sorprendente es lo inasible del virus, no se sujeta a las predicciones humanas, a sus protocolos médicos, su evolución en cepas nuevas es una forma de decirnos aquí estoy y voy a quedarme para restablecer equilibrios rotos.

2020 el año en que el tiempo se detuvo.

Por: gerardomorah

A finales del año 2019 un virus perteneciente al ámbito de cierta especie animal mutó y saltó al género humano y volvió a mutar nuevamente en varias cepas.

Las características de este virus son su capacidad de contagio, letalidad, inexistencia de tratamiento, comportamiento irregular entre unas personas y otras, su mayor agresividad contra personas de mayor edad, diabéticas, insuficiencia renal, obesidad. Muestra una capacidad de ocultamiento, de no generar síntomas visibles al estar socavando la integridad corporal. De gestar su actividad en un lapso de tiempo que aumenta su poder de expansión.

La reclusión en casa, medida preventiva contra contagios, vino de la mano de la suspensión de labores burocráticas y cierre de negocios no esenciales.

¿Cuál fue el resultado? La ralentización, la lentitud, la espera, la inactividad, la postergación de eventos. El año comenzó en enero, pero se detuvo el 23 de marzo y así se mantuvo durante cuatro meses, lapso de tiempo en que se abre “la nueva realidad”. La reactivación económica escalonada y conservando las medidas de protección generales.

Esas medidas de protección generaron una desarticulación del proceso económico creado sobre la idea de la globalización neoliberal. El país que deja de fabricar un insumo afecta a otro país lejano que manufactura un producto. El país o la empresa que vende el producto final, no lo puede hacer porque está rota la línea global de producción.

Esta especie de fractura económica es grave, produce una economía de guerra, donde se comienzan a producir los bienes y medicamentos necesarios para resolver la crisis pandémica y otros dejan de producirse. Los servicios de salud comienzan a mostrar sus fallas.

La ciudad está sitiada, la casa está sitiada, la familia está sitiada, la persona también lo está. El peligro es omnipresente.

La pandemia es como un sismo que ha hecho tambalear las estructuras económicas, sociales y culturales tradicionales. Y también estructuras mentales con esas “pequeñas locuras delirantes” de las teorías conspirativas o la negación de una realidad pesadillesca.

La pandemia se engolosina sin hartarse, evoluciona y se transforma; si llegó para quedarse debe conducírsele para que sea menos dañina. Hay que domeñarla antes que dañe más al género humano.

Voltaire, preparando su descanso eterno.

Francisco Rebolledo

Texto tomado de la Web

“Después de ese regreso triunfal ya no había nada por delante, Voltaire lo sabía muy bien. Las últimas fuerzas que le quedaban las dilapidó gustoso recibiendo el afecto de sus paisanos. Para principios de mayo de ese año (1778), su cuerpo estaba exhausto, dispuesto al reposo eterno.

Una sola empresa le quedaba pendiente y, como muchas otras que enfrentó a lo largo de su vida, supo resolverla con talento, incluso con humor: requería poner a salvo a sus inminentes restos mortales del odio de los jerarcas de la Iglesia francesa, que estaban muy lejos de haberlo perdonado.

Con la ayuda de su sobrina, Madame Denis, y del abate Mignot (también pariente suyo), urdió un plan digno de una novela de Swifft: después de que hubiese fallecido, sus restos serían trasladados en secreto fuera de París. Concretamente se llevarían a la abadía de Scellières, en Champagne. Allí embalsamarían el cadáver para llevarlo luego a la cripta que tenía destinada en la parroquia de Ferney.

Para cuajar el plan consiguieron incluso la aquiescencia del jefe de la policía de París, elemento clave en la fuga, pues él dejaría atravesar las garitas al carruaje que transporta el cadáver. El filósofo, me imagino que de muy buen humor pese a su postración, se aprestaba a jugar una última mala pasada al odioso clero parisino.Y lo consiguió, aunque a medias.

El 30 de mayo, después, por supuesto, de haberse confesado y de recibir la absolución, Voltaire se sumerge en el sueño eterno. Inmediatamente se pone en marcha en plan de fuga. El cuerpo logra salir de París y llega a Scellières, donde es embalsamado. Pero ya no hubo tiempo de enviarlo a Ferney. El arzobispado de París, enterado con retraso de la muerte del filósofo y de la huida de Madame Denis con los restos mortales de Voltaire, giró instrucciones a todos los obispados del reino para no aceptar ese cadáver en ningún camposanto.

Pero el abate Mignot, desafiando las órdenes recibidas, decidió darle cristiana sepultura en la abadía de Scellières. Voltaire podía estar tranquilo.Y estaría contento sin duda si supiese lo que ocurrió después con los restos de su famélico cuerpo: en 1791, en pleno auge de una revolución que le debía mucho a sus ideas, sus restos son trasladados, en solemnísima ceremonia, al Panteón de París. Allí reposa actualmente ese singular hombre que, para decirlo con las palabras de Fernando Savater, “estaba maravillosa, indecente, inagotablemente vivo…”

_____

//https://www.uaem.mx/difusion-y-medios/publicaciones/clasicos-de-la-resistencia-civil/files/homilias.pdf

Fray Servando Teresa de Mier, las vicisitudes de una mente lúcida.

Síntesis: gerardomorah

La anécdota del final de sus restos, no marca su labor intelectual ni su visión del momento histórico que le tocó vivir, ni sus penurias como preso político ni sus fugas de varios centros de reclusión. Porque eso escapó de su voluntad y quedó al juego de hombres necios.

Su cuerpo fuera exhumado en 1842 y colocado en un osario junto con otros 12 difuntos. En 1861 los liberales saquearon numerosas tumbas en busca de tesoros ocultos, lo que encontraron fueron los cuerpos momificados, decidieron exhibirlos como muestra de los excesos de la inquisición. Bernabé de la Parra, dueño de un circo trashumante, compró algunas de esos cuerpos momificados. La última vez que se tuvo noticias de estas momias fue en el siglo XIX, en un circo en Bélgica.

Nació en Monterrey, Nuevo León, en 1765. Ingresó a la orden dominica cuando tenía 16 años. Estudió filosofía y teología y obtuvo el doctorado a los 27 años.

El 12 de diciembre de 1794, durante los festejos del aniversario número 263 de la manifestación mariana de la virgen de Guadalupe, en presencia del virrey Miguel de la Grúa Talamanca, del arzobispo Alonso Nuñez de Haro y Peralta y varios miembros de la Real Audiencia de Nueva España, dijo las siguientes palabras:

“Guadalupe no está pintada en la tilma de Juan Diego sino en la capa de Santo Tomé (conocido por los indios como Quetzalcoatl) y apóstol de este reino. Mil setecientos cincuenta años antes del presente, la imagen de Nuestra señora de Guadalupe ya era muy célebre y adorada por los indios aztecas que eran cristianos, en la cima plana de esta sierra del Tenayuca, donde le erigió templo y la colocó Santo Tomé. (primer párrafo del sermón)

Yo haré ver que la historia de Guadalupe incluye y contiene la historia de la antigua Tonantzin, con su pelo y su lana, lo que no se ha advertido por estar su historia dispersa en los escritores de las antigüedades mexicanas”.

El arzobispo Dr. Alonso Núñez de Haro le acusó de herejía y blasfemia ante el Santo Oficio, por lo cual se le excomulgó y se le redujo a prisión.

Tras pasar dos meses en la fortaleza de San Juan de Ulúa el 7 de junio de 1795 embarcó en Veracruz, rumbo a Cádiz.

Fray Servando intentó apelar su condena, puesto que tanto los cargos como el procedimiento fueron ilegales, al ser miembro del clero regular no podía ser sentenciado por el obispo de México (clero secular), además de que fue sentenciado sin previo juicio.

El arzobispo Alonso Núñez de Haro condenó a Teresa de Mier a diez años de exilio en el convento dominico de Las Caldas, actual Cantabria, España. Del cual escapó rompiendo los barrotes de la celda con martillo y cincel; pero fue capturado y fue encarcelado de nueva cuenta. Esta vez fue confinado en el convento de San Francisco, en Burgos. En su nueva cárcel se le concedieron mayores libertades, por lo que pudo presentar su caso al Consejo de Indias.

La tesis de su sermón fue revisada por teólogos de la Inquisición, quienes determinaron que no hubo blasfemia ni herejía; sin embargo las influencias ejercidas por el obispo Nuñez de Haro impidieron su absolución.​ Por lo que en 1801 se escapó y se refugió en Bayona, Francia.

Cuando volvió a Madrid, fue preso por tercera vez, debido a una sátira en apoyo a la causa independentista mexicana. Fue enviado a un reformatorio en Sevilla, de donde escapó en 1804. Nuevamente fue arrestado y puesto en prisión, donde purgó una pena de tres años. Entonces, el Papa lo nombró su prelado particular, porque había convertido a dos rabinos al catolicismo.

En plena guerra entre Francia y España, Teresa de Mier, que se encontraba en Lisboa, volvió a la península como militar del cuerpo de Voluntarios de Valencia. Se presentó a numerosas batallas, entre otras a la batalla de Alcañiz, el 23 de mayo de 1809, en la que compuso unas famosas estrofas en honor a Fernando VII. Fue hecho prisionero en Belchite por los franceses, pero pudo escapar nuevamente.

Servando Teresa de Mier se encontraba en Cádiz durante los preparativos para la celebración de las Cortes constituyentes; cuando llegó la comisión de América, Mier vio que en ella se encontraba Lucas Alamán, un novohispano criollo con el que había entablado amistad en París —y que posteriormente sería su encarnizado rival político—. Alamán lo invitó a unirse a la bancada americana, de esta forma Mier participó en las cortes de Cádiz.

Otro miembro de la diputación americana era Miguel Ramos Arizpe, un criollo con el que Teresa de Mier entabló una amistad que duró hasta su muerte. Ambos con ideología liberal, Mier y Arizpe se convertirían en rivales políticos de Alamán durante los primeros congresos constituyentes mexicanos.

Tanto la participación de Mier, como de Arizpe en Cádiz fue destacada, el primero por su elocuente oratoria, y el segundo por su capacidad de negociación; no obstante Cádiz no arrojó los beneficios esperados para las colonias novohispanas, lo que desilusionó a ambos.

En Londres conoció al revolucionario español Xavier Mina, y puestos de acuerdo se decidió a acompañarlo en una expedición a Nueva España para pelear por la independencia del virreinato.

Con la captura de los insurgentes en el fuerte de Soto la Marina el 13 de junio de 1817, fue preso nuevamente, en esta ocasión por los realistas. Fue enviado a la Fortaleza de San Carlos de Perote, después a la cárcel de la Inquisición de la Ciudad de México,​ donde escribió parte de sus Memorias y finalmente se trasladó a La Habana en 1820. Escapando por sexta ocasión, se refugió en Filadelfia, donde permaneció hasta la consumación de la independencia de México.

En febrero de 1822 volvió a México arribando al puerto de Veracruz, pero de nueva cuenta fue hecho prisionero y enviado al castillo de San Juan de Ulúa, bajo el control de los españoles. Posteriormente, fue diputado al primer congreso mexicano por el estado de Nuevo León. Siempre se opuso a la formación de un Imperio Mexicano con Agustín de Iturbide a la cabeza, hecho que le valió la prisión por enésima vez. Escapó por última vez el 1 de enero de 1823, en esta ocasión del convento de Santo Domingo.

Teresa de Mier fue electo diputado al segundo Congreso Constituyente. El 13 de diciembre de 1823 pronunció su famoso “Discurso de las profecías”. En este discurso, se manifestaba a favor de una república federal moderada; cada país es y ha sido una federación diferente, por lo tanto existe más de una forma de federarse. El verdadero reto para el gobierno sería decidir cuál es la federación conveniente para México.

La carencia de educación y cultura, además del estado de guerra, son condiciones que implican la necesidad de unión para Teresa de Mier. La existencia de estas circunstancias en México lo condujo a favorecer una federación compacta.

Fue enterrado con honores en la cripta del antiguo convento de Santo Domingo de la ciudad de México.

Preclaro, valiente, intrépido, analítico, con criterio y luz propia, visión del mejor futuro para el país, adelantado a su época.

Las prisiones no lograron detener su persona por mucho tiempo, a su pensamiento penetrante nunca.

____

Fuentes:

//https://www.mexicodesconocido.com.mx/fray-servando-teresa-de-mier.html

//https://es.wikipedia.org/wiki/Servando_Teresa_de_Mier

Profecía sobre la Federación. Fray Servando Teresa de Mier.

Sesión del segundo Congreso Constituyente, interrumpido el primero un año atrás por el Capricho de Iturbide, finales de 1823. El país salía de una larga lucha independentista y no soportaría otra revuelta o una intervención extranjera.

Discurso. Profecía sobre la Federación.

Fray Servando Teresa de Mier.

Síntesis: gerardomorah

Señor: Antes de comenzar digo: voy a impugnar el articulo 5º, o de república federada en el sentido del 6º. que la propone compuesta de Estados soberanos e independientes.

….

Son conocidos mis escritos en favor de la independencia y libertad de la América; son públicos mis largos padecimientos, y llevo las cicatrices en mi cuerpo.

Puedo errar en mis opiniones, este es el patrimonio del hombre; pero se me haría suma injusticia en sospechar de la pureza y rectitud de mis intenciones.

….

No seria mucho avanzar si dijese que seis mil ejemplares esparcidos en la nación de mi Memoria política instructiva, dirigida desde Filadelfia a los jefes independientes de Anáhuac, generalizaron en él la idea de la república, que hasta el otro día se confundía con la herejía y la impiedad. Y apenas fue licito pronunciar el nombre de república cuando yo me adelante a establecerla federada en una de las bases del proyecto de constitución mandado circular por el Congreso anterior.

Se nos ha censurado de que proponíamos un gobierno federal, en el nombre, y central en la realidad. Yo he oído hacer la misma crítica del proyecto constitucional de la nueva comisión. Pero ¿qué no hay más de un modo de federarse?

La prosperidad de esta república vecina ha sido, y está siendo el disparador de nuestra América porque no se ha ponderado bastante la inmensa distancia que media entre ellos y nosotros. Ellos eran ya Estados separados e independientes unos de otros, y se federaron para unirse contra la opresión de la Inglaterra; federarnos nosotros estando unidos, es dividirnos y atraernos los males que ellos procuraron remediar con esa federación.

Aquél era un pueblo nuevo, homogéneo, industrioso, laborioso, ilustrado y lleno de virtudes sociales, como educado por una nación libre; nosotros somos un pueblo viejo, heterogéneo, sin industria, enemigos del trabajo y queriendo vivir de empleos como los españoles tan ignorante en la masa general como nuestros padres, y carcomido de los vicios anexos a la esclavitud de tres centurias. Aquél es un pueblo pesado, sesudo, tenaz; nosotros una nación de veletas, si se me permite esta expresión; tan vivos como el azogue y tan movibles como él. Aquellos Estados forman a la orilla del mar una faja litoral y cada uno tiene los puertos necesarios a su comercio; entre nosotros sólo en algunas provincias hay algunos puertos o fondeaderos, y la naturaleza misma, por decirlo así, nos ha centralizado.

Querer desde el primer ensayo de la libertad remontar hasta la cima de la perfección social, es la locura de un niño que intentase hacerse hombre perfecto en un día. Nos agotaremos en el esfuerzo, sucumbiremos bajo una carga desigual a nuestras fuerzas.

¿Qué, pues, concluiremos de todo esto?, se me dirá. ¿Quiere usted que nos constituyamos en una república central? No. Yo siempre he estado por la federación, pero una federación razonable y moderada, una federación conveniente a nuestra poca ilustración y a las circunstancias de una guerra inminente, que debe hallarnos muy unidos.

Dirán los señores de la comisión, porque ya alguno me lo ha dicho, que ese medio que yo opino es el mismo que sus señorías han procurado hallar, pero con licencia de su talento, luces y sana intención, de que no dudo, me parece que no lo han encontrado todavía. Han condescendido con los principios anárquicos de los jacobinos, la pretendida voluntad general numérica o quimérica de las provincias y la ambición de sus demagogos. Han convertido en liga de potencias la federación de nuestras provincias. Dese a cada una esa soberanía parcial, y por lo mismo ridícula, que se propone en el artículo 6º, y ellas se la tomarán muy de veras. Cogido el cetro en las manos, ellas sabrán de diestro a diestro burlarse de las trabas con que en otros artículos se pretende volvérsela ilusoria.

Son notorios los excesos a que se han propasado las provincias desde que se figuraron soberanas.

No hay que espantarse, me dicen, es una cuestión de nombre. Tan reducida queda por otros artículos la soberanía de los Estados, que viene a ser nominal. Sin entrar en lo profundo de la cuestión, que es propia del artículo 6°, y de mostrar que residiendo la soberanía esencialmente en la nación, no puede convenir a cada una de las provincias que está ya determinado la componen; yo convengo en que todo país que no se basta a sí mismo para repeler toda agresión exterior, es un soberanuelo ridículo y de comedia.

Bien expreso está en el mismo artículo 6°, se me dirá, que esa soberanía de las provincias es sólo respectiva a su interior.

Eso del interior tiene una significación tan vaga como inmensa, y sobrarán intérpretes voluntarios, que alterando el recinto de los congresos provinciales, según sus intereses, embaracen a cada paso y confundan al gobierno central.

No, no. Yo estoy por el proyecto de bases del antiguo Congreso. Allí se da al pueblo la federación que pide, si la pide; pero organizada de la manera menos dañosa, de la manera más adecuada, como antes dije ya, a las circunstancias de nuestra poca ilustración, y de la guerra que pende sobre nuestras cabezas, y exige para nuestra defensa la más perfecta unión. Allí también se establecen congresos provinciales aunque no tan soberanos; pero con atribuciones suficientes para promover su prosperidad interior, evitar la arbitrariedad del gobierno en la provisión de empleos y contener los abusos de los empleados. En esos congresos irán aprendiendo las provincias la táctica de las asambleas y el paso de marcha en el camino de la libertad, hasta que progresando en ella, cesando el peligro actual y reconocida nuestra independencia, la nación revisase su constitución, y guiada por la experiencia fuese ampliando las facultades de los congresos provinciales, hasta llegar sin tropiezo al colmo de la perfección social. Pasar de repente de un extremo al otro, sin ensayar bien el medio, es un absurdo, un delirio; es determinar, en una palabra, que nos rompamos las cabezas. Protesto ante los cielos y la tierra que nos perdemos si no se suprime el artículo de soberanías parciales. Actum est de republica. Señor, por Dios, ya que queremos imitar a los Estados Unidos en la federación, imitémoslos en la cordura con que suprimieron el artículo de Estados soberanos en su segunda constitución.

Habrá guerra civil, ¿y tardará en haberla si sancionamos esa federación, o más liga y alianza de soberanos independientes? Si como dice el proverbio, dos gatos en un saco son incompatibles, ¿habrá larga paz entre tanto soberanillo, cuyos intereses por la contigüedad han de cruzarse y chocarse necesariamente? ¿Es acaso menos ambicioso un pueblo soberano que un soberano particular?

No, no es la falta de constitución y leyes lo que se trae entre manos con tanta agitación, es el empeño de arrancarnos el decreto de las soberanías parciales, para hacer después en las provincias cuanto se antoje a sus demagogos. Quieren los enemigos del orden que consagremos el principio para desarrollar las consecuencias que ocultan en sus corazones, embrollar con el nombre al pueblo y conducirlo a la disensión, al caos, a la anarquía, al enfado y a la detestación del sistema republicano, a la anarquía, a los Borbones o a Iturbide.

Concluyo, señor, suplicando a V. Sob. se penetre de las circunstancias en que no hallamos. Necesitamos unión, y la federación tiende a desunión; necesitamos fuerza, y toda federación es débil por su naturaleza; necesitamos dar la mayor energía al gobierno, y la federación multiplica los obstáculos para hacer cooperar pronta y simultáneamente los recursos de la nación. En toda república, cuando ha amenazado un peligro próximo y grave se ha creado un dictador, para que reunidos los poderes en su mano, la acción sea una, más pronta, más firme, más enérgica y decisiva. ¡Nosotros, estando con el coloso de la Santa Alianza encima, haremos precisamente lo contrario, dividiéndonos en tan pequeñas soberanías!

Fuente: Villegas Moreno Gloria y Miguel Ángel Porrúa Venero (Coordinadores) Margarita Moreno Bonett (1997). “De la crisis del modelo borbónico al establecimiento de la República Federal”. Enciclopedia Parlamentaria de México, del Instituto de Investigaciones Legislativas de la Cámara de Diputados, LVI Legislatura. México. Primera edición, 1997. Serie III. Documentos. Volumen I. Leyes y documentos constitutivos de la Nación mexicana. Tomo I. p. 305.

 

https://www.memoriapoliticademexico.org/Textos/2ImpDictadura/1823DSTM-ProfFed.html

Sobre la tabla rasa.

No nacemos en blanco, ya traemos  ciertas características propias, un impulso o intensidad o ritmo particular; lo mínimo para sobrevivir al nacer es innato; nuestras potencias y debilidades son innatas. Nacemos como proyectos potenciales.

No nacemos como una tabla vacía, sino  como un cajón o recipiente recolector. ¿Qué es lo que se recolectará? Experiencias del mundo de vida, propias y ajenas pero cercanas.

No nacemos buenos o malos, vamos siendo conforme nuestro contexto. Nuestro ámbito lo  vemos en los espejos a nuestro alrededor y lo damos como válido sin juzgarlo o ponerlo en entredicho. Somos lo que vivimos. También podemos ser lo que aspiramos a vivir.

Recorremos un camino propio que no preexiste, lo vamos construyendo con nuestras decisiones, metas, esperanzas, experiencias felices o infelices. Paso a paso ese camino va tendiendo hacia una dirección u otra, puede ser muy difícil o no tanto, atrás va quedando la huella del camino y la memoria de lo acontecido.

Dentro de las experiencias que se van sucediendo a nuestro alrededor y las de la propia vida, hay un proceso de aprendizaje, un crecimiento personal, un enriquecimiento de mente y sentimiento. Una progresión como persona, útil en la toma de decisiones o en la comprensión de los hechos y situaciones.

De la experiencia con el otro, con los demás, con chicos, con grandes, con amores, con amigos, con enemigos; a la manera del dibujo de las manos que se dibujan la una a la otra, la influencia que damos y la que recibimos nos va dibujando como personas, nos va creando y recreando.

Si todo es nuevo bajo el sol seguiremos aprendiendo y acumulando experiencias a lo largo de los año. Si nada es nuevo bajo el sol nos quedaremos fijos e inamovibles en el tiempo.

Las  experiencias más profundas, las que dan vuelta a nuestra vida, la que nos hacen trascender a otra dimensión o estadio, son las que resultan de las situaciones dolorosas, aquellas que nos quebrantan, que nos quitan velos de nuestra conciencia.

Una de las finalidades de la vida, del camino recorrido, de la ruta escogida, del tejido de experiencias, de los errores y aciertos, de lo bueno y lo malo realizado; todo en conjunto tiene como fin último, hacernos crecer como personas, hacernos un grado más humanos.

 

El regreso de Pichicuas, basado en un cuento de Sergio.

Versión de gerardomorah

“Primero Dios”. Antes no me encomendaba, lo aprendí de la ternura de mi madre y de la paciencia y dos buenos chanclazos bien dados y mejor recordados por parte de mi rudo padre; dos métodos pedagógicos complementarios muy efectivos.

Llegaron a la tienda cercana a la escuela, las canicas, iniciando la temporada de los juegos con estas bolitas de vidrio.

A la hora del recreo nos dirigimos a la sombra de la fronda de los jinicuiles que no estaban cargados de vainas por no ser la época.

Estábamos Eduardo, Mauricio, Nery, Silva, Jesús y yo. Eduardo era el mejor jugador de canicas y el más veloz corriendo. Mauricio era como su asistente, en todo le ayudaba. Nery era hijo de un doctor y podía comprarse las canicas por bolsa, además era amigo de la niña más bonita del salón. Silva era callado y estudioso. Jesús era muy amigo mío, me invitaba a su casa porque detrás de ella corría el arroyo que tanto me gustaba, de poco tiempo para acá había cambiado los juegos por platicar con las compañeritas.

­­­_Las reglas son la siguientes_ nos dijo Eduardo.

“Dibujamos sobre la tierra un círculo de dos cuartas de ancho, debemos lanzar las canicas sobre la orilla de ese círculo para ver el orden de lanzamiento, mientras más cerca primero en orden.

Depositamos tres canicas cada uno dentro del círculo; un cayuco o tonina vale dos ágatas o cuatro agüitas, un ágata vale dos agüitas, esas canicas son nuestras ganancias o pérdidas.

Las canicas que lanzamos son los tiritos o golpeadoras, esas no se pierden ni se ganan, si quedan en el interior del círculo se ahogan y deben salir del círculo para poder seguir siendo los tiritos o golpeadoras; pueden salir porque las saque otro jugador o porque en nuestro turno con otra canica la saquemos.

La finalidad del juego es sacar las canicas del círculo para ganarlas, sin quedar ahogados, si no lo logramos, sigue el turno del siguiente jugador.

No están permitidos los balines como tiritos porque dañan las canicas.

Los lanzamientos o tiros pueden ser a ras de tierra rectos o bombeados; a media altura apoyando la mano sobre la muñeca de la otra mano apoyada sobre los dedos; a gran altura sujetando una mano a la otra que lanza la canica.”

Procedimos a limpiar de piedritas el suelo, a buscar la vara para dibujar el círculo, a obtener el orden de tiro.

En eso estábamos cuando vimos llegar a Pichicuas. Durante el años lectivo no estuvo con nosotros, se ausentó del pueblo junto con su madre. Recuerdo su casa en una zona de cuartos amarillos y verdes con una escalera muy larga; de allí me surgió la idea de que además de maestro o bombero, podría ser arquitecto y construir escaleras sin fin con descansos largos.

_ ¿Cómo estás?_

_ ¿ Vas a regresar a la escuela?_

_ ¿Quieres jugar con nosotros?_ Preguntábamos atropelladamente, uno tras otro.

Nos dijo que iba a regresar a la escuela revalidando materias de la otra escuela en la que había estado, su madre hacía el trámite en ese momento.

Le proveímos de canicas y un tirito y comenzamos a jugar.

Pronto fuimos hechos a un lado, el duelo era entre Eduardo y Pichicuas; los estilos eran muy distintos, el primero era muy intenso, pasional, de fuerza; el segundo más técnico, fino, suave, de cálculo. Eduardo fue cegado por la ambición de  ganar la tonina y el rebote lo dejó ahogado, entonces brilló la gloria de Pichicuas, primero sacó el tirito de Eduardo y se lo entregó, luego, después de estudiar la posición de la tonina la sacó pegándole en el vértice derecho y haciéndola rodar suavemente. Lo demás fue muy sencillo desde el punto de vista del que sabe hacerlo y tiene la habilidad, sacó todas las canicas unas en solitario y otras en carambola.

Al terminar el juego nos regresó a todos cada canica.

_ Son tuyas, las ganaste a ley_ le dijo Eduardo.

Sonrío y no dijo: las canicas eran suyas y ahora siguen siendo suyas, yo no las necesito porque les tengo a ustedes, y dándonos las gracias se fue.

Siendo iguales entre los iguales, siempre nos inspiraba respeto, con su mirada franca y caminar firme. Con todavía desconcierto, vimos cómo se alejaba con su cara limpia y frente amplia y despejada que albergaba sus sueños de niño.

____

Basado en un cuento de Sergio cuando cursé el sexto año de primaria, su cuento sobre Pichicuas que jugaba a las canicas ganó el concurso de cuento de la escuela.